jueves, 14 de enero de 2016

Compañeros de cárcel: Muñoz Seca y Cortés-Cavanillas (uno de los periodistas de Vacaciones en Roma)

Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid, y Julio Moriones, de La Vanguardia de Barcelona, fueron dos de los periodistas reales que se representaron a sí mismos en la escena final de la película Vacaciones en Roma.
Cortés-Cavanillas coincidió en la cárcel con el poeta Pedro Luis de Gálvez y el dramaturgo Pedro Muñoz Seca, aunque sufrieron destinos diferentes: Cortés-Cavanillas tuvo una exitosa carrera posterior como periodista, coronada, seguramente a su pesar, por su cameo en el cine; de Gálvez y Muñoz Seca fueron fusilados, cada uno por un bando.

------

Pedro Muñoz Seca, Julián Cortés-Cavanillas y Pedro Luis de Gálvez
Pedro Muñoz Seca, Julián Cortés-Cavanillas y Pedro Luis de Gálvez

Cartel de Vacaciones en Roma
Les supongo conocedores de la trama de la película "Vacaciones en Roma", dirigida por William Wyler en 1953, con Audrey Hepburn y Gregory Peck en sus papeles principales.

La escena final, una vez superadas todas las peripecias de los protagonistas, presenta a la princesa Anna (Audrey Hepburn), de un enigmático país ni identificado, saludando a los representantes de la prensa acreditados para cubrir su visita a Roma, entre los que se encuentra el periodista Joe Bradley (Gregory Peck), de American News Services, con quien ha compartido el día anterior una anónima y ajetreada visita a la ciudad.

Es bastante conocido que esa escena se desarrolló con periodistas de verdad, corresponsales reales en Roma de sus respectivos medios, que se representaron a sí mismos.

Entre ellos, dos españoles: Julio Moriones, de La Vanguardia de Barcelona, toda una institución en Roma donde fue corresponsal hasta su muerte en 1977. Pamplonés, colaboró también con otros medios como Informaciones, Madrid, la Agencia EFE y Radio Vaticano.

Moriones, de La Vanguardia de Barcelona. Vacaciones en Roma

Y Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid.

Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid. Vacaciones en Roma
Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid. Vacaciones en Roma



Aquí podemos ver a ambos, flanqueando a Gregory Peck y Eddie Albert, que hacía el papel del fotógrafo Irving Radovich, del servicio fotográfico:

Moriones a la izquierda y Cortés-Cavanillas a la derecha de Gregory Peck y Eddie Albert


Más allá de la anécdota, vamos a tirar un poco del hilo de Julián Cortés-Cavanillas.

Además de periodista fue escritor de cierto renombre en su época. Hombre risueño y divertido según sus hagiógrafos, y monárquico declarado, uno de sus mayores éxitos editoriales fue su Caída de Alfonso XIII (1931), en defensa del Rey recién exiliado (que apadrinó su boda unos años más tarde), y que llegó ser un best seller en los años siguientes. Llegó a ser biógrafo de la Casa Real hasta los tiempos de Juan Carlos I.

Ya empezada la Guerra Civil Española, el 5 de agosto de 1936 fue detenido y trasladado a la cárcel de San Antón. Y allí coincidió con un preso ilustre: Pedro Muñoz Seca.

Pedro Muñoz Seca

Ironías del destino, la útima obra de Muñoz Seca, La tonta del rizo (o la chica del rizo) se había estrenado en el Teatro Poliorama de Barcelona el 18 de julio de 1936. El bueno de D. Pedro ya era conocido por sus sátiras contra la República. Pese a que "dos grandes de la escena española: Irene López Heredia y Mariano Asquerino" lo escondieron en una pensión de la Calle Lauria, fue detenido por un grupo de milicianos la tarde del 29 por albergar ideas monárquicas y católicas. De allí a Valencia y luego a Madrid, a la prisión de San Antón, donde coincidió con Cortés-Cavanillas.

Pedro de Luis de Galvez
El poeta Pedro Luis de Gálvez (que fue quien salvó la vida del portero internacional español Ricardo Zamora en los tiempos convulsos del Frente Popular) era quien se encargaba de las sacas de los presos en San Antón. Pedro Luis de Gálvez le decía a los guardianes:
- Cuidádmelo, que a este no lo mata nadie más que yo. ¿Verdad Don Pedro?
- Honradísmo, Gálvez, honradísimo-, contestaba Muñoz Seca.
El 20 de abril de 1940 Pedro Luis de Gálvez fue fusilado en aplicación de la sentencia a muerte a la que fue condenado por "conspiración marxista y otros cargos más entre los que se contaba la muerte de varias decenas de monjas, sin especificar".

En la cárcel, Cortés-Cavanillas y Muñoz Seca compartieron momentos angustiosos, como se desprende del relato que Enrique González Fernández hizo para ABC en el centenario de Julián Cortés-Cavanillas, publicado el 20 de marzo de 2009:
La tarde del 7 de noviembre -tras haber presenciado por la mañana cómo sacaban de la cárcel a unos 160 cautivos- estaban sentados ambos en una angosta camareta, y el autor de La venganza de Don Mendo le dijo:
- «Querido Cortés-Cavanillas, tenga la seguridad de que los pobres que han sacado esta mañana han sido fusilados a estas horas. No nos hagamos ilusiones. Hoy la saca ha sido de militares. Otro día nos sacarán a nosotros para tener el mismo fin».
La noche del 27 de noviembre Muñoz Seca fue sometido a un absurdo interrogatorio; después llamó a Julián para decirle:
- «Nos matan, nos matan»;
a continuación se puso a escribir una carta para su mujer y le pidió a Cortés-Cavanillas que buscara a un sacerdote.
Al día siguiente Muñoz Seca murió fusilado en Paracuellos. "Milagrosamente" (sic) Cortés-Cavanillas se salvó.
Cortés-Cavanillas falleció el 15 de octubre de 1991 después de una exitosa carrera como corresponsal en Roma y quedó retratado para la posteridad con su cameo en Vacaciones en Roma.

---
Bibliografía y para saber más:

El amanecer de Audrey Hepburn.
Centenario de Julián Cortés-Cavanillas.
Necrológica de Cortés-Cavanillas en ABC.
• Melero, José Luis; El tenedor de libros. Xordica editorial. Zaragoza 2015
Pedro Muñoz Seca en DesEquiLIBROS.

martes, 12 de enero de 2016

Ramón y Cajal en The big bang theory

Ramón y Cajal es un científico internacionalmente considerado. Una prueba más es su aparición "estelar" en un episodio de la popular comedia científica The big bang theory.

Ramón y Cajal
-----

La serie The Big Bang Theory es sobradamente conocida. Así que no me extenderé en detalles sobre los personajes, situaciones, diálogos... que harán las delicias de cualquiera, sin necesidad de alinearse con ningún colectivo friki: ciencia auténtica en clave de humor.

Temporada 6, episodio 16, titulado "The Tangible Affection Proof", traducido como  "La prueba tangible de afecto".

El ínclito Sheldon Lee Cooper, físico teórico, quiere hacerle un regalo a Amy Farrah Fowler, neurobióloga. Aunque incialmente Amy es para Sheldon "una chica que es amiga pero no mi novia", termina por aceptar una especie de acuerdo de noviazgo. Así que se ve en la obligación de hacerle un regalo por el día de San Valentín.
Quiere hacerle el mejor regalo posible pero, fiel a sus neuras, decide encargarle a Alex Jensen, estudiante de doctorado en Física y asistente de Sheldon, que se encargue de encontrar el regalo perfecto para Amy.

Alex, que se ha husmeado en el perfil de Facebook de Amy, da a eligir a Sheldon entre tres posiblidades, a saber:

• Una original caja de música en forma de arpa (a Amy le gusta tocar el arpa) que reproduce una de las canciones favoritas de Amy;

The big bang theory. Temporada 6, episodio16. Aparición de Ramón y Cajal

A Sheldon no le parece muy adecuada porque Amy "ya tiene un arpa de verdad, en la que toca cualquier canción".


• Un mapa de Inglaterra que muestra los viajes de los personajes de los Cuentos de Canterbury de Chaucer (Amy es fan de los Cuentos de Canterbury;

The big bang theory. Temporada 6, episodio16. Aparición de Ramón y Cajal

Tampoco este mapa es del agrado de Sheldon: "Amy ya tiene google maps en su teléfono".


• Por suerte, el mejor regalo queda para el final: como Amy es una neorocientífica, Alex ha "estado investigando" (sic) y ha decubierto que Santiago Ramón y Cajal, el padre de la neurociencia, dibujó a mano células cerebrales. Y, casualmente, ha encontrado uno de sus grabados  realizado y firmado por el mismísimo de D. Santiago.

The big bang theory. Temporada 6, episodio16. Aparición de Ramón y Cajal


Este en concreto:

Dibujo de Ramón y Cajal

A Sheldon le parece que esta última opción es la mejor: "esto es realmente impresionante", dice asombrado mientras comtempla el grabado con admiración.

Aquí tenéis la secuencia completa. Tan bien le parece el regalo que acaba sucediendo…



No creo haber "spoileado" nada. Se trata únicamente de un homenaje a D. Santiago, que bien merecido lo tiene.

---
Más sobre Ramón y Cajal en el Centro Virtual Cervantes.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Por que en 2016 veáis y aprendáis muchas cosas

"Desde la cumbre del Everest no se puede ver todo el mundo.

La vista sólo le recuerda a uno lo grande que es el mundo y las muchas cosas que quedan por ver y aprender".

Tenzing Norgay, a su hijo Jamling.



Por que en 2016 veáis y aprendáis muchas cosas.

--
@DesEquiLIBROS

lunes, 21 de diciembre de 2015

La histórica portada que anunció un ganador… que luego no ganó

El 3 de noviembre de 1948, el Chicago Tribune publicó en su portada la victoria del candidato republicano Thomas E. Dewey en las presidenciales de los EE.UU. Como todo el mundo sabe, en realidad el ganador fue el demócrata Harry S. Truman, lo que convirtió a esa portada en histórica y, de paso, en lección de periodismo.

Dewey defeats Truman
------
En estos tiempos de inmediatez en el acceso a los datos y la información es difícil encontrarse con grandes fiascos de comunicación, más allá de las torpezas propias de los protoganistas.
Ahora sabemos en tiempo real los resultados de unas elecciones; incluso se da la paradoja de que, mientras el portavoz del gobierno ofrece cifras provisionales, los espectadores ya disponemos de información más actualizada.

Ahora, con los medios de comunciación generando contenidos permanentemente en sus plataformas digitales, los cambios, actualizaciones, errores... se corrigen inmediatamente. Así que no es habitual leer errores de bulto en las portadas, más alla de la intepretación ideológica que cada medio quiera hacer o de las previsiones que arrojen las encuestas especulativas.
Solo los medios en papel corren el riesgo de anticipar un resultado que a la mañana siguiente no se confirme. Y aún en estos casos, tienen medios para modificar sus informaciones a través de la pertinente rectificación digital.

Pero esto no era así hace apenas unos años. Los periódicos apuraban la impresión de sus titulares todo lo posible hasta que los resultados parecieran inapelables. Y, a la mañana siguiente, la gente compraba su diario en el kiosko y se enteraba de qué había pasado la jornada anterior. La cautela obliga a no anticipar conclusiones en caso de duda. Pero ha habido casos en los que audaces editores se la han jugado a la hora de dar por vencedor a un candidato cuando, apenas unas horas después, con el recuento definitivo, su previsión ha resultado errónea.

El caso más sonado fue el del Chicago Tribune del 3 de noviembre de 1948.
El día 2 se había celebrado elecciones presidenciales en los Estados Unidos de Norteamérica.
Concurrían el candidato Republicano Thomas E. Dewey y el demócrata Harry S. Truman, que aspiraba a conseguir la presidencia a través de unas elecciones, toda vez que la había alcanzado al ocupar, como vicepresidente, el puesto que dejó vacante el temprano fallecimiento del titular del cargo, Franklin D. Roosevelt.

Las elecciones fueron reñidas, pero todos los indicios apuntaban a una vitoria republicana. Analistas clarividentes y tradición consideraban inevitable que Thomas E. Dewey alcanzara la presidencia: el demócrata Roosevelt había ganado 4 veces consecutivas por lo que una quinta victoria demócrata consecutiva era poco probable.
(La vigésimosegunda enmienda de la Constitución de los EE.UU., aprobada en 1951, limitó el ejercicio de los presidentes a dos periodos consecutivos).

Así que el Chicago Tribune, basándose en su intuición y en la de sus analistas, y en lo inédito de la posibilidad de victoria de Truman, se adelantó a todos y publicó una portada histórica: Dewey defeats Truman.

Dewey defeats Truman

Y el texto que acopañaba la noticia no dejaba lugar a dudas:
Dewey obtuvo una victoria arrolladora en las elecciones presidenciales de ayer. Los primeros resultados mostraron que el partido republicano se mostraba bastante consistente en los estados del oeste y el sur; los recuentos completos revelarían que Dewey ganó la presidencia por una aplastante mayoría del voto electoral.
A pesar de que conforme avanzaba la noche estas aformaciones iban quedando en entredicho, el diario siguió imprimiendo sus ejemplares de forma contumaz.
El responsable de esta decisión fue el avezado analista político Arthur Sears Henning, que había predicho con éxito el resultado de 4 de las últimas 5 contiendas electorales. Su "prestigio" se impuso las evidencias de los datos. Se calcula que se imprimieron unos 150.000 ejemplares de esa portada.

A la mañana siguiente, con los resultados ya confirmados en todos los estados de la Unión, resultó que el ganador había sido Harry S. Truman, que posaba así de eufórico ante sus acólitos:


El resultado fue ajustado, efectivamente, pero el fiasco fue histórico; seguramente como consecuencia de las malas relaciones del medio con el candidato, que le cegaron.


Hoy en día esto es imposible. Sobre todo por los medios de los que disponemos, pero también, y no menos importante, por la cautela con la que los medios impresos se conducen ante resultados inciertos.

jueves, 17 de diciembre de 2015

El pueblo quiere ser engañado; entonces, engañemoslo

A nosotros, individuos normales... con la ayuda, indudable, de nuestro deseo de que nos engañen, se nos engaña genuina y plenamente («Populus vult decipi, ergo decipiatur»*). Y el uso engañoso de las palabras se combina con el tono engañoso tan taimadamente que sólo los que tienen lesión cerebral permanecen inmunes, desengañados.


-----

"¿Qué pasaba? Carcajadas estruendosas en el pabellón de afasia, precisamente cuando transmitían el discurso del Presidente. Habían mostrado todos tantos deseos de oír hablar al Presidente..."

Así comienza en capítulo "El discurso del presidente" del libro de Oliver Sacks El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.

El relato explica cómo los afectados de la afasia global o receptiva más grave —la que incapacita para entender las palabras en cuanto tales—, reaccionan ante el discurso televisado presidente. Los hay que parecen desconcertados, y otros como ofendidos, uno o dos parecían recelosos, pero la mayoría parecen estar divertiéndose muchísimo.

¿Por qué?

El habla (el habla natural) no consiste sólo en palabras; consiste también en expresión. Los afásicos no entienden en absoluto el sentido de las palabras en cuanto tales. Pero
"el lenguaje hablado suele estar impregnado de «tono», engastado en una expresividad que excede lo verbal... y es esa expresividad, precisamente, esa expresividad tan profunda, tan diversa, tan compleja, tan sutil, lo que se mantiene intacto en la afasia, aunque desaparezca la capacidad de entender las palabras. Intacto... y a menudo más: inexplicablemente potenciado..."
Es decir: aunque el paciente no capte ni una sola palabra, posee otra habilidad en su lugar, inmensamente potenciada: puede captar plenamente el sentido basándose en la expresión del hablante.

Por eso "a un afásico no se le puede mentir. El afásico no es capaz de entender las palabras, y precisamente por eso no se le puede engañar con ellas; ahora bien, él lo que capta lo capta con una precisión infalible, y lo que capta es esa expresión que acompaña a las palabras, esa expresividad involuntaria, espontánea, completa, que nunca se puede deformar o falsear con tanta facilidad como las palabras..."

La capacidad de entender de los afásicos no se basa en las palabras, sino en identificar lo que es auténtico y lo que no a través de las muecas, los histrionismos, los gestos falsos y, sobre todo, las cadencias y tonos falsos de la voz, lo que suena a falsedad para aquellos pacientes sin palabras pero inmensamente perceptivos. Los pacientes afásicos reaccionaban ante esas incorrecciones e incongruencias tan notorias, tan grotescas incluso, porque no los engañaban ni podían engañarlos las palabras.

Por eso se reían tanto del discurso del Presidente.

Pero ¿qué pasaría en el caso de un paciente que carezca totalmente del sentido de la expresión y el «tono», aunque conserve, intacta, la capacidad de entender las palabras? También en el relato de Sacks hay un paciente que padece este trastorno: la agnosia tonal.
En el caso de estos pacientes lo que desaparece es la capacidad de captar las cualidades expresivas de las voces (el tono, el timbre, el sentimiento, todo su carácter) mientras que se entienden perfectamente las palabras (y las construcciones gramaticales).
Este paciente no puede captar ya si hay cólera, alegría o tristeza en una voz. Tampoco le servía fijarse en las caras, las posturas y los movimientos de las personas cuando hablaban porque su trastorno le impide captar esos matices.

Su arma era prestar muchísima atención al sentido preciso de las palabras y de su uso; necesita que sus intelocutores digan las palabras exactas en el orden exacto. Su percepción se basa en el sentido que aportan únicamente la elección y la relación exactas de las palabras.

Para esta paciente, el discurso no es convincente: "No habla buena prosa. Utiliza las palabras de forma incorrecta". Su sentido potenciado del uso formal del lenguaje, de su coherencia como prosa, provocó que el discurso no tuviera eficacia en absoluto.
Ésa era, pues, la paradoja del discurso del Presidente. A nosotros, individuos normales... con la ayuda, indudable, de nuestro deseo de que nos engañaran, se nos engañaba genuina y plenamente («Populus vult decipi, ergo decipiatur»*).
Y el uso engañoso de las palabras se combinaba con el tono engañoso tan taimadamente que sólo los que tenían lesión cerebral permanecían inmunes, desengañados.

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Oliver Sacks
---
Oliver Sacks; El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Editorial Anagrama.
Traducción de José Manuel Álvarez Flórez.

* "Populus vult decipi, ergo decipiatur": El pueblo quiere ser engañado; entonces, engañemoslo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...