sábado, 4 de agosto de 2007

Menos Simpson y más Homero



Sé que este título condenará mis palabras al infierno del olvido: los fans de los Simpson no seguirán leyendo al ver cuestionado el fenómeno; los admiradores de Homero quizá no querrán verlo comparado con el gordo, zafio, grosero y "cabezahueca" personaje de ficción.

La reflexión me la ha provocado esta notica.

No me hablen de la mordaz sátira de la sociedad o de la crítica a los tópicos de Mr. Homer.

La fórmula de los Simpson ya está agotada y ahora es la propia industria la que decide exprimirla con un producto continuista, hasta integrarlo definitivamente en los tópicos que supuestamente critica. Es la misma historia, repetida tantas veces, del apocalíptico integrado.

Mr. Simpson encarna, ciertamente, el tipo medio que todos llevamos dentro, reflejo de la sociedad en la que vivimos, vulgar, superficial, irreflexiva. El contrapunto de su hija Maggie no es sino un estorbo menor, una voz clamando en el desierto.

Homero también reflejó la sociedad de su época, y la dotó de unos tintes épicos propios de la literatura de tradición oral (que tan buenos resultados produjo en la literatura épica medieval europea) para lograr el objetivo de entretener y transmitir.

Qué distintos son los conceptos de héroe de entonces y de ahora.

En nuestros días el original ha sido suplantado por la copia.
La ironía cubre la realidad de la que parte hasta hacerla invisible, de modo que ya (casi) nadie podrá identificar la que se esconde detrás del nombre de nuestro burdo protagonista.

Una búsqueda
de imágenes en google por los términos Homero o Homer da un resultado desalentador.

Desde aquí sólo puedo recomendar volver a las raices (como recomendaba
admc en un comentario aquí) para, partiendo del original, comprender mejor su remake.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...