viernes, 10 de agosto de 2007

Casi lo había olvidado



La imagen está sacada de viernes.org.

Dicen que es preferible la sensación de haber podido hacerlo mejor que jurar no volver a hacerlo.

Ése es mi caso ahora.

Se me quedan cosas en el tintero: novedades por anunciar; reflexiones por expresar; colaboraciones que publicar...

Ahora se cumplen dos años desde el comienzo de la andadura de este blog y seis (seis!) desde la versión beta del proyecto www.desequilibros.com. Ediciones digitales, del que surgió esta bitácora como complemento.

Entre la obligación y la devoción se debate mi esfuerzo. Y, ante la fatiga, mejor echar un paso atrás para tomar carrerilla, aclarar conceptos y despejar la mente.

Nos vemos en breve, después de un descanso.

Bienvenidas serán las palmadas en el hombro.
.

.

martes, 7 de agosto de 2007

TVE cierra el programa literario "Estravagario" por teléfono

Tampoco corren buenos tiempos para la difusión de la cultura.

El programa literario, Estravagario que desde hace tres años dirigía y presentaba Javier Rioyo en la televisión pública española terminó abruptamente y por teléfono.

¿Es normal retirar un programa por teléfono, en vacaciones y cuando se estaban preparando los renovados contenidos de la próxima temporada? Yo creo que no. No parecen las formas más adecuadas. Ni las más educadas. Ha sido la primera y última llamada del nuevo director de TVE. Ninguna discusión sobre el contenido, el continente, el pasado o el futuro de un programa que durante tres años tuvo una complicada vida en la programación televisiva.

El propio Rioyo da cuenta del suceso en su blog.

El verano sigue. Mis lecturas continúan. Sigo leyendo una novela que tenía pendiente desde hace más de dos años, se llama Imposturas, de John Banville. Habla de impostores que reconozco. No todos son así.
.
Si quieres decirle algo al Defensor del Telespectador, puedes hacerlo a través de éste enlace.

Nos hemos enterado a través de literaturame.
.

domingo, 5 de agosto de 2007

El fin de "El sueño de Arquímedes"


.
No corren buenos tiempos para la divulgación científica.

Uno de los programas vetaranos en este terreno cerró sus emisiones el pasado 26 de junio.
Nos referimos a "El sueño de Arquímedes", programa semanal emitido por Radio Nacional y dirigido por Ángel Rodríguez Lozano.

¿El motivo? La remodelación de la plantilla en RTVE.


Su despedida es breve y elocuente

"Se acabó el Sueño. El tiempo, imparable, nos ha alcanzado como Aquiles supera a la tortuga, a pesar de la filosofía de Zenón de Elea. Nos vamos tristes pero orgullosos de haber contribuido un poquito, sólo un poquito, a difundir la Ciencia como parte imprescindible de la Cultura. Y sobretodo nos vamos profundamente emocionados por las miles de muestras de cariño expresadas por nuestros oyentes-amigos. Gracias por vuestra compañía."

Todos los programas están disponibles en podcast en la página del programa, pero si estás interesado yo me daría prisa porque es imposible saber lo que durarán allí. Éste era su ideario:

Vivimos en un mundo tecnológico. Estamos rodeados de artilugios que se apoyan en la aplicación de conocimientos científicos básicos. Nuestro objetivo consiste en difundir los avances de la Ciencia con un lenguaje sencillo que ayude a comprender el mundo que nos rodea. Cada semana ofrecemos reportajes sobre los últimos descubrimientos científicos, entrevistas, investigaciones sorprendentes, historias de científicos y aplicaciones prácticas de la tecnología en clave de humor.

Según comenta el propio Angel R. Lozano, su labor continuará a partir de ahora a través de la nueva página web http://www.cienciaes.com/, (todavía inactiva)
.

.
Si queréis mostrarle vuestra adhesión, podéis poneros en contacto con él en esta dirección de correo que él mismo proporcionó en su último programa:
arquimedes@cienciaes.com .

Hasta siempre.

sábado, 4 de agosto de 2007

Menos Simpson y más Homero



Sé que este título condenará mis palabras al infierno del olvido: los fans de los Simpson no seguirán leyendo al ver cuestionado el fenómeno; los admiradores de Homero quizá no querrán verlo comparado con el gordo, zafio, grosero y "cabezahueca" personaje de ficción.

La reflexión me la ha provocado esta notica.

No me hablen de la mordaz sátira de la sociedad o de la crítica a los tópicos de Mr. Homer.

La fórmula de los Simpson ya está agotada y ahora es la propia industria la que decide exprimirla con un producto continuista, hasta integrarlo definitivamente en los tópicos que supuestamente critica. Es la misma historia, repetida tantas veces, del apocalíptico integrado.

Mr. Simpson encarna, ciertamente, el tipo medio que todos llevamos dentro, reflejo de la sociedad en la que vivimos, vulgar, superficial, irreflexiva. El contrapunto de su hija Maggie no es sino un estorbo menor, una voz clamando en el desierto.

Homero también reflejó la sociedad de su época, y la dotó de unos tintes épicos propios de la literatura de tradición oral (que tan buenos resultados produjo en la literatura épica medieval europea) para lograr el objetivo de entretener y transmitir.

Qué distintos son los conceptos de héroe de entonces y de ahora.

En nuestros días el original ha sido suplantado por la copia.
La ironía cubre la realidad de la que parte hasta hacerla invisible, de modo que ya (casi) nadie podrá identificar la que se esconde detrás del nombre de nuestro burdo protagonista.

Una búsqueda
de imágenes en google por los términos Homero o Homer da un resultado desalentador.

Desde aquí sólo puedo recomendar volver a las raices (como recomendaba
admc en un comentario aquí) para, partiendo del original, comprender mejor su remake.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...