lunes, 24 de marzo de 2008

Dime cuánto duermes...


Una hora duerme el gallo;

dos el caballo;

tres horas duerme el santo;

cuatro el que no lo es tanto;

cinco el peregrino;

seis el teatino;

siete el estudiante;

ocho el caminante;

nueve el caballero;

diez el majadero;

once el muchacho;

doce el borracho;

trece el que crece;

y catorce... a nadie se conoce.
.

Anacronismos aparte, esta es otra de esas historias que pertenecen al acervo familiar.

3 comentarios:

  1. Pues ando entre teatino y estudiante,... a mis años.

    ResponderEliminar
  2. Ya me he ordenado con los clérigos, como al parecer me corresponde. Aunque quisiera ser caminante.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...