jueves, 22 de mayo de 2008

"Aplausos"

Son las diez de la mañana... línea mitre destino a retiro, el tren lleno... la gente va leyendo, escuchando sus mp3 o simplemente mirando por la ventana, todos tienen algo en común, su mala cara. Algunos por el sueño, otros por su realidad, pero nadie parece feliz en este viaje.

Y aparece él con 11 años, se pone a cantar canciones de cumbia villera sin ningún instrumento, solo, a capela... una gorra de River Plate no evita que desafine en cada palabra, camina de una puerta a la otra miestras entona su trabajo. La gente ni lo mira, tampoco lo escucha, es cierto que canta mal y no se merece ser escuchado, pero el insiste y al final de la tercera canción dice... "aplausos".

Seis o siete aplaudimos, alguno que otro mete la mano en el bolsillo y le da una moneda.

Me mira, le guiño un ojo y viene... ¿desayunaste algo hoy?, no... vale, nos vemos en Núñez.

Es honesto, hay días que me responde que sí, me cuenta que comió un pedazo de pan que le dio "una doña"; suelo mirarlo sin entender cómo ese chico, que no va al colegio, que trabaja para que sus 10 hermanos coman a pesar que la mayoría son mayores que él y se quedan en casa, no nos odia por haberle robado su infancia...

Bajo en Núñez y siempre lo mismo... miro para atrás y viene él, con su carita pícara. Llegamos al bar y ya sabe lo que tiene que hacer; cuenta las monedas mientras yo le pido su desayuno; se queda con un hombre mayor que lo ayuda: si hay 8 pesos... el señor le da un billete de 10; si hay 12 pesos, se lleva 15 en papel. El señor ya no me pregunta ¿éste quién es?. Ya conoce la historia.

Viene el desayuno: un café con leche con medialunas que va a quedar diábietico de la cantidad de azucar que le va a poner... 4 ó 5 sobrecitos, depende de la cantidad que haya en el cuadradito de cerámica.

Es pícaro y bueno, es inocente hasta donde la calle lo deja, no sabe mentir... tiene aprendido el libreto para no tener problemas cuando le preguntan sobre su vida, pero se contradice a los dos minutos cuando te habla con el corazón. Y ahí está desesperado metiéndose el café con leche con cucharita por que no lo puede tomar directamente por lo caliente que está. De las medialunas solo quedan las migas.

Y me voy; él queda ahí, "cuídate" le digo mientras le guiño un ojo... me voy, y ahí queda su cara metida en una taza que más que el hambre, le quita el dolor.

Para vos Juan Pablo... perdónanos, los grandes no sabemos hacer las cosas y les cagamos la vida a muchos chicos como vos, somos egoístas, y sólo miramos el confort y nuestra cuenta bancaria. Nunca tu futuro.

Debería viajar más seguido en tren... pero no puedo, solo un par de veces por semana y me sospecho que ya sabés cuándo es picarón... no me importa, yo tambien espero esos días para desayunar juntos y escuchar tus historias.

Que la vida nunca te dé el rencor que nos deberías tener. Y que sigas siendo así grande como sos a tus 11 años.
.
------------------------------------
Tumbadito, 21 de mayo de 2008


8 comentarios:

  1. Sólo puedo decir eso, un aplauso. Gracias por el relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sí.
    Aplausos.
    Gracias por el relato.

    ResponderEliminar
  3. Lindas y emotivas líneas que reflejan la cotidianeidad de muchos niños,que nosotros casi siempre pasamos por alto....saludos...

    ResponderEliminar
  4. Me mataste. Dios¡ y son las 8.30 de la mañana¡
    Pesiento que me perseguirá todo el día la historia...
    Gracias hermano

    ResponderEliminar
  5. Lekim os lo agradece.Tanto a autor (Tumbadito) como a editor.Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Tumbadito siendo justo he de decir que nunca he estado deacuerdo con tus comentarios (que leo a veces en el meneame), es mas podria decirte incluso que ni me caes bien pero este relato me ha llegado, quiza te juzgue mal (o quiza sabes como hacer demagogia de la buena).

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  7. Siempre pense que los Argentinos teneis algo especial para llegar dentro :)

    Al contrario que beastie, pienso que no es demagogia, es la dura realidad cotidiana que a algunos ven y sienten.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...