lunes, 26 de mayo de 2008

Delicias de la lengua: veterinario; albéitar; menescal

"Se puede afirmar que en España ha habido tres denominaciones para el médico de animales: veterinario, mariscal o menescal y albéitar.

Nadie pone en tela de juicio el origen latino de la voz veterinaria, que aparece en la obra del gaditano Columella (s. I) como veterinarius, referida al experto en el tratamiento del ganado.

Sin embargo, desde el árabe, entró a formar parte de las lenguas de la península Ibérica la voz albéitar (o albéytar) para designar, durante muchos siglos, al veterinario. Todavía hoy, en el árabe actual, «al-baitar» es el veterinario y «baitara» la actividad veterinaria. Y este término se expresó en castellano y portugués, aunque también pasó al euskera y al catalán. No obstante, en la Corona de Aragón, y muy especialmente en Cataluña, la incorporación del término albéitar se realizó mucho más tarde. En la Corona de Aragón se hablaba de menescales y mariscales principalmente, aunque en el Reino de Valencia también se utilizaba albéitar con profusión.

A diferencia de veterinario y albéitar, mariscal o menescal procede del mundo germánico. La voz mariscal es de origen alemán antiguo: «marhskalk», formada por «marh» (caballo) y «skalk» (sirviente). En la Edad Media, el término se latinizó como «marescallus» o «marescalcus» y aparece en el occitano antiguo, como «marescal». En Francia se llamaba «maréchal-ferrant» al herrador y «maréchal-traitant» al sanador. En la Corona de Castilla, el término mariscal no tuvo la significación de albéitar; no se asimiló a veterinario hasta la época de Felipe V, cuando a los albéitares del Arma de Caballería se les empezó a llamar «albéitares-mariscales» o simplemente «mariscales»."

Teixidó F. y Teixidó J., 2002. LAS "OBRAS DE ALBEYTERIA" DE MARTÍN ARREDONDO. Asclepio Vol. LIV-2, 165-180.
.
.
Este post está integramente sacado de "Soy un menescal", del excelente blog sobre Fauna silvestre "De alimañas y vermes".

2 comentarios:

  1. Hola,
    Me puedes enviar una dirección de e-mail para escribirte. Tengo una información para tu blog.
    Mi correo: janaru@gmail.com
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Lo más curioso es que sólo ha perdurado en el catalán de Baleares, y no en ninguna otra parte de la antigua Corona de Aragón, aunque encontré alguna página web de algunos pueblos donde venía como localismo para llamar al veterinario; si no recuerdo mal, en Caspe, por ejemplo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...