martes, 8 de julio de 2008

"A mí no me gusta hablar a tontas y a locas"

La frase -con evidente doble sentido- es del Nobel de Literatura, Jacinto Benavente. Y fue su respuesta a la invitación que le cursó el Lyceum Club Femenino para que fuese a dar allí una conferencia. Para entender mejor el verdadero alcance de la anécdota, vamos a ponerla en contexto.

La Residencia de Señoritas, fue el primer centro oficial universitario para mujeres en España. Su principal objetivo era el fomento de la educación universitaria para la mujer:

"Esta institución vinculada a la Residencia de Estudiantes y creada por la Junta para Ampliación de Estudios que presidía Ramón y Cajal, (heredera en gran medida de la Institución Libre de Enseñanza) comenzó su andadura en octubre de 1915 bajo la dirección de María de Maeztu Whitney. Su directora continuó con el espíritu de la Residencia de Estudiantes y aplicó sus conocimientos pedagógicos a una institución de carácter laico, que supuso un gran apoyo a la formación universitaria femenina en nuestro país, en un momento de la historia en el que el acceso de las mujeres a la educación superior dejaba de ser algo anecdótico y se convertía en un hecho clave de apertura del horizonte educativo femenino".

De aquel colectivo surgió en 1926 el Lyceum Club Femenino: un club con objetivos políticos, como la promoción de la lucha por los derechos de la mujer y su defensa, pero que también tenía unos claros objetivos culturales: "su biblioteca fue dirigida por María Lejárraga (quien siempre propugnó, sin éxito, un enfoque más social de las actividades, que se plantearan para preparar culturalmente a las jóvenes trabajadoras)".











No tuvo ayuda oficial, simplemente el tenaz esfuerzo de un grupo de mujeres entre las que se encontraban las figuras de mayor prestigio intelectual del momento en el país, y por su sala de conferencias pasaron algunas de las figuras más importantes de la época como Rafael Alberti, García Lorca, Ricardo Baeza, Unamuno o Benjamín Jarnés, que mostraron así su apoyo a la iniciativa y a los objetivos perseguidos:

"El Lyceum Club tuvo un gran impacto en el panorama cultural español, en el que la mujer, a excepción de una minoría reducida y dispersa, vivía al margen de cualquier actividad colectiva con un comportamiento normalmente desfasado y anacrónico. Porque no era sólo un lugar de reunión, donde poder tomarse una taza de té y cambiar impresiones, sino centro cultural donde María de Maeztu organizaba cursillos, conferencias, conciertos, exposiciones, a cargo de intelectuales, científicos y de artistas nacionales y extranjeros. García Lorca dio en sus salones la conferencia “Imaginación, inspiración y evasión en poesía”, Unamuno leyó allí su drama Raquel encadenada; Rafael Alberti se presentó una tarde de noviembre, vestido de tonto, metido en una levita inmensa, con un pantalón de fuelle, cuello ancho de pajarita y un pequeño sombrero hongo, con una paloma enjaulada en una mano y un galápago en la otra, ya que la conferencia se llamaba: “Palomita y galápago (¡No más artríticos!)” y armó la marimorena, sorprendiendo a unos, escandalizando a otros y divirtiendo a los demás."


El Lyceum Club "se constituyó según el modelo internacional, con secciones de Literatura, Ciencias, Artes Plásticas e Industriales, Social, Música e Internacional... Se inauguró con ciento cincuenta socias de todas las tendencias, como se observa en los nombres de la junta directiva y en la participación de personas destacadas como Concha Méndez, Mª Teresa León, Magda Donato o Elena Fortún, la autora de la serie de libros de Celia, cuya vocación literaria se despertó en el Lyceum y gracias, especialmente, a María Martínez Sierra*"

Sus cargos directivos los desempeñaban María de Maeztu (presidenta), Victoria Kent e Isabel Oyarzábal de Palencia** (vicepresidentas), Zenobia Camprubí (secretaria, labor que continuó Ernestina de Champourcín), Helens Phipps (vicesecrataria) y Amalia Galágarra de Salaverría (tesorera).

"Se proponía también acciones sociales, destacando la creación de una "Casa de Niños" para hijos de las mujeres trabajadoras. Pero, sobre todo, pretendía proporcionar a las mujeres madrileñas un espacio para reunirse y así formar el espíritu colectivo. Quizá por esta razón, para facilitar la expresión en un espacio propio, se decidió no admitir socios masculinos".
No hay que olvidar que muchos de los foros artísticos, sociales y culturales de la época (algunos todavía existentes) no admitían a mujeres entre sus socios, tal era la consideración social que recibían.

El Lyceum se convirtió, de esta manera, en centro de intercambio y difusión de las obras de las escritoras de la Edad de Plata da la literatura española:

"Para las escritoras, el Lyceum era el lugar donde dar a conocer sus escritos, como es el caso de Concha Méndez, Ernestina de Champourcín, Isabel de Oyarzábal, Elena Fortún, María Teresa León y otras muchas. Las memorias y testimonios de aquellas mujeres que vivieron los años veinte y que participaron en el renacer cultural y artístico del momento constituyen un documento de primera mano sobre la vida intelectual femenina de esa década. Para María Teresa León este lugar fue el núcleo que concitó la amistad de las mujeres ilustradas de Madrid en las décadas del veinte y treinta. Por su parte, Carmen Baroja y Nessi, en Recuerdos de una mujer de la Generación del 98, evoca con nostalgia los inicios del Lyceum a la vez que señala con emoción la acogida de los eventos organizados por ella misma como encargada de la sección de arte."

Pues bien: Jacinto Benavente, que ya había recibido el Premio Nobel de Literatura en 1922
"por haber continuado dignamente las tradiciones del teatro español", y, por tanto, gozaba de un enorme prestigio entre determinados sectores de la cultura y la intelectualidad de la época, fue invitado al Lyceum a impartir una conferencia.
Su respuesta fue:


“A mí no me gusta hablar a tontas y a locas”.

La frase tiene hoy día bastante de irónico, no sólo por el trato despectivo otorgado a sus anfitrionas, sino porque en su obra
"se advierte su interés por la psicología femenina, característica que aparecerá en toda su actuación teatral" y porque
"su notoria condición de homosexual tuvo mucho que ver con que en los años 1940 se retirara su nombre de las principales carteleras, aunque luego regresara a Madrid varios años después para alegría de sus seguidores".


------------------
* María Martínez Sierra es en realidad María Lejárraga, esposa de Gregorio Martínez Sierra y auténtica autora de las obras firmadas por éste.
** Aunque parezca mentira, wikipedia en Español no tiene una entrada dedicada a Isabel Oyarzábal pero sí hay una entrada específica en la versión en inglés.


------------------
Bibliografía:
- María de Maeztu. Antonina Rodrigo, jueves, 01 de junio de 2006.
- Escritoras de la Edad de Plata. Serie de artículos de Concepción Bados Ciria, publicados en el Centro Virtual Cervantes, sección "Rinconete".
- Maria Lejárraga y el Lyceum.
- Residencia de Señoritas en Año de la ciencia 2007
- Jacinto Benavente en Wikipedia.
- Archivo Virtual de la Edad de Plata.
- "A tontas y a locas". Felisa Ferraz Gracia en El Estudiet.

6 comentarios:

  1. He traducido el artículo sobre Isabel Oyarzábal a la Wikipedia-es, así que ya no tienes excusa para no enlazar ;)

    ResponderEliminar
  2. Una gran mujer olvidada de esta época que perteneció al Lyceum: Carmen Baroja Nessi, hermana de don Pío y don Ricardo, y madre de don Julio Caro. Sus Recuerdos de una mujer de la generación del 98 (Tusquets) son impresionantes, en el fondo y en la forma.

    ResponderEliminar
  3. drjackZon: quiero pensar que hemos contribuido a mejorar la wikipedia. Gracias.

    Fenando: tengo en la recámara escribir un post sobre las mujeres olvidadas, que quedaron a la sombra de la fama de los hombres de su época o de sus maridos: María Lejárraga, María de Maeztu, Carmen Baroja, Zenobia Camprubí, Elena Fortún...
    Mejor suerte merecen en la historia...
    gracias pro la recomendación. No caerá en saco roto

    ResponderEliminar
  4. ¿y cual es la excusa para no enlazar el post de este blog que aporta información sobre ella?...,
    Así como una correctísima prosa, y muy interesante serie de enlaces desde donde seguir sin pasar por la guiki, ese proceloso y fagocitado conjunto de dispares opiniones que siempre aparece el primero de la fila en todas las fotos, como los idiotas..., y no sigo que me caliento y me pongo facilona.

    ResponderEliminar
  5. anarkasis: con mucho gusto incluiré el post que mencionas, pero, por desgracia, las neuronas no me rigen como deben y no acierto a ver a quién te refieres.
    Y lo sé. La güiqui es un horror. Como casi toda la blogosfera. Convivo con la miseria.

    ResponderEliminar
  6. exactamente me refiero "en general", ya que en general, ellos, refieren concretando a si mismos. En el cuerpo de un artículo nunca en un clic tendrás referencias hacia fuera, sacra regla, justo la contraria de lo generalmente entendido en el universo blog.
    Para inri final, tienen un robot que rastrea los enlaces blog borrándolos incluso en el cuerpo final de "enlaces externos",
    Siendo así que: No entiendo la pasión por güikear definiciones en los post, pareciera que quien no güikea es una paleta, será, pero no un advenedizo

    Deberías tener también en la recámara un post sobre los blog olvidados que quedaron a la sombra de la fama de los bibliotecarios de la güiqui, o de sus ayudantes, colaboradores, y nomos auxiliadores.
    En arte incluso los anónimos tienen un nombre anónimo que les define. por ejemplo: "maestro erótico anónimo de la ermita del perejil del huerto del tio vicente del santo sabor"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...