miércoles, 10 de septiembre de 2008

Neologismos

Una de las críticas más extendidas hacia el castellano (más bien a la Academia encargada de velar por su idoneidad) es su lentitud o incapacidad a la hora de crear neologismos o incorporar nuevas voces al diccionario, de manera que exista una forma de referirse a las nuevas realidades sin recurrir al extranjerismo de turno.

Y no es de extrañar la crítica, si tenemos en cuenta que la institución encargada de "Limpiar, fijar y dar esplendor" nos recuerda que "la RAE no inventa términos ni incorpora a su diccionario voces nuevas, por oportunas que parezcan, si no están avaladas por el uso". (ver)

Así pues, hay que esperar a que determinada voz o expresión estén acreditada y suficientemente extendidas para que, "oficialmente", se puedan incluir en el corpus léxico-semántico del idioma.

Me pregunto si "acreditada y suficientemente extendidas" incluirá la genialidad de los niños que insisten en aplicar sus propias reglas lógicas para referirse a su reciente mundo.

He aquí algunas propuestas de Neologismo, que, aunque ingenuas, no están exentas de condiciones para serlo:

- fenomemal: aplicado al olor, expresa a la perfección esa ambigua frontera entre lo que huele
mal y lo que huele fenomenal; por extensión, y en según qué ámbitos, refleja la contradicción del que, para pasarlo bien, ha tenido que sufrir un calvario (una borrachera, por ejemplo, con sus inevitables consecuencias: ¿qué tal te lo pasaste anoche, hijo? FenomeMal!)

- andalias: está claro ¿no?... sandalias para andar; hay otras sandalias, pero no son para andar: para la piscina, para estar en casa...;

- encomprar: deliciosa simbiosis de encontrar y comprar, acciones que no forzosamente van juntas, pero que cuando lo hacen, provocan doble satisfacción;

- tresmáticos: ¿por qué limitarse a mirar por dos prismas si se puede mirar por tres? (mentes sucias abstenerse; se trata de una cuestión estrictamente cuantitativa)

- estrenario: lugar en el que no sólo se representa una función sino que es donde se realiza el estreno;

- sin en cambio: la exclusión de "sin embargo" unida a la duda de "en cambio"; un matiz delicioso para los indecisos.


¿Y no será que, a lo mejor, la RAE necesita niños de 4 años como académicos?

3 comentarios:

  1. Fenomemal huele un queso de Cabrales :-D

    ResponderEliminar
  2. Ya sabía yo que eres un agitador y un rebelde ;)

    ResponderEliminar
  3. syngamus: lo has clavado. (Iba a decir que hay tb otras cosas -que no nombraré para no parecer procaz- que tb huelen/saben fenomemal... pero no lo diré.. uys...)

    fernando: ya sabes que los auténticos subversivos son los niños. Ellos sí son libres, mientras les dejamos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...