jueves, 18 de septiembre de 2008

Quevedo vs. Góngora o el arte de insultar

Edito para decir que el post fue meneado y que allí también quedaron sabrosos comentarios.
===========================


Me gustan las polémicas literarias.


Me gustan porque permiten a los contendientes desarrollar el ingenio (o el résped) y a veces dan como resultado páginas memorables, rebosantes de ironía y maldad, tras las que se esconden cabezas bien amuebladas.

Conocida es la que mantuvieron Quevedo y Góngora, por mencionar la, quizá, más clásica de todas ellas.

Nos ocuparemos de otras menos conocidas en otro momento.


Y traigo hoy esta edificante polémica, aunque los motivos de su enfrentamiento ya sólo interesen a los estudiosos y aficionados, (¿alguien se acuerda ya de aquello de
Conceptistas y Culteranistas?) porque la herencia de sus disputas ha trascendido los muros de su siglo y, tras numerosos avatares, se han instalado en nuestros días a través de innumerables y burdos imitadores que en ningún caso están a la altura de tan dignas fuentes.

Me refiero a la legión de mentecatos, prepotentes, soberbios, ineptos, chulitos, o simplemente
gilipollas (perdón por el coloquialismo, pero tengo que hablar en su idioma también para que me entiendan, aunque seguro que no estarán leyendo estas líneas) que pueblan la redes sociales, foros, blogs y demás habitáculos digitales.

- Ya no hay que agudizar el verbo: es suficiente con insultar;

- No hay que buscar requiebros semánticos y sintácticos; basta con un “me la suda”;


- Para qué acudir a la fina ironía si con recurrir al “yo digo lo que sale de los cojones” es suficiente;


- ¿Encajar las críticas? Mejor acusar de amenazas y censuras;


- Ingenio...no, mejor provocar;


- Déjate de argumentos: mejor falacias ad hominem;

- Fundamental ser el primero en decir algo. Da igual si memez o axioma;

- ¿Aceptar disculpas? De ninguna manera: me reafirmo en el insulto y mis seguidores me jalean;

- Mayúsculas, negritas, exclamaciones y emoticonos sonrientes o vizcos bienvenidos.


Como ejemplo del fruto que producen estos advenedizos intelectuales, he aquí algunas joyas, recopiladas sin mucho esfuerzo en una red social en castellano de cierto éxito y renombre, para ilustrar lo dicho. Las palabras más gruesas han sido omitidas por innecesarias.


Como se verá, no son más que vanos intentos de subir a los altares de la ocurrencia o al olimpo de la dialéctica:



• Yo no me atengo a un código deontológico ni salgo por aquí para hacer amigos ni me interesa la ética del respeto por protocolo. Yo HAGO LO QUE ME SALE DE LOS COJONES.

• Ya veo que mucha gente se ha dado por aludida. Repito: B-O-R-R-E-G-O-S

• Eres un payaso y un cobarde…. retiro lo de payaso por: me he quedado con el retrato de tu madre;

• Me la pela (ante una advertencia por insultar);

• que me la comas (de nuevo ante una advertencia por insultar);


• y si llamas bobo a alguien te expone a que no solo se cagen en tu puta madre si no que incluso alcancen a tus muertos (sic);

• ademas de gilipollas eres pedante;


• lo que si sé, es que me he quedao con tu cara y con tu blog, y como vuelva a veros por aquí, te vamos a hacer comer tu propia mierda, así que vas a terminar cagando la mierda de tu mierda;


propongo ir a la casa de (usuario) y meterle una paliza hasta que se quede inconsciente y luego lo dejamos tirado allí así todos los años... Todos los (día) van a ser el día de (usuario)... ahh y si te mueres por una de aquellas, vamos a por tu madre o a por tu padre y así hasta que aguanten...

Parecerán sacadas de contexto pero dicen lo que dicen. No me extenderé. La lista es infinita y es todo un monumento a la estupidez humana, oculta tras la seguridad que da el anonimato.

Así pues, para escarnio de todos ellos, y con la esperanza de contribuir a "educar" un poco al soberano, aunque sea desde esta humilde atalaya, aquí os traigo las joyas que se dedicaron dos de los mejores poetas y mentes más preclaras que ha dado este país y, de paso, la literatura universal.

Algunas son de evidente y explícito destinatario; otras atribuidas; todas, obras maestras del ingenio.


Odiosas son las comparaciones; más si tenemos en cuenta la dificultad técnica del
soneto frente a la verborrea desenfrenada.



QUEVEDO vs. GÓNGORA






























Aguja de navegar cultos con la receta para hacer "Soledades" en un día, y es probada.


Quien quisiere ser Góngora en un día
la jeri (aprenderá) gonza siguiente:
fulgores, arrogar, joven, presiente,
candor, construye, métrica, armonía;


poco, mucho, si, no, purpuracía,

neutralidad, conculca, erige, mente,

pulsa, ostenta, librar, adolescente,

señas, traslada, pira, frustra, harpía.

Cede, impide, cisuras, petulante,

palestra, liba, meta, argento, alterna,

si bien, disuelve, émulo, canoro.

Use mucho de líquido y de errante,

su poco de nocturno y de caverna,
anden listos livor, adunco y poro;


que ya toda Castilla
con sola esta cartilla
se abrasa de poetas babilones,

escribiendo sonetos confusiones;

y en la Mancha pastores y gañanes,

atestadas de ajos las barrigas,

hacen ya soledades como migas.


==========


Yo te untaré mis obras con tocino

porque no me las muerdas, Gongorilla,

perro de los ingenios de Castilla,

docto en pullas, cual mozo de camino;


apenas hombre, sacerdote indino,
que aprendiste sin cristus la cartilla;

chocarrero de Córdoba y Sevilla,

y en la Corte bufón a lo divino.


¿Por qué censuras tú la lengua griega

siendo sólo rabí de la judía,

cosa que tu nariz aun no lo niega?


No escribas versos más, por vida mía;

aunque aquesto de escribas se te pega,
por tener de sayón la rebeldía.


==========



¿Qué captas, noturnal, en tus canciones,

Góngora bobo, con crepusculallas,

si cuando anhelas más garcivolallas,

las reptilizas más y subterpones?


Microcósmote Dios de inquiridiones,
y quieres te investiguen por medallas

como priscos, estigmas o antiguallas,
por desitinerar vates tirones.


Tu forasteridad es tan eximia,

que te ha de detractar el que te rumia,

pues ructas viscerable cacoquimia,


farmacofolorando como numia,
si estomacabundancia das tan nimia,

metamorfoseando el arcadumia.


==========



A una nariz


Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado.


Era un reloj de sol mal encarado,

érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba,

era Ovidio Nasón más narizado.


Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce Tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,
muchísimo nariz, nariz tan fiera

que en la cara de Anás fuera delito

==========



Contra Don Luis de Gongora


Este cíclope, no siciliano,

del microcosmo sí, orbe postrero;

esta antípoda faz, cuyo hemisferio

zona divide en término italiano;


este círculo vivo en todo plano;

este que, siendo solamente cero,

le multiplica y parte por entero
todo buen abaquista veneciano;


el minoculo sí, mas ciego vulto;
el resquicio barbado de melenas;

esta cima del vicio y del insulto;


éste, en quien hoy los pedos son sirenas,

éste es el culo, en Góngora y en culto,
que un bujarrón le conociera apenas.

==========

==========



GÓNGORA vs. QUEVEDO






























Anacreonte español, no hay quien os tope,

Que no diga con mucha cortesía,

Que ya que vuestros pies son de elegía,
Que vuestras suavidades son de arrope.


¿No imitaréis al terenciano Lope,
Que al de Belerofonte cada día
Sobre zuecos de cómica poesía

Se calza espuelas, y le da un galope?


Con cuidado especial vuestros antojos

Dicen que quieren traducir al griego,

No habiéndolo mirado vuestros ojos.

Prestádselos un rato a mi ojo ciego,
Porque a luz saque ciertos versos flojos,
Y entenderéis cualquier gregüesco luego.


==========



A don Francisco de Quevedo (atribuido)


Cierto poeta, en forma peregrina

cuanto devota, se metió a romero,
con quien pudiera bien todo barbero
lavar la más llagada disciplina.


Era su benditísima esclavina,
en cuanto suya, de un hermoso cuero,

su báculo timón del más zorrero

bajel, que desde el Faro de Cecina


a Brindis, sin hacer agua, navega.

Este sin landre claudicante Roque,

de una venera justamente vano,


que en oro engasta, santa insignia,
aloque,
a San Trago camina, donde llega:
que tanto anda el cojo como el sano.


==========

==========



¿Quieres saber más?:
http://www.realidadliteral.net/3paginaIII-5.htm

http://paquito4ever.blogspot.com/2006/09/old-blog-quevedo-vs-gngora.html

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/quevedo/

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/gongora/

http://es.wikipedia.org/wiki/De_Quevedo

http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_de_G%C3%B3ngora_y_Argote
http://www.fooros.com/poesia_y_literatura/4963-gongora_vs_quevedo_poemas.html

http://rosasyvientos.com/rosas/?p=135

http://forum.stirpes.net/atrium/2308-quevedo-vs-gongora-siegmund.html

una joya en inglés, con traducción de varios de los poemas citados.
http://www.blogak.com/vansoffthewall/culteranismo-vs-conceptismo
http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n860619.htm

25 comentarios:

  1. Atribuído, vizco... Para cuándo una Santa Inquisición ortográfica.

    Y eso de omitir las palabras más gruesas está muy mal. El castellano es una lengua muy rica, y no hay que discriminar a las minorías malsonantes. Hijo de puta hay que decirlo más.

    ResponderEliminar
  2. No es más que otra consecuencia del hecho de que cada vez esté mejor visto ser imbécil. Tengo un artículo al respecto en mi blog, échale un vistazo si quieres.
    http://empollonintegrista.wordpress.com/2008/09/04/de-mayor-quiero-ser-imbecil/

    ResponderEliminar
  3. Vaya elemento el hijoputa de Quevedo (hasta me sale la rima). Hombre proclive a montar tanganas, saraos y otros entuertos desde la vil hora en que nació. Creyó ser igual al rey en su reino y murío en las profundidades más oscuras de un pestilente agujero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Gongora, poeta vendido,
      con un cruel rey, un falso amigo,
      escribiendo temeroso bajo el yugo de una espada
      antes que eso prefiero montar tanganas.

      Quevedo,metido e un agujero absurdo,
      no se puede cambiar al vendido, por injusto
      no escribia por su rey, no temia a su patria,
      a un en un pestilente agujero,
      así, yo también muero.

      Eliminar
  4. Tu insultas como insultaban los tíos esos antes y se rien de ti más todavía por gilipollas.
    Hay que convertir a los rivales en escoria, una escoria rica en ignorancia, que no ofrezca resistencia, provocando que la audiencia, no imagine ni siquiera la existencia, de una posible venganza.
    Porque soy el indicado, porque soy el elegido, porque siempre he confiado en que jamás seré vencido, dentro de las joyas soy diamante tallado esculpido, dentro del amor soy el amante que jode hasta con la esposa de Cupido, dentro de lo no encontrable soy siempre el que está más escondido, dentro de lo no recordable yo soy la personificación del olvido, dentro de lo ilegal yo represento lo prohibido y dentro de un momento sufrirás en tus carnes los prometido.
    ¿Eres nuevo en esto? Esperaremos hasta que te acuestes, sufrirás apoplejía cuando a los foros interneteros te conectes, tendrás que meterte en lejía el resto de tus días para que te desinfectes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valla una mierda de rap. Y aún creerás que has hecho una obra de arte..
      A ver, por dónde empezamos a corregir esto, no se sostiene por ningún lado.
      1 que digas ser un montón de cosas molonas sobre ti mismo, no significa que las seas, sólo que eres tan tonto que con decirlo esperas parecerlo.
      2 cualquiera de ambos escritores que se mencionan en este blog (Quevedo y Gongola) te pegarian una paliza insultando, te explico: ellos tenían cultura, tu fantasía fantasmagórica, (vamos que eres un fantasma).
      Presumes de un montón de cualidades, de las que a buen seguro harto careces.
      Eres un segundón de una cultura segundona, dentro de lo que es el rap,(que ya de por sí, carece de valor cultural sólido) tú eres, o bien un aficcionado, o bien (en el mejor de los casos) un rapero de barrio, que conocen un puñado de parias, y como mayor mérito, sale con una choni(y de ahí tanto narcisismo, egocentrismo, y vanidad.. ) así que antes de escribir esa bazofia insufrible, como comentario a un duelo de genios, piensatelo un par de años.. ;) posdata: quien se cree especial, lo es en el sentido de que necesita ayuda psiquiatra.

      Eliminar
  5. Me parace a mi que todo depende del cristal con se mire....

    - Ya no hay que agudizar el verbo: es suficiente con insultar;
    O sea, hacerlo sencillo y directo ... me parece bien cuando se trata de insultar

    - No hay que buscar requiebros semánticos y sintácticos; basta con un “me la suda”;
    Comunicación directa..... hay que ser concreto y por lo tanto me parece correcto

    - Para qué acudir a la fina ironía si con recurrir al “yo digo lo que sale de los cojones” es suficiente;
    Eso ¿para que acudir a la ironia si no la van a entender?

    - ¿Encajar las críticas? Mejor acusar de amenazas y censuras;
    Ahí ya no entro....

    - Ingenio...no, mejor provocar;
    Es lo que hoy en dia vende ... así que ... si lo que quieres es vender, pues bien hecho ¿no?

    - Déajte de argumentos: mejor falacias ad hominem;
    Pero si se trata de insultar, no de argumentar

    - Fundamental ser el primero en decir algo. Da igual si memez o axioma;
    Eso es basico en cualquier disputa, el que primero golpea tiene ventaja ¿no lo sabias?

    - ¿Aceptar disculpas? De ninguna manera: me reafirmo en el insulto y mis seguidores me jalean;
    ¿Ceder? ¿para que? Si encima encuentro apoyos externos...

    - Mayúsculas, negritas, exclamaciones y emoticonos sonrientes o bizcos bienvenidos.
    Solo son diferentes formas de comunicar algo..... criticarlo porque si, sin dar razones
    o motivos concretos no parece muy inteligente

    Tambien podrian decirte que tu argumentación es sibarita y debil, pero no voy
    a ser yo quien lo haga...... Otra cosa es un troll es un troll ... y lo mejor
    es pasar de ellos...

    ResponderEliminar
  6. Las comparaciones son odiosas, y en este caso muchísimo más.

    Claro, que para ser grácil y original a la hora de insultar no es necesario alcanzar el nivel de un Góngora o un Quevedo, está claro que la fauna borrega que puebla la sabana de la blogosfera no está a la altura de un león o un tigre de bengala, pero desde luego tampoco puede plantarle cara a una simple hiena o un ligero guepardo.

    Habrá cazadores más finos y depredadores más elegantes, pero carroñeros al fin y al cabo la mayoría. Por mi parte siempre prefiero estar en la zona más alta posible de la cadena insultativa, si para ello hay que rebajarse... bueno, al fin y al cabo es genial saber que puedes pelear con sus mismas armas y también con unas que sus manos sin pulgares oponibles ni siquiera saben sostener.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¿Crees que hay buena forma de insultar y todabia te crees docto?

    Aunque los monos envolviesen sus excrementos en papel de regalo, seguirian siendo salvajes por lanzarselos.

    El verdadero maestro es quien aguanta estoico la lluvia de heces y deja que los micos continuen con su natural arquetipo.

    Creo que tratas de defenderte de quien te llama pedante (y si es cierto que algunas veces hay que respetar los coloquialismos, porque la inteligencia reside en la adaptacion al medio y por ello, algunas veces no se ha de usar la cultura y el lenguaje de forma ostentosa) aunque te resultara inutil o incluso contraproducente.

    ResponderEliminar
  9. He de reconocer mi incultura en cuanto a vocabulario se refiere, me ha costado entender la mitad de los versos...La otra mitad directamente no los he entendido.

    ResponderEliminar
  10. La Santísima Inquisición Ortográfica: interesante institución a la que recurriré a menudo. Y no que va, si insultas cómo y en las situaciones en que Góngora lo hacía, la gente deberá quitarse el sombrero. Incluso al homenajeado se saltarán las lágrimas.

    ResponderEliminar
  11. recuerdo un toque del tema en http://devereyherrigardens.blogia.com/2007/113001-pitos-y-flautas.php

    ¡pero donde va a parar!
    ni punto de comparación

    la que has liado por un jilipollas de jili en vez de un gilipollas de gil,

    ea, ego mea culpa.
    reconozco que abuso del taco, de la vinagre y de la lija gorda, pero mientras aprendo a postear...en fin usted perdone,
    pero es que esta entrada te ha quedao de putamadre

    ResponderEliminar
  12. Sin duda, además de grandes poetas, eran también seres humanos con emociones y pasiones. Qué pena que no hubieran podido ser amigos, pero es imposible conocer totalmente el por qué de este odio tan grande y potente.

    La fortuna es, que nosotros somos solo sus admiradores lectores.

    ResponderEliminar
  13. apostillas literarias, el por qué de ese odio tan grande entre ellos se debe, en parte, al propio ego del escritor, que le impulsa a desear la cima literaria a costa de despiadadas ironías, es decir, dejar en evidencia al rival utilizando el lenguaje como potente arma arrojadiza. Después habría un segundo factor, que tiene que ver con la propia personalidad del que escribe. Si os fijáis, la crueldad en los versos de Quevedo, no es la misma que la de Góngora. Aquel se cebó con éste hasta el fin de sus días, incluso después de muerto. Vamos, que la personalidad de Quevedo fue de un auténtico hp. El uso de la ironía en éste consistía más en el sarcasmo, sin contemplaciones; en cambio, tenemos otro ejemplo de personalidad mucho más dulce en Cervantes, cuyo humor se sustentaba más en la fina ironía y el buen gusto propios de un humanista. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. El gracioso ingenio que es la insolencia bien educada. (Aristóteles)

    PD: Aunque personalmente no me quedo con ninguno, Quevedo tiene las de perder.

    ResponderEliminar
  15. Malditos seais los que insultais a Quevedo. Cuando alcanceis el nivel intelectual y linguístico para hacerlo, dedicarle un soneto. Eso si es que podeis. Toda esta gente que no ha hecho una de estas magnificas composiciones en su miserable vida (o que lo ha hecho con rima facil) que se calle y no difame.

    ResponderEliminar
  16. Dentro de esta disputa retórica entre ambos, falta un poema fundamental: el epitafio que Quevedo le escribió a Góngora:

    "Este que, en negra tumba, rodeado
    de luces, yace muerto y condenado,
    vendió el alma y el cuerpo por dinero,
    y aun muerto es garitero;
    y allí donde le veis, está sin muelas,
    pidiendo que le saquen de las velas.

    Ordenado de quínolas estaba,
    pues desde prima a nona las rezaba;
    sacerdote de Venus y de Baco,
    caca en los versos y en garito Caco.
    La sotana traía
    por sota, más que no por clerecía".

    (...)

    Qué jodío el tío...

    ResponderEliminar
  17. Quevedo era un pobre salvaje. ¿Quién quiere saber de sus inclinaciones a la gula? Al final no fue si no una mala réplica, siempre tirando a lo culterano sin siquiera darse cuenta.

    ResponderEliminar
  18. Pues no sé mucho de lo que dicen. Pero se me antoja un poco que Lope de Vega era mejor conceptista que Quevedo (vaya cacofonía). Y que Góngora supo manejar la palabra. Aun así, Borges eligió a Cervantes por sobre todos los demás. Sábato (su némesis Gongoreana) lo afirmó.

    ResponderEliminar
  19. Volvamos al inicio: Muqaddam Ibn Muafá. Ah, y el arte del trolling (ser troller, ese término aceptado ya por RAE para el incitador a pelea en foro) es el arte misma del salvajismo. Dios la bendiga, como, según Sábato, bendijo a Faulkner, Hemingway, y demás bárbaros (excelsos).

    ResponderEliminar
  20. Fe de erratas: Dios lo bendiga (ya, que soy argentino, ya me harté de simular este galleguismo español). Me equivoqué en el artículo, no creo, no obstante, que sea un pecado. ¿Algún culto docto que me lo retruque?

    ResponderEliminar
  21. No acostumbro a dejar huella en los sitios por los que paso -al menos, no de esta manera- pero el elevadísmo nivel del público me ha estimulado. Es increíble encontrar un lugar en la web tan purgado de borregos como los descritos en el post, y con una redacción tan correcta... me pregunto cómo se conseguirá eso.
    Felicidades al autor y sobre todo a los lectores, he buscado en internet "Quevedo vs Góngora", he leído la entrada y he decidido quedarme un rato más a curiosear por aquí.
    Saludos a todos,
    Eira.

    ResponderEliminar
  22. El problema d eestos dos tipos se ubiera solucionado en dos frases:
    -Me cago en tu máma, que se dejo el tánga.
    -La tuya, mas capuya.
    Y punto, esto es lo que pasa por picarse en verso.

    ResponderEliminar
  23. Yo añoro cierta elegancia en el hablar y escribir.
    Hemos perdido prestancia, y decoro sutil,
    Ciertas jergas actuales, son ejemplo de incultura
    descubren a estos chavales, paletos hasta la sepultura
    Hita

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...