miércoles, 14 de enero de 2009

El misterioso caso de los libros que se "joden" por leerlos mal

¿Por qué la misma novela parece una obra maestra o un tostón a ojos de diferentes lectores? ¿Qué hace que una novela se convierta en clásico o arda en el infierno de las inéditas? ¿Por qué hay clásicos infumables y best sellers brillantes?
La respuesta es que, sí amigos, los libros se "joden" por leerlos mal.

¿Qué significa leer mal?
- ser espectador y no actor;
- impacientarse porque la trama no avanza;
- tener prisa;
- esperar efectos especiales;
- pretender que nos lo den todo bien mascadito;
- hacer otras cosas a la vez;
- aportar nuestros prejuicios;
- ...

Claro que hay matices. No siempre se tiene el lugar, el tiempo y la lectura idéneos; no siempre las ganas, la concentración o la motivación;
Respecto a qué es bueno o qué es malo... A estas alturas yo pienso que bueno es todo libro que te lleva hasta la última página. Da igual si tiene una estructura tal o cual, una trama más o menos compleja, personajes mejor o peor trazados, lenguaje excelso o coloquial. Lo importante es que consiguió mantener la atención y el interés lo suficiente como para querer saber cómo termina la historia.
El síndrome de pasar la última página tiene como principal síntoma la necesidad de querer abrir una primera.
Sobre todo para los lectores menos asiduos, que, con un poco de suerte, devendrán en aficionados irredentos. En este caso, una mala lectura, no sólo "jode" el libro sino que "jode" el hábito. Y eso no es nada, pero que nada, bueno.

Los lectores asiduos suelen tener criterios más complejos y para ellos un libro bueno tendrá que cumplir con ciertos requisitos, imprescindibles pero más amplios. También por eso se suelen atrever con temáticas, autores, géneros, incluso grosores, más exigentes. En su caso creo que no hay peligro de perder el hábito, aun en el supuesto de abandonar algún "mal" libro a su suerte. Es la potestad del lector, aunque tampoco ellos están exentos de su alícuota parte de "haber leido mal".

Aquellos que sitúan las obras entre los clásicos no siempre son los críticos o los intelectuales. Muchas veces son los propios lectores los que lo consiguen. Aunque la historia suele poner a cada uno en su sitio, reubica las modas, matiza los éxitos y difumina la popularidad. Al final quedan la trascendencia, la profundidad, la originalidad, el ingenio, la técnica, la audacia y, con mucha frecuecia, la sencillez y la accesibilidad (que se lo digan a Góngora o a Calderón vs. Quevedo o Lope, por citar unos incuestionables clásicos).

Todo ello es inherente a la lectura.
Así que, si no están dispuestos a asumirlo, para leer mal y joder las libros, lo mejor es que no lean.

Aquí les dejo una lista de "motivos" para que elijan, obtenidos de entre los más utilizados y extendidos en foros y conversaciones:

1.- En el colegio me obligaron a leer horribles clásicos que eran un tostón;
2.- La novela actual es muy mala;
3.- No tengo tiempo;
4.- Ya leo en internet lo que me interesa;
5.- Los libros son caros;
6.- Yo soy de ciencias;
7.- Leer es para gafapastas y culturetas;
8.- Prefiero otras formas de entretenimiento;
9.- Ya leo cómics;
10.- Prefiero ver en el cine las adaptaciones;

Como siempre, la ironía es una buena manera de ponerle imagen a tanta palabra.
.

.

El fragmento pertenece a la película Amanece que no es poco, 1988, de José Luis Cuerda. Y la novela de la que hablan resulta ser Luz de Agosto, de William Faulkner

9 comentarios:

  1. Gracias por resistir y hacer entradas que se salgan de la línea oficial bloggera. Últimamente estoy hastiado de la inflación de egos estereotipados y de tanta payasada y bobería.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. solserpiete: qué puedo decir... lectores como tú son el alimento.

    ResponderEliminar
  3. Y lo malo es que me está saliendo "Ada o el ardor", de Nabokov...

    (por cierto, me gustó mucho)

    ResponderEliminar
  4. ..ten cuidado desequilibrios no vaya a ser que de tanto leer el blog solserpiente te lo joda.. :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. bueno, hay textos que se ven beneficiados por leerlos mal. Yo recuerdo unos libros de salvat que leí en la primaria, eran las aventuras de lalo, según yo; más adelante me di cuenta que no era lalo, era lola... era mejor mi versión

    ResponderEliminar
  6. kurioso: no hay peligro. Solserpiente es "intelectual". Por eso le dejo leer el blog. (ver vídeo)

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado el post, pero quiero matizar algo. Una de las excusas que pones para no leer es "ya leo cómics". Has de saber que estoy muy metida en el mundillo de los tebeos, conozco a todos los libreros de mi ciudad,leo libros y revistas especializadas y participo muy activamente en algunos de los principales eventos relacionados con los tebeos del país y te puedo garantizar que no conozco a ni una sóla persona que lea tebeos que sólo lea tebeos. Es más, lo más probable es que estén bastante más leídos (y no sólo en ciencia ficción o espada y brujería, sino en clásicos y obras maestras) que muchos que van de culturetas.
    Los tebeos también son lectura y también son cultura. Cuidado con las generalizaciones, nunca son buenas.

    ResponderEliminar
  8. Fenix: tienes toda la razón. Pero, los lectores de comics, en el sentido en el que tú los defines, casi con toda seguridad, son también lectores de otro tipo de material.

    Yo únicamente intento desenmascarar a los que aducen excusas.

    Por lo demás, de acuerdo en que los comics también lectura y también son cultura. Sin duda.

    ResponderEliminar
  9. Mismo argumento que el de Fenix, pero con la excusa "soy de ciencias".

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...