martes, 24 de febrero de 2009

"Elijo la ortografía... ¡Date por muerto!"

En cierta ocasión el escritor y crítico literario francés del s XIX, Charles Augustin Sainte-Beuve, tuvo un desacuerdo con la opinión de un periodista, al que retó a duelo.

Según la tradición, le corresponde a la parte ofendida (o sea, a Sainte-Beuve) elegir el arma para el duelo.

Según las crónicas de la época le comunicó a su opositor el arma elegida de la siguiente forma: “Elijo la ortografía… Date por muerto”.

Desconozco quién ganó el duelo ni la magnitud del agravio, aunque, si hubiese que trasladar la anécdota a la actualidad, sí lo tendría claro.

A continuación un breve perfil del interfecto para entender un poco mejor el contexto:
Sainte-Beuve desarrolló un método crítico que se basado en considerar la obra de un escritor como el reflejo de su vida y podía ser explicada a través de ella. Este método fue rechazado por otros críticos. Marcel Proust, en su ensayo Contra Sainte-Beuve fue el primero que se opuso a este método. Los formalistas rusos le seguirán. Además de las críticas que recibió por su método crítico, se acusa con frecuencia a Sainte-Beuve de falta de criterio crítico, porque alabó a escritores que han quedado completamente olvidados y, sin embargo, criticó con violencia a autores de la talla de Charles Baudelaire, Stendhal u Honoré de Balzac.
En él se cumplía el tópico tantas veces mencionado de que los críticos literarios son literatos frustrados, pues algunas de sus objeciones parecen más motivadas por la antipatía personal que experimenta hacia el autor juzgado.


También he encontrado la anécdota atribuida a Jacinto benavente, en estos términos:

"Según se cuenta, Don Jacinto Benavente deambulaba ensimismado un día por las calles de Madrid cuando se topó en una estrecha acera con un tipo altivo y enorme al que, descuidadamente, no cedió el paso.
El sujeto detuvo el avance del escritor con un imperioso gesto y le espetó:
- Sepa usted, señor, que soy noble de España y de muy alta cuna. No se ha "arretirado" usted para dejarme paso. Esto solo se arregla en un duelo. Escoja usted las armas.
A lo que el menudo literato respondió simplemente.
- Elijo la ortografía. Está usted muerto.

Verosímil y, al menos, narra el contexto, que no hemos podido encontrar en el otro caso.

-----------------
Bibliografía:
- Hamyguito
- Formación sin barreras
- El libro de los sucesos
- Clan Dlan
- Doval, Gregorio; Anecdotario universal de cabecera. Ediciones del Prado. Madrid 2003
- Wikipedia

-----------------
Ralacionadas:
Propuesta de reforma de la ortografía

st mnsj s xa ls k ya n cren n l lgje

5 comentarios:

  1. jajajajajaja buena historia, hoy en dia moriría mucha gente si se aceptaran duelos de ese tipo.

    ResponderEliminar
  2. A continuación un breve perfil del interfecto para entender un poco mejor el contexto

    Si es «interfecto», sabemos que el hombre no terminó muy bien:

    interfecto, ta.
    (Del lat. interfectus, part. pas. de interficio, matar).

    1. adj. Der. Dicho de una persona: Muerta violentamente, en especial si ha sido víctima de una acción delictiva. U. m. c. s.

    - Interfecto (en el DRAE)

    ResponderEliminar
  3. Creo que también te podrías dar por muerto en ese duelo, aún fuera de "conteXto".

    ResponderEliminar
  4. También me gustaba mucho aquel que no dejaba paso a alguen con el argumento de "Yo no cedo el paso a maricones".

    y que oyó la respuesta de "pues yo sí", de alguen que se bajaba amablemente de la acera.

    (Perdón por el palabro, la cita es casi textual)

    ResponderEliminar
  5. Hamsterman: sin duda. Por eso se prohibieron los duelos ;-)

    Anónimo 1: gracias por la aclaración. Nunca te acostarás...
    Toda la vida he utilzado mal la palabra, ya ves.

    Anónimo 2: corregido. gracias por la corrección

    Anónimo 3: quizá te interese ojear http://desequilibros.blogspot.com/2008/07/m-no-me-gusta-hablar-tontas-y-locas.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...