martes, 7 de abril de 2009

«Estamos enseñando a los niños del siglo XXI con metodologías del siglo XIX»

"En mis tiempos de bata, tiza y capón nos echaban de la lectura por la vía rápida. Nos aburrían con textos tan incomprensibles como insoportables, cuando no nos obligaban a escribir quinientas veces «no hablaré en clase». ¡Qué lumbreras! La capacidad de expresarse por medio de la palabra escrita mistificada como castigo.
¿Cómo no odiarla?"

-----------------------
La frase es de Marcelino Izquierdo, periodista de LaRioja.com, expresada en el artículo enlazado y reproducido más abajo.

Asímismo, la coordinadora de contenidos de Lengua del Ministerio de Educación, Pilar Pérez, añade: «El objetivo es implicar a los niños, motivarles, enseñarles con textos que les sean útiles y que vean que lo que aprenden tiene una finalidad: comunicarse».
Y concluye: «Estamos enseñando a los niños del siglo XXI con metodologías del siglo XIX».

El tema es recurrente en este blog, pero no por ello menos importante: la lectura como medio de educación y culturización, su importancia en el "amueblamiento de las cabezas" de las personas, y la forma de motivarla en los estudiantes y en los adultos.

Está bien que lo diga alguien del Ministerio de Educación, porque es su mano está, junto con las instituciones autonómicas con competencias en la materia, poner remedio a la situación: no sólo a los bajos índices de lectura como punta del iceberg de un sistema educativo errático, sino al bajo nivel de compresión, expresión y debate que invade nuestra sociedad.

------------------------

El artículo usado como fuente es de Marcelino Izquierdo, en La Rioja.com.
Lo reproduciemos completo bajo estas lineas.


Leer o lo leer

Se ha celebrado esta semana el Día Internacional del Libro Infantil, efeméride que coincide con el 2 de abril, fecha de nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, autor de La Sirenita entre otros cuentos. Poco a poco los niños españoles van acercándose a la media europea de lectura -a bastante más velocidad que los adultos-; de hecho, la industria editorial infantil está capeando la crisis económica con mejor suerte que otros sectores adscritos al mundo de la cultura.

Sin embargo, seguimos a años luz de los países más desarrollados. Los escolares españoles no aguantan, sin perderse, la lectura de más de tres líneas y media con referencias precisas, según apostilla el Informe PISA del 2006.

Serían muy complejos de analizar los factores que derivan en el bajo índice de lectura que, de forma endémica, padece España, desde culturales hasta meteorológicos, pasando por los educativos. Así, la coordinadora de contenidos de Lengua del Ministerio de Educación, Pilar Pérez, pone el dedo en la llaga: «El objetivo es implicar a los niños, motivarles, enseñarles con textos que les sean útiles y que vean que lo que aprenden tiene una finalidad: comunicarse». Y añade lo que, para mí, es clave: «Estamos enseñando a los niños del siglo XXI con metodologías del siglo XIX».

En mis tiempos de bata, tiza y capón nos echaban de la lectura por la vía rápida. Nos aburrían con textos tan incomprensibles como insoportables, cuando no nos obligaban a escribir quinientas veces «no hablaré en clase». ¡Qué lumbreras! La capacidad de expresarse por medio de la palabra escrita mistificada como castigo.
¿Cómo no odiarla?

12 comentarios:

  1. Deja de hacer spam en meneame con tus acólitos.
    Puta mierda de blog.

    ResponderEliminar
  2. jaja... tú simplemente eres bobo. Con todas las letras.
    Si no tienes nada que decir, o te dedicas a copiar lo que dicen otros o lo tienes que decir de forma anómina es que necesitas un arreglito.

    Pero no te preocupes. Mientras no insultes al resto de los lectores, tus comentarios no serán borrados. Serán un bonito retrato tuyo.

    ResponderEliminar
  3. Más que desequilibros tenías que haber puesto desiquilibrado.

    ResponderEliminar
  4. La broma y el delito, a veces, no están tan lejos.

    Ten cuidado con el camino que tomas.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, tengo gemelas de dos años y medio. Naturalmente no saben leer, pero si hay algo que les guste es mirar los cuentos y que se los contemos. Entre los que han "heredado" de sus primos mayores y los que les hemos comprado tienen más de cincuenta. Es sorprendente la variedad de libros infantiles que hay y la calidad de los textos y las ilustraciones. No me extraña que capeen mejor la crisis.


    A propósito, comento y además meneo.

    ResponderEliminar
  6. SBM: lo importante es que no dejen ese hábito cuando crezcan.

    Y es verdad que hay muy buen material para esas edades, ahora que los autores y las editoriales se han tomado en serio el tema.

    ResponderEliminar
  7. Desde luego, va siendo difícil conseguir que a los chicos les guste leer, cuando es más fácil, cómodo y espectacular ver la tele o jugar con lass consolas o el ordenador. De todos modos, perseverando, se va consiguiendo. Tengo dos chicos, con 11 y 12 años, y buscando lo que les gustase, empezaron por "mortadelos" (que a su padre, yo, le encantan, lo que los hacia más atractivo para ellos), y ahora leen con pasión livros juveniles (no tanto como me gustaria, pero cuando empiezan uno no lo dejan hasta acabar).
    Lo que pasa también creo yo, es que eso también dá más trabajo a los padres...

    ResponderEliminar
  8. Leer novelas es de pusilánimes.

    ResponderEliminar
  9. También los coches usan ruedas del siglo XIX, pero si por los pedagogos fuera, a buen seguro que tendríamos neumáticos triangulares de papel maché.

    ResponderEliminar
  10. eclectico2: ya no hay duda de que eres imbécil.

    Además eres un farsante y un importor por suplantar a otra persona usando su nick de forma fraudulenta.

    Merecerías respeto si dieras la cara. Pero eres un pobre diablo que no merece más que lástima.

    Fin de la conversación.
    No te molestes en volver.

    ResponderEliminar
  11. Y tratándonos como nos trataban, castigándonos con las palabras, ¿qué hacemos aquí defendiendo la lectura, la gramática e incluso la ortografía?

    ResponderEliminar
  12. Fernando: a veces me pregunto lo mismo.

    Pero, como habrás visto en algunos comentarios más arriba, los hay a los que ni por esas.

    Así que, mientras quede alguno de esos, aquí estaremos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...