viernes, 29 de mayo de 2009

Días de Feria (del libro) y de lectura

Versión abreviada:



Versión extendida:

El fenómeno de las Ferias del Libro siempre me ha sorprendido.
A pesar de las desalentadoras estadísticas sobre lectura y de las exiguas tiradas de la elevada producción editorial, por lo general suelen tener bastante éxito.

Editoriales, librerías, distribuidores y demás "miembros y miembras" del gremio aprovechan para presentar novedades, quitarse stocks y atraer visitas y ventas con autores de "éxito".
Y suelen ser en estos eventos en los que se genera un elevado porcentaje de la facturación anual de muchos de ellos.

El tema de la calidad y de la cantidad (baja la primera, excesiva la segunda; tanto en contenido como en continente -es mi opinión únicamente) no va en desmedro del esfuerzo que todos los implicados realizan por aportar un producto fundamental para la educación y culturización de las personas.

Estos últimos años han visto el auge enorme de las colecciones y títulos para niños y jóvenes, el resurgimiento del "denostado" libro de bolsillo y la desmedida promoción de autores "conocidos" frente al interés literario.

Ha habido excepciones, desde luego, pero son estos tres ejes en los que se apoya hoy por hoy la industria editorial, desde la perspectiva de la lectura. He excluido intencionadamente las grandes obras, libros de texto y autobombos (religiosos y políticos) porque pertenecen a otro ámbito de consulta.

De estos tres pilares, los dos primeros, sin duda, ayudan y ayudarán a crear hábitos saludables y a extender el producto libro a más público, quejoso siempre de su elevado precio.
El tercero, en mi opinión lastra la calidad y adultera un poco el sentido fundamental de la lectura, pero mejor leer aunque sea por "simpatía" con el autor, que no leer por las excusas habituales.
Mención expresa merecen las editoriales y librerías que han apostado por productos de calidad, tanto en la selección bibliográfica como en la presentación física del libro, con cuidados diseños, impresiones meritorias y espacios atractivos y sugerentes.

Otros fenómenos relacionados con el libro merecen atención.
- Por un lado los
audiolibros, que, en mi opinión, no han calado en el consumidor porque no consiguen transmitir las mismas sensaciones de intimidad y personalización del tacto del papel;
- Por otro los
e-books, producto emergente, polémico (sin ir más lejos no estarán presentes en la Feria de Madrid de este año) y que todavía tiene que resolver algunos inconvenientes como el soporte, su distribución, su precio y el tema de los derechos patrimoniales y el derecho de copia privada. ¡Ahí es nada!;
-
Internet: las redes sociales y su capacidad para fomentar la lectura y el consumo de productos relacionados con ella. Hay notables esfuerzos en forma de blogs, redes, agregadores de noticias, podcasts... que tienen el libro y la cultura como eje fundamental de su actividad. Pero, a día de hoy, distan mucho de ocupar en internet el espacio que merecen.
La prensa gratuita casi no tiene secciones de "Cultura" y la prensa tradicional pelea, con sus suplementos culturales, por aportar contenido a la banalización permanente de la sociedad.
La Feria del Libro de Madrid, por si acaso, se ha hecho visible en la redes sociales.

Y de postre, os recomiendo, si vais a pasar por Madrid, que no os perdáis la exposición "Un Madrid literario", que acoge el Museo de la Ciudad.

----------
Libro y lectura en DesEquiLIBROS

1 comentario:

  1. Yo he ido varias veces a la Feria, y la verdad me gusta. Puedes encontrarlo casi todo. No me importa gastar en libros. Y si hay un escritor que me interese y está firmando, ten por seguro que me pongo a la cola. En cuanto a otro tipo de soportes, la cuestión es leer. Pero presonalmente, dónde esté el tacto de las hojas y el olor de un libro, que se quite lo demás.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...