viernes, 22 de mayo de 2009

"Llévese el diablo las ciencias y la cultura"

...llévese el diablo las ciencias y la cultura.


---------------------

"...un diálogo quiero referirte que ... tuve no ha mucho:

-Aprenda usted la lengua del país -les decía-. Coja usted la gramática.

-La parda es la que yo necesito -me interrumpió el más desembarazado, con aire zumbón y de chulo, fruta del país-: lo mismo es decir las cosas de un modo que de otro.

-Escriba usted la lengua con corrección.

-¡Monadas! ¿Qué más dará escribir vino con b que con v? ¿Si pasara por eso de ser vino?

-Cultive usted el latín.

-Yo no he de ser cura, ni tengo de decir misa.

-El griego.

-¿Para qué, si nadie me lo ha de entender?

-Dése usted a las matemáticas. -Ya sé sumar y restar, que es todo lo que puedo necesitar para ajustar mis cuentas.

-Aprenda usted Física. Le enseñará a conocer los fenómenos de la Naturaleza.

-¿Quiere usted todavía más fenómenos que los está uno viendo todos los días?

-¿Tengo yo cara de herbolario? Las que son de comer, guisadas me las han de dar.

-La zoología le enseñará a conocer los animales y sus...

¡Ay! ¡Si viera usted cuántos animales conozco ya! -La mineralogía le enseñará el conocimiento de los metales, de los...

-Mientras no me enseñe dónde tengo de encontrar una mina, no hacemos nada. -Estudie usted la geografía.

-Ande usted, que si el día de mañana tengo que hacer un viaje, dinero es lo que necesito, y no geografía; ya sabrá el postillón el camino, que ésa es su obligación, y dónde está el pueblo a donde voy.

-Lenguas.

-No estudio para intérprete: si voy al extranjero, en llevando dinero ya, me entenderán, que esa es la lengua universal.

-Humanidades, bellas letras...

-¿Letras? de cambio: todo lo demás es broma.

-Siquiera. un poco de retórica y poesía.

-Sí, sí, véngame usted con coplas; ¡para retórica estoy yo! Y si por las comedias lo dice usted, yo no las tengo de hacer: traduciditas del francés me las han de dar en el teatro.

-La historia.

-Demasiadas historias tengo yo en la cabeza.

-Sabrá usted lo que han hecho los hombres...

-¡Calle usted por Dios! ¿Quién le ha dicho a usted que cuentan las historias una sola palabra de verdad? Es bueno que no sabe uno lo que pasa en casa... Y por último concluyeron:

-Mire usted -dijo el uno-, déjeme usted de quebraderos de cabeza; mayorazgo soy, y el saber es para los hombres que no tienen sobre qué caerse muertos.

-Mire usted -dijo otro-, mi tío es general, y ya tengo una las cejas; para llevar el chafarote al lado y lucir la casaca no se necesita mucha ciencia.

-Mire usted -dijo el tercero-, en mi familia nadie ha estudiado, porque las gentes de la sangre azul no han de ser médicos ni abogados, ni han de trabajar como la canalla... Si me quiere usted decir que don Fulano se granjeó un gran empleo por su ciencia y su saber, ¡buen provecho! ¿Quién será él cuando ha estudiado? Yo no quiero degradarme.

-Mire usted -concluyó el último-, verdad es que yo no tengo grandes riquezas, pero tengo tal cual letra; ya he logrado meter la cabeza en rentas por empeños de mi madre; un amigo nunca me ha de faltar, ni un empleíllo de mala muerte; y para ser oficinista no es preciso ser ningún catedrático de Alcalá ni de Salamanca.

-----------------------

Mariano José de Larra. Carta a Andrés escrita desde las Batuecas por el Pobrecito hablador

1 comentario:

  1. Claro, son cosas de un tipo del siglo XIX. Ya se sabe: suena a rancio eso de las ciencias y las humanidades.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...