lunes, 4 de mayo de 2009

Marea negra en Menéame. Yo acuso.

Yo les acuso de mentir, falsear, manipular, adulterar y desvirtuar la realidad con argumentos bastardos; les acuso de traicionar sus propios "valores"; les acuso de doble juego interesado; les acuso de enfermos digitales necesitados de alimentar su propio ego; les acuso, en fin, de ser víctimas de su propia desgracia: la de no tener nada construido más que lo que destruyen a diario.

---------------
Cuentan que Pío Baroja fue preguntado por su valoración sobre un periódico que había comenzado su andadura: el nuevo diario se llamaba
El pansamiento navarro.

Don Pío que, como saben, era de San Sebastián, opinó al respecto:

- ¿Pensamiento... y navarro? ¡Imposible!

Esta anécdota, quizá apócrifa, me sirve para introducir el tema y justificar algún argumento.

El jueves pasado, 30 de abril, fue un día duro.

Lo fue porque se produjo la enésima confirmación de varias cosas, no por muy conocidas, menos dolorosas:

- que que la masa carece de criterio, de juicio y de ganas de tener las dos características anteriores;
- que hay individuos que están dispuestos a poner su ego por encima de cualquier otra consideración;
- que estos últimos son capaces, a base de manipulación, de elevar su farsa personal y necesidad de notoriedad a la categoría de verdad;
- que los primeros adoptan comportamientos irracionales y seguidistas porque es más sencillo, y quizá divertido, destruir que construir, jalear en vez de juzgar, el ruido que las nueces.

Y así es como la indecencia de algunos, unida a la estupidez de muchos, dan como resultado el insulto máximo: el insulto a la inteligencia.

La sociedad está llena de ejemplos y las redes sociales, como espejo de la sociedad, son terreno abonado para estos comportamientos, con el agravante de que cualquier suceso tiene capacidad infinita de amplificación.

Lo del pasado jueves no fue más que un ejemplo paradigmático de lo dicho.

Habrá quién califique la jornada de “victoria”. Lo harán incluso los que siguen pensando que nada ha cambiado y que se van dando un portazo.
Si hubieran leído a Hemingway sabrían que el ganador no se lleva nada; si hubieran leido a Proust o a Zola sabrían que sobre la fachada no se edifica nada; hacen falta cimientos.

Me había propuesto dar nombres, para obligarles a dar la cara más allá de su máscara. Pero finalmente he desestimado esta opción porque son cobardes escondidos tras sus alias y no merecen tal reconocimiento; porque no son más que voceros sin voz propia y porque no han construido nada. Y por tanto, su legado es tan efímero como su miseria digital.

Yo les acuso de mentir, falsear, manipular, adulterar y desvirtuar la realidad con argumentos bastardos; les acuso de traicionar sus propios "valores"; les acuso de doble juego interesado; les acuso de enfermos digitales necesitados de alimentar su propio ego; les acuso, en fin, de ser víctimas de su propia desgracia: la de no tener nada construido más que lo que destruyen a diario.


El resultado de la mixtura de todos estos elementos no fue más que una marea negra que ensombreció cualquier atisbo de vida inteligente, que la hay y mucha.
Por desgracia, el hedor lo invadió todo.
Deseo que un cierzo helado se lleve la nube tóxica. Pero no lo espero, desgraciadamente. Porque, y aquí es donde entra Pío Baroja, inteligencia colectiva es un oxímoron: no creo en ella ni tengo fe en su triunfo. El viernes pasado perdí la poca fe que me quedaba.

Pero según escribo estas líneas, y por culpa de un tal jotape, he decidido volver a luchar por lo que creo.

Ahora veo que he sido víctima de un calentón y de mi tendencia al pesimismo: soy maño, no lo puedo evitar. Hice injustas acusaciones y juzgué responsables a quienes no eran sino víctimas de la estulticia de otros.

A los que habéis construido y contruís un proyecto que demuestra día a día su valía a través de los constantes intentos de manipualción que sufre, gracias por haberlo hecho y por tener las agallas de mantenerlo “decente” contra viento y marea.

El pasado jueves Menéame sufrió su enésimo intento de manipulación. Y me rebelé contra eso. Creí haber pedido la batalla y así os lo hice saber.

Pero un amigo virtual me abrió los ojos: Es el momento de arrimar el hombro y no de abandonar.

Dicho lo cual, no abandono: me arrimo.

… ¡maldito monete….! Sé que me arrepentiré.

-----------------
Bibliografía:
El Pesamiento Navarro.
Pío Baroja.
Oxímoron.
Menéame.
Yo acuso.

12 comentarios:

  1. Una puntualización, el asunto tuvo su momento culminante el jueves por la tarde no el viernes.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchísimo de que te hayan convencido. Le he dado tropecientos besos al monete solo por eso (para ti me reservo otros pocos). Necesitamos, más que nunca, a usuarios como tú, con capacidad de acumular información y procesarla, sin quedarse en la superficie de las frases y los actos.

    No nos dejes jamás :*

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Cierto Juvenal. Corregido. Me bailó que fuera víspera de fiesta. Gracias.

    Xiana: ya ves. Soy maño, cabezón, tozudo, pero noble... ;-)

    ResponderEliminar
  5. ZetaParo: ya te dije si no das la cara aquí no encontrarás nada

    ResponderEliminar
  6. Me gusta este análisis, explica bastante bien que pudo pasar: http://meneame.net/story/la-noche-en-que-ardio-meneame/00054

    ResponderEliminar
  7. Comentario suprimido4 de mayo de 2009, 23:13

    Un administrador del blog ha eliminado esta entrada

    ResponderEliminar
  8. Un post tan ambiguo puede ir en favor de las 2 partes.

    me_meno perdió toda la razón con las formas en las que se expresó (y cada día va a peor), pero en el fondo tiene razon en sus protestas.

    Las normas se aplican arbitrariamente, y con diferente rasero hacia los amigos, el problema no es de lso moderadores, el problema es que existen normas demasiado ambiguas y que se ha nombrado moderadores amateurs, que hacen esto por hobby y que se lo toman como tal, mientras que para otra gente es un negocio, Perl ha tenido la decencia de cargarse con las culpas, eso le honra, pero si no mantiene un orden interno y purga a las malas manzanas que pudren el barril volverá a pasar.

    MMPET solo fue el detonante, no fue la causa http://es.wikipedia.org/wiki/Mot%C3%ADn_de_Esquilache

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que tiene demasiada berborrea...


    Tu eres igual que lo que criticas...un SER ANNIMO.

    Los Payasos al circo...y los hipocriticas terminan solos.

    ResponderEliminar
  10. Cuando pongas nombre y apellidos tendrás razón mietras no dejas de ser un PAYASO.

    XD

    ResponderEliminar
  11. Tampoco Zola las tendría todas consigo cuando hizo público Yo acuso, y mira tú.
    El pesimismo no debe excluir la pelea, cuando merece la pena. Pero es duro, muy duro.

    ResponderEliminar
  12. Siendo Menéame una red social me extrañaría que no existieran problemas de este tipo. La bondad de un sitio se encuentra, creo yo, en su capacidad de supervivencia.

    La tormenta pasará (si no ha pasado ya) pero luego vendrán otras que, seguramente, pasarán también hacia el olvido y el sitio sobrevivirá y seguirá creciendo.

    No soy miembro activo de Menéame, solo lector, pero he seguido con interés este tema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...