viernes, 10 de julio de 2009

Admiróse un portugués...

Admiróse un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés.

«Arte diabólica es»
dijo, torciendo el mostacho,
«que para hablar en gabacho,
un fidalgo en Portugal
llega a viejo, y lo habla mal;
y aquí lo parla un muchacho.»

Esta joya, titulada
"Saber sin estudiar", la escribió Nicolás Fernández de Moratín.

Corría el siglo XVIII... ah! qué siglo...
Literariamente puede que no fuera de los más brillantes de nuestra historia.
Pero fue el siglo de la ilustración, cimiento intelectual de nuestra "civilización" actual, al menos la occidental.

Los versos destilan un cierto, digamos, "desprecio" por nuestros vecinos. Quiero creer que eran otros tiempos.

Pero en éstos que corren, el portugués debería asombrarse de que por uno de sus compatriotas se paguen cantidades insultantes en el nombre del deporte, de la ilusión, de la camiseta y no sé cuántas falacias más, cuando lo que hay detrás es negocio puro y duro, por no hablar de desprecio a la inteligencia.

No soy portugués, pero también me admiro. De que la gente se admire hasta poner precio a la admiración, y admire hasta perder el sentido común.

6 comentarios:

  1. Admírome cuando compruebo que muchos portugueses a los que se entrevista (escritores, cantantes, etc., incluso futbolistas) se defienden bastante bien en español, si es que no lo hablan con absoluta corrección, mientras en nuestro país se cuentan con los dedos los que saben decir obrigado.

    ResponderEliminar
  2. Admírome yo también, ciertamente.

    Los políticos, sin ir más lejos, suelen hablar castellano. Cuántos de los nuestros hablan portugués?

    Buena reflexión Fernando. Lo de los idiomas es este país es de nota.

    ResponderEliminar
  3. De nota elevadísima.
    En Chipre, donde hasta los gasolineros tienen un inglés que ni aquí en 5º de la Escuela de Idiomas, nos comentó un camarero que había estado por Andalucía (región poco turística, como todos sabemos) y se había quedado pasmado del escasísimo conocimiento que había del inglés o de cualquier otro idioma.
    Er milagro españó.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. En el primer disco de Niña Pastori (Entre dos puertos -1995) y por tanguillos de Badajoz, está adaptado musicalmente este poema de MOratín. En otra estrofa de la canción, describe a la perfección ese ambiente de frontera de mi ciudad, donde "lo portugués" siempre está presente, dice así

    Badajoz, la Plaza Alta,
    tres gatos y un soportal.
    Huele a café de puchero,
    y a raya de POrtugal.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo me admiro y mucho de la facilidad que tienen los lusoparlantes para los idiomas, lo digo con conocimiento de causa, llevo casi 40 años por estas tierras y aun no lo domino y conozco a muchos que bordan el castellano, el inglés o cualquier otro idioma. Yo, pobre de mí,leo, escribo, hablo, pero la pronunciación, me delata, en cuanto se pronuncia una "c","s", "ss", "ç" o "z", que para nuestros oidos suenan igual, ya saben que somos españoles.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...