lunes, 7 de septiembre de 2009

El lenguaje nunca es inocente

El lenguaje nunca es inocente. Siempre esconde una intencionalidad.

Con demasiada frecuencia esa intención permanece oculta, implícita o, lo que es peor, disfrazada.

Y también con demasiada frecuencia está puesta al servicio de "intereses" igual de ocultos, implícitos o, lo que es peor, disfrazados.

Cuando los intereses son económicos, políticos, de poder o influencia, los medios y portavoces no suelen tener problemas en "adaptar" el discurso a sus necesidades. Y a veces llegan a extremos incomprensibles.

Y si no, vean estos dos titulares, de dos medios diferentes, ambos "progresistas", ambos interpretando la misma noticia del mismo conocido suceso, servido por la misma agencia:

• El Parlamento iraní solo acepta una de las tres mujeres propuestas para ministro (Soitu);

• El Parlamento iraní da su visto bueno a la primera ministra de su historia (El País)

Cada uno hace una lectura diferente del mismo acontecimiento y, a mi modo de ver, contradictoria.
¿Cuál es el hecho relevante? ¿Qué tratamiento merece?

Uno alaba; otro censura.

Desde que
Juanjo de la Iglesia dejó de presentar el curso de ética periodística, (más aquí) hemos perdido el norte.

El País tiene todo el derecho a interpretar la noticia como considere.

Y yo tengo todo el derecho a no entender por qué seguirle el juego a un régimen que dista mucho de respetar algunos de los acuerdos internacionales elementales, sin control social y legal alguno, y por qué se presta a hacerle propaganda.

"para que luego hablen de objetividad, medios neutrales y blablabla... en los medios la objetividad es imposible"
.

Vuelvo a preguntar por qué. Pero no espero respuesta. Me arriesgo a oir el dicurso de siempre, pero ninguna explicación.



Estrambote:

...Y un niño precoz (Patada al diccionario)

Allí donde el amarillismo no tiene límites.

----------------
Idea original
Autor intelectual:
Solserpiente

1 comentario:

  1. Cuando las noticias dejan de estar motivadas por el interés por informar para generar opinión y comienzan a estar motivadas por informar solo lo suficiente como para que se forme, mayoritariamente, una sola opinión es cuando la prensa deja de ser independiente para comenzar a ser bastarda.

    un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...