martes, 8 de septiembre de 2009

La impunidad del anonimato

Anonimato como forma de cobardía. Impunidad como herramienta de agresión.
La red no tiene separación de poderes. Pero la necesita.
Y el anonimato debe desaparecer. Para que todos quedemos al descubierto con nuestra propio rostro, sin máscaras ni disfraces.


Como no soy más que un nick escondido detrás de un avatar y una pantalla infranqueable, me permito todos los excesos que cara a cara no tendría agallas de cometer.

¿Que no? Yo hago lo me sale de los cojones y los demás me la sudan: sus opiniones, sus derechos, el respeto debido... sólo importa lo que a mí me parece que tiene que importar.

Soy un gañán, un estúpido, un ignorante y un borrego. Pero, precisamente por eso, voy por la vida y me desenvuelvo en lugares públicos y foros digitales con una superioridad y un petulancia únicamente comparables con mi estulticia.

Pero ojo: tengo que estar bien arropado por mis secuaces, bien escondido detrás de la cámara del teléfono móvil o de la pantalla del ordenador y a salvo con una ADSL dinámica.

A ese anonimato le sigue la farsa de la impunidad: si monto el numerito en la calle y me detienen, vendrán papá o el "jefe" a sacarme las castañas del fuego; si le prendo fuego a un autobús, me jaleará el resto del rebaño y me pondrán la medalla al más tonto de la clase, que últimamente se cotiza mucho; si insulto o digo alguna barbaridad en una red social, a lo peor me expulsan, pero al minuto me construyo otro nick a medida de mi miserable cerebro para seguir cultivando mi estupidez.

Ejemplos hay muchos. Demasiados. Y no me refiero (únicamente) a acontecimientos callejeros desmandados.

Me refiero a los farsantes digitales que pueblan la red llenando de mierda todo lo que no sea suyo o no se ponga a su servicio: los Gonzos que te mentan a la madre porque les recriminas que descarguen sus frustraciones digitales en un foro público; los ateos que insultan tu inteligencia con su petulancia intelectual que oculta su necesidad de notoriedad; los prosélitos puestos únicamente a las órdenes de su líder; los niñatos que desean el tiro en la nuca al que no piensa como él; los que nunca reconocen sus errores y se engríen cuando se ven atrapados por sus propios argumentos falaces; los extremos militantes del conflicto por puro entretenimiento, los acosadores de opiniones discrepantes, los verdugos de la diferencia, los de la manía persecutoria....

Todos los demás somos víctimas (quizá a veces también actores) de la situación social actual, que premia al tonto, al estúpido, al graciosillo, al vago, al contumaz... y desprecia a los que generan contenidos, crean recursos, ponen en circulación ideas para su discusión y mejora y fomentan la cultura y la inteligencia.

No son más que basura digital que abusa de los derechos de todos para negárselos a los demás.

La red no tiene separación de poderes. Pero la necesita.
Y el anonimato debe desaparecer. Para que todos quedemos al descubierto con nuestro propio rostro, sin máscaras ni disfraces.

12 comentarios:

  1. Al fin y al cabo lo que ocurre en la red es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad: la impunidad del delincuente de poca monta.
    La policía los detiene (el administrador los expulsa) y a las pocas horas ya están en la calle (y en cuestión de minutos ya se han creado otro nick).

    ResponderEliminar
  2. Ups! ¿Acabo de llamar delincuentes a los anónimos? No era mi intención llegar tan lejos, pero sí la de denunciar la falta de castigo a la que se está acostumbrando esta sociedad.

    ResponderEliminar
  3. Tu y los que quieren capar el p2p soys iguales, quereis acabar con internet, volverlo ''seguro'' y ''legal''. En l fondo esto me suena fascismo.

    ResponderEliminar
  4. En la red no hay anonimato, nuestros proveedores pueden dar fe de ello, siempre es posible averiguar desde donde se conecta uno.

    Tampoco veo mal el que se permita a la gente usar seudónimos (nicks) como antes hacían muchísimos poetas y escritores, especialmente aquellos que se dedicaban a satirizar el gobierno y actualmente muchos amantes los utilizan para romantiquear en internet a escondidas de los cónyuges (que lindo es el amor).

    En mis blogs filtro los comentarios, eso evita sinsabores, aunque la verdad tengo tan pocos comentarios que mi filtro de mantiene impoluto.

    Luego, los otros lugares donde se puede ir, foros, menéame, etc., siempre correrás el riesgo de que entren dos o tres o más incapacitados morales y hagan de la suya pero hay que soportarlos, así como nos gusta disfrutar de lo bueno, hemos de soportar lo malo.

    No, no me molesta el anonimato, y eso que no lo uso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sí anónimo. Fascismo es el de los cobardes que os ocultáis tras un anónimo porque no tenéis agallas ni coraje para dar la cara.

    Y aprende ortografía, anda, que hasta en eso se os nota.

    ResponderEliminar
  6. Sergio:
    Tampoco a mí me molesta el anonimato.
    Puede haber mil razones que lo justifiquen.

    Lo que no acepto es su uso con fines destructores. Una IP dice desde dónde. Pero no forzosamnente quién.

    El problema es que llevamos al extremo la filosofía de que puedes tirar la piedra y econder la mano. Véase a los políticos.

    Sölo defiendo un uso ético de las heerramientas.

    ResponderEliminar
  7. «El anonimato debe desaparecer.»

    Esto me recuerda demasiado a los que reclaman recortar derechos y libertades a cambio de una mayor seguridad. Toda la sarta de tópicos sobre los trolls de Internet (que a todos nos repugnan profundamente) no justifica que caigamos puerilmente en la trampa de pedir a Papá Estado que nos "haga el favor" de controlarnos todavía más.

    Internet no sería lo que es hoy si no se hubiese conformado como un espacio libérrimo y alternativo... Vale, con morralla a espuertas (como en el mundo real) pero también con pequeñas joyas, y sobre todo un lugar donde podemos compartir puntos de vista y experiencias fuera del pensamiento único inoculado por los medios de comunicación. Ya les gustaría a muchos chinos poder disfrutar de esa pizca virtual de libertad, que incluye el anonimato, para poder expresarse sin miedo a las represalias. En general estoy de acuerdo con tus opiniones, pero creo que esta vez has apuntado mal y has errado el tiro: la privacidad no es el problema, es el uso que se haga de ella. De la misma forma que no vamos a prohibir las facas porque haya asesinos navajeros, tampoco es razonable prohibir el anonimato porque haya cuatro descerebrados que toquen los cojones en foros y demás.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Helmer: seguramente me he expresado con torpeza y vehemencia.

    Yo no pido que papá estado venga a supervisar nuestras vidas ni pido restringir derechos con la exucsa de la seguridad.

    Pido un uso consecuente de las herramientas y la defensa de las ideas a cara descubierta. Y por lo tanto, la (auto) eliminación del recurso al anonimato como herramienta de agresión dialéctica y física.

    Completamente de acuerdo en que la privacidad no es el problema, sino su mal uso.

    ResponderEliminar
  9. Dicen que a la gente le encanta internet, por su anonimato y por la facilidad de ser el personaje que sea que te quieras inventar. La cuestión es que la mayoría elige ser lo que realmente es, aunque no se da ni cuenta.

    ResponderEliminar
  10. el anonimato es necesario, no por cobardia, sino que a veces no se puede exponer la identidad. si fueramos con nombre y apellido, quizas no podriamos opinar lo que realmente pensamos, puesto que siempre estamos mediados por normas y/u obligaciones.

    puedo anonimamente escrinir o denunciar algo en un blog que pueda servir a un otro; en persona ya es mas complejo: como me quejo si mi jefe me puede despedir?.

    no se trata de no hacerme cargo de mis palabras, pero en una sociedad de mercado, debo cuidar mi nombre y mi empleo. El anonimato nos permite ser petulantes y odiosos, creyendo que alguien puede sentirse inspirado por nuestras palabras. el anonimato es la libertad en su maxima expresion, es la libertad sin responsabilidad que, si bien puede hacer daño, puede tambien dejar espacio a ideas que podrian ser censuradas o autocensuradas.

    yo tengo aprobacion de comentarios, pero los publico todos. No me molestan los troll, para nada. creo que si alguien se molesta en insultarme, puede incluso de esa discusion salir algo que sirva.

    ojala pudiera exponer con nombre, pero no estoy seguro que tengan todos el criterio suficiente para entender los distintos planos de la vida.

    ResponderEliminar
  11. El problema no es el anonimato o no, sino cómo se use

    ResponderEliminar
  12. Como blog anónimo, opino que hay casos en los que el anonimato esta justificado. Y si no, mira cualquier periódico las cartas al director, depende del tema, solo publican las iniciales de quien las escribe. Yo me escondo detrás de un anónimo por que expreso mi opinión de una forma un poquito visceral y a veces puede parecer intransigente, pero siempre he respetado las de los demás, aun que no coincidieran con la mía, Y si me he equivocado, nunca me ha costado reconocerlo.
    Como muy bien dicen, el anonimato no es el problema, el problema es como se usa.
    ¿Te apetecería entrar en mi pequeña comunidad?
    Se llama “Gente de puta madre + IVA” pongo la cabecera y enlace de esos blogs que considero interesantes.
    Si es así, te agradecería dejases un comentario en mi blog.
    También te invito a que te tomes una cervecita en mi rincón (sin, que después hay que conducir, je, je, je…) en el concurso participo en “Actualidad” pero que si no me consideras merecedor de tu voto, no pasa nada. El que tú me enlaces a mí y yo te enlace a ti será lo que nos quedará y el mayor premio que obtendremos.

    Muchas gracias.

    http://www.loquemetocaloscojones.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...