domingo, 13 de septiembre de 2009

¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!

Nunca como ahora, esta frase está vigente, porque, aunque el contexto fue distinto y las circunstancias difíciles, a día de hoy la inteligencia está condenada a muerte, y la muerte, como símbolo de "mis cojones", al frente del ruido social que reivindica hormonas en vez de neuronas.

--------------
Si el ínclito autor de esta frase siguira vivo estaría muy orgulloso de un tipo del Partido Polular de Galicia que asegura que


"existen "motivos suficientes"
para mantener la estatua del general Millán Astray en una plaza de la ciudad. Después de argumentar que el militar franquista "es un coruñés de pro", el portavoz municipal de los conservadores, Carlos Negreira, emplazó ayer a reflexionar sobre la figura de quien ejerció además de jefe de prensa y propaganda del régimen de Franco. "Estamos hablando de un monumento a una persona que es un coruñés de toda la vida. Una persona que creó un cuerpo [la Legión] que todavía está vigente".

Resulta que un golpista como el general José Millán-Astray, fundador de la Legión y activo colaborador de Franco, del que fue jefe de prensa y propaganda, es "un coruñés de pro, de toda la vida".

Nunca como ahora, esta frase está vigente, porque, aunque el contexto fue distinto y las circunstancias difíciles, a día de hoy la inteligencia está condenada a muerte, y la muerte, como símbolo de "mis cojones", al frente del ruido social que reivindica hormonas en vez de neuronas.

Lástima. Las cosas, en vez de mejorar, cada día están peor.

Les invito a leer acerca de aquel momento y de las circunstancias que lo rodearon.
Y verán cómo no hemos aprendido nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...