martes, 29 de septiembre de 2009

¿Qué hay de lo mío?

Esta era (y es) la frase adecuada para hacer referencia a algún tipo de "deuda" pendiente entre los interlocutores. Pero en general, la frase expresa una forma "discreta" de exigir una contrapartida por algún "servicio" prestado. El matiz "delictivo" de la expresión no sólo es evidente sino que ya forma parte de la picaresca habitual.

Y en aplicación directa del párrafo anterior, las redes sociales se han poblado de "mendicantes" que van preguntando "¿Qué hay de lo mío?" a la pléyade de seguidores que creen que serán capaces de materializar esa petición en forma de beneficio. Y para colmo, sin dar nada a cambio.
Es la forma 2.0 de hacer "tráfico de influencias".

Y no es que haya que hacer las cosas esperando recompensa. Pero el beneficio ha de ser mutuo. Y no lo es, pero los mendicantes te hacen creer que así es. Y te lo crees. Es lo que se llamaba en tiempos de la peseta "dar duros a cuatro pesetas".
Tú haces el trabajo y yo me llevo los beneficios. Porque si hiciera yo mismo el trabajo, sería desenmascarado. Así que disfrazo mis auténticas intenciones egoístas de forma que parezca que, en el fondo, os hago un favor.

Es cierto que internet ha modificado un poco los lenguajes y los canales y formas de difusión. Pero no tanto como nos quieren hacer creer. Han cambiando las palabras para definirlos, pero no el significado último: el pelma sigue siendo pelma aunque le llemen "atentionwhore"; el pedante, pedante, aunque le digan "gafapasta"; el tontolaba, tontolaba, aunque le digan "troll"; el discreto, discreto, aunque le digan "pagafantas". Y el insidioso, insidioso sigue, aunque ahora se le llame "spammer".

Desgraciadamente, y como en la vida real, siempre hay quien sigue el camino que otros marcan sin saber dónde lleva ese camino; y hay quien se aprovecha de esa corriente para beneficio propio y no para beneficio ajeno.
La vida no es una ONG, claro.

Los "voceros" no piden nada a cambio. O al menos, nada tangible. Los "mendicantes" malgastan su "talento" y lo transforman en moneda de cambio.

Lástima. Y "cien años de soledad" para los spammers 2.0.
Aunque sé que "la soledad era ésto"

-----
P.D. Los entrecomillados pretender cuestionar el sentido estrico de cada témino y conferirle un matiz alternativo. Confío en que se entienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...