miércoles, 21 de octubre de 2009

África: la memoria de los exploradores; la huella de los explotadores.

Este año se cumple el centenario de la muerte de Leopoldo II de Bélgica.

Ni en aquel país ni el el Congo, que fue propiedad privada suya, rendirán honores a este personaje que encarna el lado más cruel de la colonización europea en África.

Se calcula que durante su dominio en aquellas tierras fueron exterminados 10 millones de nativos, a los que usó como esclavos para amasar una enorme fortuna personal.
La llegada del hombre blanco a África, adornada con un halo de aventura, consumó también la explotación y el saqueo.


1795.


Un médico escoces, Mungo Park, es enviado por la Asociación Africana, la futura Sociedad Geográfica de Londres, a explorar el curso del río Níger en África ecuatorial.

“Su viaje recuerda mucho a
Naufragios de Cabeza de Vaca. Es decir, es un explorador pobre, tiene que vender incluso sus propios botones para poder sobrevivir, y que curiosamente, tiene una visión positiva de aquello que ve”.

“Hace algo que ningún explorador hará posteriormente, que es comparar las campiñas del subsáhara occidental, de la actual Mali, con el paisaje agrario inglés. Esto es irrepetible. ¿Qué es lo que está diciendo? Que son sociedades bien administradas, son sociedades ricas. En su caso, no es un prospector colonial.”

Albert Roca. Atropólogo de la Universidad de Lleida.


1840.

David Livingstone, médico y misionero, llega al África austral con 27 años, comisionado por la Sociedad de Misiones de Londres.

No le mueve ya solo la curiosidad científica.



“No convirtió prácticamente a nadie, salvó a muy poca gente. Porque no tenían, ni él ni la medicina occidental en ese momento, una capacidad de intervención excesiva. Y sin embargo es muy famoso como explorador. Y no solamente como explorador sino como humanista.”


“¿Qué es lo que hizo Livingstone? No solamente exploró sino que reclamó por primera vez la intervención en África.

Dijo: en África hay un gran problema, el esclavismo, y este problema no lo pueden solucionar las sociedades africanas; tienen que intervenir las potencias.”


Albert Roca. Atropólogo de la Universidad de Lleida.


"en África hay un gran problema,
el esclavismo, y este problema
no lo pueden solucionar las sociedades africanas;
tienen que intervenir las potencias
"


1870.

La pasión por el conocimiento como motor de la aventura empieza a ser desplazada por otros intereses.
Ya son notorios en las expediciones protagonizadas por el periodista norteamericano Henry Morton Stanley.



“Si Livingstone viajaba solo, si Mungo Park también viajaba solo, Stanley viajaba con un ejército de 700 personas, armado, y, además de buscar a Livingstone, se dedicó a establecer pactos, no tanto de ocupación como de vasallaje y de exclusividad en las relaciones económicas en nombre del Rey Leopoldo de Bélgica.”

“Es un cambio importante. De alguna forma ejemplifica qué es lo que está pasando en el siglo XIX. La actividad de Stanley desmiente la curiosidad de Mungo Park o el humanismo de Livingstone como primer motor de la incidencia occidental en África".

Albert Roca. Atropólogo de la Universidad de Lleida.


“Stanley, efectivamente, dibujó el mapa de África con la sangre de los pueblos del Congo que, desgraciadamente para ellos, salían a su paso.”


“En el Congo Belga, el actual Zaire, que es el territorio más grande del África Negra, el corazón de las tinieblas, Stanley es conocido con el pseudónimo de Bula Matari, “el rompedor de rocas”, porque introduce la dinamita, la capacidad de destrucción, la metralleta Maxim, regalo de un comeciante para ver cómo funciona y a ver cuántos se puede matar al minuto, y él trajo unos informes al respecto…”


Ramón Giménez, periodista, escritor, miembro de la Sociedad Geográfica Española.


“Esos famosos exploradores iban por cuenta y a beneficio de los empresarios que necesitaban algodón, lana, hierro, minerales, y luego petróleo. Es así.
Fueron depredarores que tomaron aquello como un lugar de conquista. Y de esto tienen que rendir cuentas a la historia.”


"Fueron depredarores
que tomaron aquello
como un lugar de conquista.
Y de esto tienen que rendir cuentas a la historia"



“¿Quiénes somos nosotros para imponer en ningún país un sistema de convivencia, en nombre de una hipotética superioridad que hay que demostrar?
Es inconcebible.

Los africanos, ni los masai, ni los kikuyu, las grandes etnias de Kenia, no podían ser dueños de las tierras".


"Como le dijo Jomo Kenyatta al Gobernador General Inglés:
- Cuando ustedes llegaron traían la Biblia y nosotros teníamos las tierras. Ahora ustedes tienen todas las tierras y nos ha dejado la Biblia.”


José Carlos García Fajardo. Profesor de Historia del Pensamiento. Universidad Complutense de Madrid.


"Cuando ustedes llegaron
traían la Biblia
y nosotros teníamos las tierras.
Ahora ustedes tienen todas las tierras
y nos ha dejado la Biblia
"


Al principio fue tal vez la curiosidad, un impulso a caballo entre la ciencia y la aventura, la obsesión por llenar los últimos huecos en blanco en quellas tierras ignotas del mapamundi.

De repente África, que “solo” había llamado la atención de Europa como vivero de esclavos, se convierte para occidente en un nuevo eldorado, un botín a conquistar.
El camino está lleno de promesas de tesoros para los exploradores.


“En el fondo la exploración estaría destinada a ir preparando la posesión, la ocupación de esos territorios, según avanzamos en el siglo XIX…”

“Poco a poco se va tejiendo una red de itinerarios en el continente africano que van a ir convergiendo para ir preparando esa ocupación.
Y lo que aún se recuerda en las películas, los sueños, narraciones, como una serie de aventras, tendrá consecuencias dramáticas, todavía no reparadas, para todo un continente.”

Luis Beltrán. Profesor de sociología. Univesidad de Alcalá de Henares.



“Siempre hay un deseo de conocer cosas nuevas, de ver mundos diferentes (…) Como en todas las cosas siempre hay unos pioneros, unos locos que se lanzan a la utopía”

“Los exploradores, los aventureros, provocan a otros aventureros. Si no empieza uno nadie se va… esa es la estela que se va dejando. Los exporadores dan paso a los explotadores.
Los misioneros dan paso a otros misioneros a los que también muchas veces siguen otros explotadores.
La religión, por desgracia, ha abierto caminos por los que luego ha transitado el demonio”.

Alberto Vázquez Figueroa. Viajero. Escritor.


"La religión, por desgracia,
ha abierto caminos
por los que luego
ha transitado el demonio”




“Los europeos de limitaban a establecer en las bocas de los grandes ríos navegables factorías, para intercambiar productos.”

“Entonces la teoría en boga era lo que se llamaba “imperialismo informal”, el imperialimo de libre comercio; es decir, no interesaba tanto la conquista del territorio como la posibilidad de comerciar.”


Hasta 1790, la presencia europea en África es inapreciable: apenas 25 000 colonos. La relación con el territorio y sus habitantes se limita a la explotación de un recurso económico: la trata.


“La trata no significa que los europeos se adentren en el territorio a la caza de esclavos. La trata significa fundamentalmente que los europeos compran a las sociedades africanas o a jefes africanos los esclavos.


"Este “imperialismo informal”, comercial, no lleva a un mayor conocimiento de la realidad africana.
Lo que sí lleva es a una banalización de la violencia en África y a una crispación que va a llevar a la destrucción de formas políticas africanas existentes. Va a llevar a una militarización y a una crispación que va a perdurar durante siglos”.


"El imperialismo informal, comercial,
no lleva a un mayor conocimiento
de la realidad africana.

Lleva a una banalización
de la violencia en África"



La trata de esclavos, uno de los episodios más vergonzantes de la historia de la humanidad, monopoliza durante más de tres siglos el interés europeo por el continente negro. Solo en el XIX empiezan a cambiar las percepciones, por razones culturales, como el auge de los movimientos antiesclavistas, y razones económicas.

“Estamos en Europa en plena revolución industrial y se necesitan una serie de productos, no ya esclavos...

Por ejemplo: se necesita el cacao, un alimento de alto poder energético para los obreros de las grandes fábricas; se necesita el aceite de palma, el famoso “palm olive” para proporcionar elementos de limpieza; el caucho… luego en la conquista hay una lógica comercial, una lógica del beneficio.
Incluso se podría decir que los europeos esperaban obtener de África mucho más beneficio del que en realidad sacaron.”


Francisco Javier Peñas. Profesor de Relaciones Internacionales. Grupo de Estudios Africanos. Universidad Autónoma de Madrid.


Pero junto a esas intenciones, otros impulsos atávicos permiten aceperar el proceso.


Opera como factor de penetración en las tierras incógnitas la vocación misionera. La “salvación” de pueblos que Kipling define como “mitad demonios, mitad chiquillos, criaturas inferiores”. Es la doctrina de la pesada carga del hombre blanco.


Otro factor de penetración es la vocación misionera.
La “salvación” de pueblos que Kipling define como
“mitad demonios, mitad chiquillos, criaturas inferiores”.



-------------------------
Hasta aquí la transcripción de los primeros 13 minutos y 5 segundos del programa de Radio Nacional de España, "Exploradores y Explotadores europeos en África", de Documentos RNE, emitido el día 9 de abril de 2009, que habla del lado más cruel de la colonización europea en el continente africano.

Los entrecomillados son las palabras textuales de los expertos que intervienen en el programa y cuyos nombres figuran al final de sus respectivas intervenciones.

Los párrafos sin entrecomillar pertenecen al guión del programa leído por el narrador.

Os dejo enlazado el podcast por si os ha interesado el tema y decidís escuchar el resto.

-------------------
Bibliografía
-
Exploradores y explotadores europeos en África, Documentos RNE.

- Alvar Nuñez, Cabeza de Vaca; Naufragios.

- Dr Linvingstone, Supongo en Otro blog sin sentido.

2 comentarios:

  1. Hoy he leído la crítica que este mes publica la Revista de Libros de la Fundación Caja Madrid, a cargo de José Antonio Sánchez Villasevil, del último libro de Bernardo Atxaga, titulado "Siete casas en Francia" y que trata, entre otros, el tema del expolio llevado a cabo en el Congo por los hombres de Leopoldo II de Bélgica.

    Por aquí se llega al principio del artículo, pero para leerlo íntegro hay que ser suscriptor:

    http://www.revistadelibros.com/articulo_del_mes.php?art=4470

    Parece que, cada vez más, no elegimos los temas de conversación sino que estos nos eligen a nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Germán Ricoy:

    Gracias al iPod, y a los podcast a los que estoy suscrito, me doy cuenta de que hay mucha gente investigando sobre cosas y tratando temas de verdad relevantes y que no son portada habitual ni en los medios ni en las redes sociales.

    Ojalá estos temas eligieran a más gente. Estamos en ello.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...