sábado, 10 de octubre de 2009

Burka intelectual

Cuando nadie habla de, ni defiende a, los menos favorecidos ni de las nobles ideas, nos rasgamos las ventiduras porque alguien debería hacer algo.

Cuando aparece alguien que se decide a hacer algo, suspiramos complacidos con la conciencia tranquila porque, parece que, alguien hace algo.

Cuando, al fin, alguien decide premiar ese esfuerzo, aparecen los detractores que nunca movieron un dedo y únicamente suspiraron para decir que el premio es inmerecido o que se lo dieron a un don nadie.

Las críticas que he tenido que oir y leer acerca de los Nobel de Literatura y de la Paz de este año me han dejado estupefacto: chistes, bromas, ignorancia, protestas airadas, acusaciones de corte neofascista, estupideces autocomplacientes y gruesas condenas de combatientes de salón. El hedor me provocó náuseas.

Desde aquí os invito a todos a que nos quitemos el "burka intelectual" que nos impide ver que se premian las ideas y los avances, no las personas. Porque todos ellos no habrían conseguido nada si no hubieran subido a hombros de gigantes.

Y tanto Barak Obama como Herta Müller son dos ejemplos perfectos de ello. Su defensa de los menos favorecidos, de los perseguidos, su retrato del horror de la represión, su esferzo por volver a colocar en el discurso público los asuntos verdaderamente importantes y no sus egos, y sobre todo, su mensaje de esperanza, les hacen más que acreedores a unos premios que siempre resultan polémicos porque es mejor criticarlos que apoyarlos.
Eso sí, desde el salón de casa, la barra del bar o la red social de turno.

La historia pondrá en su lugar a cada uno, como hizo con otros premiados.
Pero en el caso actual, y en el momento de recibir el premio, nadie podrá reprocharles que sus intereses son bastardos.

Seguramante muchos otros son también merecedores del premio.
Pero pocos han supuesto, y suponen todavía, una vuelta a lo esencial.

Yo, particularme, apoyo la concesión de ambos premios.

Y os invito a interpretar ambos como se merecen: un paso hacia adelante en una sociedad que llevaba décadas retrocediendo en todos los ámbitos: los derechos, la cultura, la ciencia, la dignidad de las personas, la inteligencia...

Todavía quedan idiotas gobernando, responsables de la estupidez que se ha apoderado del discurso político y social.
Hemos confundido el ejemplo demasiado tiempo. Este es el momento de cambiarlo y situarlo en sus justos términos.
Ya habrá momento para las críticas. Ahora es tiempo de reflexionar y de empujar en la buena dirección.

Dice Isolina en facebook:

Can Obama have it right? Are they going to let him be, unos y otros?

7 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Es esencial valorar los pasos adelante pero también hay que entender que las críticas no están dirigidas tanto a Obama como a los que valoran su esfuerzo. En el caso de los Republicanos no es más que envidia del reconocimiento que está recibiendo fuera de las fronteras de USA, en el de los liberales y demócratas, inseguridad y falta de confianza hacia las posibilidades reales de convertir las buenas intenciones en medidas concretas de paz. Esto último ni siquiera está en manos del presidente de ninguna nación. Independientemente de las altas expectativas depositadas en él y gracias a su espíritu dialogante, su inteligencia y su posición emblemática como primer hombre negro al mando de una potencia occidental, Obama hará lo posible para lograr lo que se propone en un mapa geopolítico dividido y en conflicto y cuyos intereses creados siempre serán más fuertes que sus buenas intenciones. Los mitos aún están vigentes y Obama es el nuevo Hércules, cargando a sus espaldas el peso del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, no sé si Obama merece, o no, el Nobel, supongo que si le dieron es por algo, aunque aplaudo su Plan de Salud aun sabiendo que no es todo lo que se puede hacer, pero sí lo que es posible que le aprueben en el Congreso.

    Por otra parte, el Nobel de la Paz lo recibió Henry Kissinger, personalidad nefasta de la política internacional y sin embargo nadie se araño la cara ni se rasgó las ropas por ello. Si Henry tuvo su Nobel ¿Por qué Obama no?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que estos galardones pueden actuar como un incentivo más en la lucha en favor de los menos favorecidos, aquellos grupos sociales de las que solo nos acordamos cuando aparecen noticias sobre el agravamiento de su situación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sobre el de la paz me callo. Sí he escuchado muchos comentarios sobre el de literatura, y lo único que ponen de manifiesto es la ignorancia literaria de este país. Aquí se sigue la máxima "si yo no lo conozco, no es conocido ni importante", pero claro, quienes más hablan sólo conocen larsons, falcones y poco más. He visto blogs en los que criticaban la de años que llevaban dándoselo a completos desconocidos (nadie hablaba de justicia o calidad literaria): Lessing, Pamuk, Coetzee, Naipul o Le Clezio completos desconocidos, pues vale.

    ResponderEliminar
  5. Querido Rafael, siento no estar de acuerdo contigo en esta ocasión.

    Los premios nobel de lityeratura no deberían de premiar ideas, sino obra. Sin embargo no lo hacen, premian más la política de sus premiados que la obra. Ahora, a mi me ha gustado esta designación a Müller.
    Con respecto a lo eurocéntrico del premio, ahi si estoy de acuerdo con las críticas, ya harta solo se vean el ombligo. Pero bueno, que le vamos hacer.

    Con respecto el nobel de la paz a Obama sí que no estoy de acuerdo. Como digo en mi blog: Entre otras cosas porque no ha dejado de amenazar a Irán, no se ha salido de Medio Oriente, sigue en guerra en Irak y Afganistán (ha enviado hace unos meses ¡21,000 tropas de refuerzo! vaya masacre), tiene bases militares en Colombia, el Congreso estadounidense no ha aprobado el proyecto de ley para reducir las emisiones de carbono y apenas ha habido reducciones en los arsenales nucleares a nivel global desde que Obama subió a la presidencia.
    Y para rematar, esta semana acaba de aprobar el presupuesto militar más grande de la historia.

    Tal vez aqui si tengas razón y lo hayan premiado por sus ideas y no por sus hechos. Tal vez sea el próximo Nobel de literatura, ya escribió un libro.

    ResponderEliminar
  6. Las críticas también se pueden escuchar (cuando alguien ha tenido suerte y ha conservado su empleo) desde nuestros lugares de trabajo, que es donde pasamos la mayoría del tiempo los "currantes". Y el resto del tiempo, si se dedica a hablar de temas de actualidades en el salón de casa, la barra del bar o la red social de turno, no sé qué tiene de malo, aparte de, según tú, criticas el Nobel concedido a Obama.

    ResponderEliminar
  7. Perdón, quise decir "actualidad" y "criticar".

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...