martes, 27 de octubre de 2009

"Te condenamos a ti, Miguel Servet, a ser atado a una estaca y quemado con todos tus libros hasta reducirte a cenizas"






"Matar a un hombre no es defender una doctrina. Es matar a un hombre. No se prueba la fe quemando a un hombre, sino haciéndose quemar por ella".









El 27 de octubre de 1553 murió Miguel Servet en la hoguera, condenado por el gobierno Calvinista de Ginebra.
La condena se produjo en estos términos:

Contra Miguel Servet del Reino de Aragón, en España: Porque su libro llama a la Trinidad demonio y monstruo de tres cabezas; porque contraría a las Escrituras decir que Jesús Cristo es un hijo de David; y por decir que el bautismo de los pequeños infantes es una obra de la brujería, y por muchos otros puntos y artículos y execrables blasfemias con las que el libro está así dirigido contra Dios y la sagrada doctrina evangélica, para seducir y defraudar a los pobres ignorantes.
Por estas y otras razones te condenamos, M. Servet, a que te aten y lleven al lugar de Champel, que allí te sujeten a una estaca y te quemen vivo, junto a tu libro manuscrito e impreso, hasta que tu cuerpo quede reducido a cenizas, y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo.

Servet, aterrado, suplicó uan muerte menos feroz.
Ardió a fuego lento. (Calvino dijo luego haber intentado que lo decapitasen)


De entonces data una hermoasa frase de Sebastien Castellion sobre este episodio. Desengañado de Calvino -que lo llamó "intrumento escogido de satán"- escribió bajo pseudónimo “De haereticis”, que es el primer tratado conocido contra la persecución religiosa
.

Allí dice:


"Matar a un hombre -dijo sobre servet y Calvino- no es defender una doctrina. Es matar a un hombre (...) No se prueba la fe quemando a un hombre, sino haciéndose quemar por ella".



Independientemente de la importancia de sus descubrimientos fisiológicos o de su labor como polemista religioso, la figura de Miguel Servet se distingue como mártir de la libertad de pensamiento y de expresión de las ideas, cualesquiera que éstas fuesen, en abierto desafío a cualquiera que quisiese coartarla.



Bibliografía:
Miguel Servet en wikipedia
Miguel Serveto

Miguel Servet en la página de Villanueva de Sigena
• Guillermo Fatás. Editorial en
Heraldo de Aragón de 27 de octubre de 2009
Sebastian Castellion (1515-63), vehemente defensor de Miguel Serveto

4 comentarios:

  1. "busca la suegra que estuvo detrás"
    Eso es traición de suegra, seguro

    ¿En que momento le dijo Miguel Servet?
    "¡¡hasta los güevos de comer torrijas secas!!"

    y luego las consecuencias, que si el juicio, que si la hoguera...y no lo despellejó antes de quemarlo por no salir en los libros de historia, que si no...

    ResponderEliminar
  2. Mira los suizos, lo modositos que parecían.

    ResponderEliminar
  3. la historia de Miguel Servet es apasionante, recuerdo una serie que se emitió en TVE en los 80 sobre su vida, creo recordad que el papel de Miguel Servet lo encarnaba Juanjo Puigcorvé.
    La verdad es que me gustó esa serie (tantas series buenas hicieron en los 80, ahora no saben lo que es eso..)
    Miguel Servet fué una victima mas del fanatismo religioso, que pena y que dura y tremenda su muerte..
    El ser humano tiene en su interior lo mas oscuro, como puedes defender tus ideas matando a alguien de esa forma? y cuantos crimenes mas se han cometido por esas razones....
    Lo peor de todo es que todavia hoy en pleno 2009, mucha gente sigue siendo una fundamentalista....

    ResponderEliminar
  4. esto es una prueba mas de todas las barbaridades que ha hecho la iglesia en nombre de dios, si saramago tiene razon en su libro y dice asi (el hombre inventa a dios en su cabeza y luego se hace esclavo de el), matar en nombre de dios es facil, si el verdadero cristo resucitaria el vaticano seria el mercado en el que jesus se revelo contra todos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...