lunes, 9 de noviembre de 2009

Ich bin ein Berliner! ¡Yo soy un donut!

Era el año 1963. El muro de Berlín era una realidad que ponía de manifiesto hasta dónde pueden llegar la estupidez y la intransigencia humanas.

Kennedy quiso mostrar su apoyo a los berlineses. En un golpe de efecto histórico, terminó su discurso con unas palabras que dieron la vuelta al mundo:

- "Todos los hombres libres, donde quiera que vivan, son ciudadanos de Berlín.
Por tanto, como hombre libre, me enorgullezco de las palabras: Ich bin ein Berliner".

Lo que seguramente mucha gente no sabe es que "Berlina" (que es como suena la palabra en alemán, más o menos), es además un tipo de pastel con forma de toro o rosco de pan dulce que tradicionalmente está frito. Un dónut, vamos.

Kennedy no era germanoparlante. Y aunque su acento era bueno, no era perfecto.

Así que su célebre frase también sonó a "Yo soy un dónut".



Hoy es el aniversario de la caída de ese ignominioso muro. Pero, 20 años después, me pregunto cuántos muros quedan aún por derribar y cuántos dónuts todavía nos gobiernan.

1 comentario:

  1. Lo siento, pero eso que dice es falso. Puede obtener más información puede visitar http://www.snopes.com/language/misxlate/berliner.asp y http://en.wikipedia.org/wiki/Ich_bin_ein_Berliner#Jelly_doughnut_misconception

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...