miércoles, 9 de diciembre de 2009

Caín fue un pionero en el uso de la "tecnología"

De niños nos contaban que Caín mató a su hermano Abel propinándole golpes con una quijada de asno, procedimiento mucho más eficaz que usar solo las manos, uñas y dientes.
Es de suponer que el bueno de Abel, aunque más jovenzano, algo de resistencia presentaría.
Pues bien, podemos decir que Caín fue un pionero en el uso de la "Tecnología".

Desde entonces hasta hoy, la tecnología ha jugado un papel decisivo en la configuración de la sociedad, pero hasta el siglo XVII y con escasas excepciones, el desarrollo tecnológico ha seguido pasos empíricos independientes de la ciencia.

La magna obra de Isaac Newton, "Philosophiae Naturalis Principia Mathematica", masca un antes y un después. Es considerada por muchos una de las más influyentes en el pensamiento humano. En ella se establecen las bases de la Mecánica que han posibilitado el ingente desarrollo de las máquinas que, más adelante, junto con la Termodiámica, dieron paso a la era del vapor, la gran revolución industrial.
¿Y qué decir del electromagnetismo?¿Y de la física cuántica? Las teorías de Plank, Einstein... de principios del siglo pasado, no solo han influido en la tecnología sino que ha cambiado profundamente la concepción del mundo.

¿Puede una persona en su sano juicio negar que la Ciencia no configure la sociedad actual?

Abundemos en este aspecto mediante un ejemplo.

A muchos de los que ya peinamos canas nos tocó cursar al final del Bachillerato el Preuniversitario, sustitiodo después por el COU y luego por el vigente Bachillerato.
En el primer "preu", la materia dedicada a la Física consistía en el estudio del automóvil. No era descabellado; en su funcionamiento entran de lleno cada uno de los capítulos en los que se divide la Física General y si me apuran, buena parte de la Química.
No es necesario recurrir a más ejemplos salvo mencionar a la telefonía móvil.

¿Han pensado la ingente cantidad de ciencia que ha sido necesaria para poder levar esos pequeños chismes que ocupa un lugar fijo en nuestros bolsillos?

Sin duda, la Ciencia es el soporte de la tecnología pero al mismo tiempo el desarrollo científico está supeditado a los avances tecnológicos. Ciencia y Tecnología consituyen una pareja de hecho, sin posibilidad de divorcio, que impregna nuestra vida.

La sociedad debe ser plenamente consciente de ello pues tiene el deber de aportar los medios humanos y materiales para progresar y no estancarse, siempre de forma compatible con el entorno.
Por lo tanto, es un deber y una necesidad informar de todo lo que atañe a la Ciencia y a la Tecnología, que además, y no se olvide, forman parte de la Cultura.


------------------
Texto extraído del artículo Ciencia y sociedad de J. Alberto Carrión Sanjuán, director de la Cátedra José María Savirón de Divulgación Científica, para Heraldo de Aragón. 23 de noviembre de 2009.
Sin enlace web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...