martes, 1 de diciembre de 2009

La Cultura y los presupuestos

Hay que recordar que la Cultura para el artista es un servicio, para el Estado una obligación y para el pueblo, un derecho.



------------------
La cultura y los Presupuestos
Esteban Villarrocha Ardisa. Gerente del Teatro Arbolé de Zaragoza.


ANTE los anunciados recortes en los presupuestos de Cultura de Ayuntamientos, Gobiernos autonómicos y entidades públicas, son necesarias algunas consideraciones.

En verano, una noticia pasó inadvertida para la mayoría de los políticos: Aragón era la sexta Comunidad con mayor porcentaje en empresas culturales. En Aragón habría unos 15.200 empleos culturales, curiosamente más en la General Motors. Este sector suponía en 2007 un 2,5 de los empleos. Además había un dato alentador: la media de edad era muy joven. Buenos datos para ser optimistas y poder afrontar la crisis.

Se creyó que el sector cultural era inmune a la crisis; pero había voces que alertaban de la excesiva dependencia que la industria cultural tiene de la Administración, de la necesidad de reforma de los sistemas de ayuda, de la necesidad de adaptarse a los tiempos de crisis haciendo una defensa de los puestos de trabajo.

El optimismo del sector era excesivo, se viviá todavía de la nebulosa de la Expo 2008 y del Presupuesto de 2009, elaborado en 2008. El público acudía en mayor número a los actos culturales y todo anunciaba una situación económica pasajera. Pero la proximidad de 2010 ha hecho que veamos las cosas, no como se creía que iban a ser, sino como la realidad impone.
Muy dado es el sector cultural a no mirar más allá.

Los recortes presupuestarios (en cultura) para 2010 alcanzan en algunas entidades públicas el 27%, y eso que llevaban congelados mucho tiempo. Recortes que, por lo que sabemos, afectan a lo que se hacía, es decir a la contratación de actividades culturales. Serán los artistas y los ciudadanos los que sufran los recortes, los quye realizaban y recibían las actividades. Recaen, pues, las cargas sobre las empresas culturales, que por su débil estructura pueden llegar a desaparacer.

Parace fácil para un político reducir el presupuesto de actividades culturales. Esta medida se justifica en la falta de demanda o en que los ciudadanos paguen la cultura; pero para llegar a esto tendríamos que haber fomentado otro tipo de consumo cultural. Es incuestionable que la educación, la sanidad, los servicios sociales son prioritarios; pero ¿y la cultura? Para los que trabajamos en este sector, nuestra actividad tambiñen es necesaria y tiene un componenete de servicio público inequívoco.

El sector es débil. Esto se llava anunciando hace mucho tiempo. Las cosas debáin cambiar para consolidar las industrias culturales. Algunas veces, haciendo broma, pedíamos no depender de los departamentos de Cultura, sino de los de Industria y asumir los retos empresariales como en otros sectores. Quizá eso habría ayudado a no depender tanto de la Administración.

Estamos a la espera de que nuestras Cortes y concejos reflexionen y mantengan sin recortes el gasto en actividades culturales para 2010.
No son buenos tiempos para la lírica, pero tenemos que seguir practicando nuestro oficio.
Se haga lo que se haga, que comience el debate, hablar para construir no cuesta dinero.

Hay que recordar que la cultura para el artista es un servicio, para el Estado una oligación y para el pueblo, un derecho.
------------------

Este artículo apareció publicado en la sección "La Tribuna" de Heraldo de Aragón el día 30 de noviembre de 2009.
No hay enlace web.

Las negritas son mías.
En el título original "cultura" aparace con minúscula y "Presupuestos" con mayúscula y así lo hemos respetado en la transcripción.
En el título de apunte he puesto "Cultura" con mayúscula y "presupuestos" con minúscula porque nos parece más justo.

2 comentarios:

  1. La Cultura es la gran olvidada de nuestra sociedad. Cuando se publicó el recorte presupuestario para el Ministerio de Ciencia en la red hubo una gran campaña contra dicho recorte, los recortes en cultura pasan sin pena ni gloria.

    ResponderEliminar
  2. Javier: porque declararse en contra de la ciencia te sitúa a la altura del autralopitecus; así que más vale posicionarse a favor.

    Pero cuando hablamos de cultura empiezan las excusas sobre lo que es o no es cultura, sobre yo ya leo en internet, eso lo hace mi chico, vaya mierda de película, el tratro no hay quien lo aguante y yo me lo descargo todo con la "burra".

    La ciencia es parte de la cultura, pero los "defensores" de ciencia no quieren mezclarlo por si eso le hacer perder su cuota de protagonismo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...