martes, 16 de febrero de 2010

El auge del tercer género: el género tonto

Leer te hace mejor, aunque no está claro que no hacerlo te haga peor.

Pero, eso sí está claro, leer tiene sus riesgos. El principal, que al hacerlo te arriesgas a leer tonterías.
Tonterías escritas por tontos. Tontos en ejercicio, no de nacimiento. Y son los más contumaces, porque la idiotez es una enfermedad que no afecta a quien la padece, sino a quien le rodea.

Y la web y redes sociales contribuyen notablemente a dar difusión a las tonterías, voceadas por coros de acólitos que, por desconocimiento, seguidismo, soberbia, afán de notoriedad, interés polemista o "fidelidad", confieren a las sandeces de un aura de verosimilitud que bastaría un poco de análisis crítico para desmantelar.
Pero el tema del análisis crítico es harina de otro costal. Hoy nos trae el tema del "género".

En el apunte anterior, comentábamos que "Los sustantivos en español pueden ser masculinos o femeninos", tal y como cuenta la RAE

Y añade la academia: "...En español no existen sustantivos neutros, ni hay formas neutras especiales en la flexión del adjetivo; ..."

Pero en el caso que nos ocupa, no nos referimos al género gramatical, sino al intelectual. A ése que mis profesores de secundaria utilizaban de forma discrecional, el tercer género: el género tonto.

El género tonto se manifiesta en las circunstancias más inesperadas. Por eso todos somos candidatos a engrosar su ya de por sí larga lista.

Suele ser especialmente notorio en compañía de alguna (o todas) las siguientes actitudes:

- te empecinas en mantener una actitud beligerante aun deconociendo el tema;
- acudes en defensa a ultranza de una "causa justa" sin estar al tanto de las circunstancias que la rodean, causas y consecuencias;
- te sientes agredido personalmente cuando alguien rebate sus plantaemientos o cuestiona tus actitudes o motivos;
- respondes únicamente a tus acólitos pero eres terriblemente cansino con todos los demás;
- enarbolas la bandera de lo que es justo o no lo es para ponerlo únicamente al servicio de tus intereses;
- utilizas las expresiones "censura" o "libertad de expresión" en defensa de tus posturas y para atacar las de los demás;
- rechazas de plano las explicaciones y argumentos que entran en contradicción con tu "cruzada personal";
- "democrático" es un término que sólo atañe a los demás;
- te vuelves "más papista que el papa" en asuntos que desconoces, lo que significa, ni más ni menos, que estás siendo manipulado;
- te crees en posesión de la verdad incontestable y desprecias la discrepancia;
- …


Hay más... no quiero ser prolijo.

Fuera de internet, hace tiempo que este tipo de gente está adecuadamente localizada: políticos, faranduleros, tertulianos de pro, mequetrefes mediáticos...
Internet contribuye a ampliar la lista: egobloguers dolidos, twitteros zaheridos, meneantes desabridos, "quijotes" petulantes, infalibles opinadores, spammers contumaces…

Fauna.


---------------

Un "agudo" lector me sugirió abrir un grupo en facebook.
Lo hemos hecho. 


Si te animas a unirte, "que nadie se ofenda. Es únicamente una propuesta de ejercicio de humildad colectiva".



---------------
Bibliografía:
género en el RAE:

~ femenino.
1. m. Gram. En los nombres y en algunos pronombres, rasgo inherente de las voces que designan personas del sexo femenino, algunos animales hembra y, convencionalmente, seres inanimados.
2. m. Gram. En algunos adjetivos, determinantes y otras clases de palabras, rasgo gramatical de concordancia con los sustantivos de género femenino.


~ masculino.
1. m. Gram. En los nombres y en algunos pronombres, rasgo inherente de las voces que designan personas del sexo masculino, algunos animales macho y, convencionalmente, seres inanimados.
2. m. Gram. En algunos adjetivos, determinantes y otras clases de palabras, rasgo gramatical de concordancia con los sustantivos de género masculino.


Del ~ neutro dice: 1. m. Gram. En algunas lenguas indoeuropeas, el de los sustantivos no clasificados como masculinos ni femeninos y el de los pronombres que los representan o que designan conjuntos sin noción de persona. En español no existen sustantivos neutros, ni hay formas neutras especiales en la flexión del adjetivo; solo el artículo, el pronombre personal de tercera persona, los demostrativos y algunos otros pronombres tienen formas neutras diferenciadas en singular.

15 comentarios:

  1. El bueno es masculino, la buena es femenino. Qué es lo bueno?

    ResponderEliminar
  2. Lo que no es "lo": un sustantivo

    ResponderEliminar
  3. ¿De qué estás hablando exactamente?

    ResponderEliminar
  4. Exquisito post este que me deleito de haber encontrado. Desde él se puede partir a otros analisis más abarcadores en medio del abrumador volumen de información que debemos consumir y ordenar para no enloquecer en "este mundo eloquecido donde solo los locos tienen la razón" como escribió Beethoven. Con toda humildad ante la inteligencia, le doy las gracias y sigo su blog.

    ResponderEliminar
  5. Bravo, acabas de descubrir lo que es un "troll" de Internet... veinte años tarde.

    No entiendo esa necesidad de reinventar nombres para que parezca recién descubierto lo que ha existido siempre.

    ResponderEliminar
  6. Estimado (último) Anónimo:

    nada tiene que un troll con la fauna descrita en el apunte.

    El troll existe hace tiempo y su objetivo fundamental es divertirse a costa de los demás, a base de provocar gratuitamente para obtener unos reproches por su actitud que le retroalimenten. Un tocapelotas con todas las letras, con el cerebro igual de vacío que la agenda.

    El género tonto es otra cosa: no hay diversión en su actitud; al contrario, más bien militancia y cierta dosis de compromiso, aunque empapadas con uns gotas de soberbia, intolerancia, sordera, contumacia e incontinencia verbal.

    Si tengo que elegir entre unos y otros, te aseguro que me quedo con los segundos.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Desequilibrios, soy el Anónimo a quien respondes (de hecho ya sabes quién soy):

    Si observas de nuevo las características que atribuyes en el artículo, verás que prácticamente es la definición de "troll". No se requiere compromiso alguno, ni siquiera conocimiento del tema.

    Sucede que los "trolls" ocasionalmente se enarbolan la bandera de alguna causa (la que sea) únicamente para obtener sin esfuerzo una batería de argumentos tópicos con los que crear una hoguera lo más grande posible.

    Pero eso no hace que dejen de ser "trolls", de los de toda la vida. No es militancia, es una vía por donde inyectar su agresividad. Y francamente, si fuese militancia tampoco cambiaría nada.

    ResponderEliminar
  8. (penúltimo y último) Anónimo:

    No te quitaré la razón. Las fronteras son difusas muchas veces.

    La reflexión del apunte está inspirada en "hechos reales" que por discreción no mencionaré, pero te aseguro que los protagonistas no eran en absoluto trolles al uso; sino personas digitales hechas y derechas, bastante conocidas algunas de ellas, que, de pronto, perdieron los papeles y dejaron aflorar un comportamiento enmarcable en el título del apunte y en las características que define.

    Y parto de la base de que todos somos "carne" del tercer género.
    Quod erat demostrandum.

    ResponderEliminar
  9. Buenas. Soy "el último Anónimo" de nuevo.

    Con los años he hecho numerosos y divertidos experimentos sobre el tema y puedo asegurar que, como bien acabas de decir, todos llevamos un "troll" dentro. No se libra nadie.

    La única diferencia suele estribar en hasta qué punto una persona se siente motivada a ejercer como tal. Necesidad de atención, o de destacar, o de decir la última palabra, motivos personales, complejo de superioridad, endiosamiento, intolerancia, paranoia, diversión,... las chispas que hacen que aflore el "troll" de una persona aparentemente normal son innumerables.

    En definitiva, en una situación así nunca te apures lo más mínimo. Cuando veas que ha llegado el momento en que la argumentación resulta fútil e innecesaria, coge palomitas para ti y cacahuetes para ellos y procura pasarlo bien. Si actúas con total calma, el único que se estresará es el "troll". Y cuando se canse de que le ignores intentará retirarse con una dignidad ya perdida de antemano.

    ResponderEliminar
  10. Irónicamente, a mi parecer Sr. Anónimo usted está dando un vivo ejemplo del tema del post....

    ResponderEliminar
  11. Carolina, puedo entender que no te interese mi argumento, pero no me faltes al respeto por haber aportado tres únicos comentarios bien argumentados, que eso es simple debate.

    Quizá tú concibas los comentarios de un "blog" como un sistema para decir únicamente "estoy de acuerdo" y hacer correcciones ortográficas. A mí me parece que ese sistema está ahí para opinar, sin estridencias.

    De hecho el autor de este artículo ya me ha mostrado su conformidad en otro foro donde se ha debatido esto mismo, lugar donde coincidimos originalmente.

    En fin... entiendo que hay personas a quienes los comentarios de más de dos líneas les fatigan.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo: concedamos a Carolina el beneficio de la duda. Tú y yo hemos superado esa etapa y te agradezco tus comentarios y tu tono general.

    Veamos si Carolina quiere ir un poco más allá del comentario apresurado y nos da su opinión argumentada.

    Carolina: invitada quedas a ello.

    ResponderEliminar
  13. Ohh, creo que todos (si me pasa sólo a mí, me da algo) los que manifestamos, en algún u otro momento, opiniones públicas, pecamos con alguno de los puntos que tan bien ha definido.

    Quizá el tonto sea el que no sabe reconocerlo después.

    En cualquier caso, a palabras necias, oídos sordos... Es un refrán que me está viniendo, últimamente, muy bien.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...