lunes, 26 de abril de 2010

"Más que escasez de medios, lo que hay es miseria de voluntad"

La frase es de Ramón y Cajal.

 










Continúa diciendo:


"el entusiasmo y la perseverancia hacen milagros. Desde el punto de vista del éxito, lo costoso, lo que pide tiempo, brío y paciencia no son los instrumentos sino desarrollar y madurar una aptitud".

D. Santiago es conocido pupularmente porque recibió el premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1906, aunque casi nadie sabrá exactamente qué investigaciones le hicieron merecedor de tal distinción.

Casi con seguridad, tampoco estará muy claro para la inmensa mayoría de los lectores el contexto cultural, social y científico en el que se desarrolló su labor.

Un breve acercamiento a su figura nos muestra un auténtico pionero que rompió los moldes de su época, junto a un nutrido grupo que promovió el regeneracionismo de España, y cuyo esfuerzo y tesón no sólo le valieron el reconocimiento personal sino que abrieron el camino para que otros pudieran trabajar en mejores condiciones de las que él tuvo que afrontar, por ejemplo, impulsando la creación de la "Junta para la ampliación de estudios", que dirigió durante algún tiempo.
Pero también son muy interesantes sus facetas menos conocidas. 
Fue un hombre polifacético:

- Contribuyó a la evolución y desarrollo de las técnicas de la incipiente fotografía que quedó plasmada en su obra La fotografía de los colores. Bases científicas y reglas prácticas; además
"utilizó la estereoscopía para presentar sus trabajos científicos. Don Santiago presentó parte de sus muestras para microscopio en fotografías estereoscópicas. Era un gran aficionado a esta técnica y a la fotografía en general. Además de ello escribió sobre este tema en varios libros" (fuente)

- También era un consumado dibujante e ilustrador, habilidad de la que dejó abundantes muestras en sus investigaciones. Aqui encontraréis algunas muestras; y aquí algunas más;

- Además hizo sus pinitos literarios, con la publicación de varios libros como los Cuentos de vacaciones (narraciones pseudocientíficas),


colección de relatos que compaginan el realismo que les confiere el estar basados en hechos o hipótesis racionales con otros aspectos que para su autor son fundamentales: las contradicciones de la personalidad humana, los matices del Bien y del Mal, el interés por los misterios del subconsciente...

o las Charlas de café, pensamietos, anécdotas y confidencias:


mezcla de los diversos temas y problemas que se discutían en las tertulias; los que le habían interesado más. Escribe sobre ello con humor a veces, con ironía otras y lega a ser cáustico o apasionadamente vehemente. Cajal estudiaba a sus congéneres como seres individuales y como grupo... y hacía un análisis profundo de las ideas que se exponían. No es de extrañar que aquellos que se veían o se vean retratados hayan descalificado la obra en su época y en la nuestra: es un libro en el que, entre bromas e ironías, se dicen muchas verdades.

o El mundo visto a los 80 años. Impresiones de un arterioesclerótico, obra en la da su visión del mundo y de los cambios que ha experimentado desde su perspectiva octogenaria.

Una de esas Charlas de Café, el capítulo V concretamente, en la que habla sobre el ingenio, el talento y la estupidez, comienza diciendo:


Dice el espiritual poeta Manuel Machado que de diez cabezas, dos discurren y ocho embisten.

Buen resumen de la sociedad en la que le tocó vivir y trabajar, y que, por desgracia, sigue hoy tan vigente como entonces.

-----------------------
Bilbiografía:



Cajal y la consciencia.
Santiago Ramón y Cajal. 150 aniversario.
Santiago Ramón y Cajal. 1852-2002: 150 años de su nacimiento.
Ramón y Cajal en la Wikipedia.
Ramón y Cajal: 100 años de un Nobel.
Don Santiago Ramón y Cajal: Una lectura en clave epistemológica.
Exposición Ramón y cajal: Un Nobel complutense.

2 comentarios:

  1. Genial la vida de Don Ramón y genial la frase del final.
    Es una pena que ,en esta sociedad, las personas que verdaderamente piensan sean a las que menos se tiene en cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Todas las generaciones terribles, supongo.

    Sobre lo del principio yo creo que no se trata tanto de esfuerzo físico o medios físicos, sino de la psiqué. Uno puede tener mucha fuerza de voluntad, pero si sientes un desequilibrio dentro de ti todo es más difícil. Nunca se puede decir con exactitud el mérito que tiene una u otra persona, tal vez simplemente se dejaran llevar e invirtieran parecidas energías a lo largo de sus vidas con resultados diferentes.

    Claro está que nada tiene que ver esto con la ley del mínimo esfuerzo que se pregona a tres bandas de continuo, sin duda alguna la constancia, la perseverancia y las buenas voluntades son muy grandes (gigantes) bazas a favor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...