lunes, 21 de junio de 2010

No es bastante saber leer; es preciso entender lo que se lee.

Niños y niñas, leed mucho siempre.

"No es bastante saber leer; es preciso, además, entender bien todo lo que se lee, hay que leer mucho y leer siempre cosas buenas.
Vuestros maestros, vuestros padres y abuelos, vuestros hermanos mayores os dirán qué libros, qué revistas, qué periódicos son los que podéis y debéis leer.

Cuando encontréis alguna palabra cuyo significado no sepáis o cuando leáis un trozo cuyo sentido no entendáis, preguntad a vuestro profesor si estáis en la escuela, o a vuestros padres si estáis en casa, aquello que ignoréis.

Si por algún motivo muy poderoso no fuérais a la escuela todo el tiempo preciso, leed en vuestra casa una hora cada día, por lo menos.
Tened muchos libros siempre y conservadlos bien, que ellos son los mejores amigos de los niños. Procurad también, no olvidar cuanto hayáis aprendido en ellos.

No leáis nunca muy deprisa porque la lectura no es una carrera de caballos en lo que dan el premio al que más corre. Poned vuestra atención en cuanto leáis, pensad en lo que habéis leído, hablad de aquéllo y no olvidéis las muchas cosa buenas que hayáis aprendido con la lectura".



--------------
Esto decía Pedro Arnal Cavero, maestro de escuela, educador y divulgador,  en 1923, en su libro "lecturas".

De su magisterio cabe destacar:
En 1911, formó parte del primer grupo de maestros españoles a quienes la Junta para Ampliación de Estudios pensionó para que conocieran el funcionamiento y la organización de las principales instituciones educativas de Francia y Bélgica. Por eso, a su vuelta, ensayó algunas de las iniciativas que tanto le impresionaron durante su visita a las escuelas de estos dos países, pronunció conferencias en las que relataba lo esencial de su viaje, y firmó decenas de artículos en la prensa sobre todo lo que podría hacerse en las escuelas de Aragón para aproximarlas a lo que ya se estaba haciendo en las de Europa.

Siempre dio suma importancia al cultivo de la inteligencia.

5 comentarios:

  1. le digo a una amiga que lea, pero me dice que no le gusta y creo que le irá muy bien pues está en la universidad y tendría que estar sacando mejores notas para todo el rato que le dedica a estudiar. Yo con 10 veces menos de tiempo saco mejores notas en todo, y siempre lo he atribuido a mi afán lector.
    Le he recomendado para empezar Siddharta de H. Hesse, pero no creo ni que se acuerda ya, algún consejo?

    ResponderEliminar
  2. Aconsejo una relectura del texto para advertir algunas erratas (por ejemplo: "muchas cosa buenas") .

    No deja de tener su gracia que un texto tan corto que aboga por los beneficios de la lectura no haya sido mínimamente revisado.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada, de un aragonés no muy conocido. Muchos maestros aragoneses de aquella época fueron excelentes para los medios que tenían.

    ResponderEliminar
  4. Pues es perfectamente aplicable a hoy mismo.

    Y seguimos sin hacerle caso. Así nos luce el pelo.

    ResponderEliminar
  5. Considero que hay en juego dos cuestiones diferentes : una leer, internet,otra.
    Quién lee literatura, un lector.. sabe que la relación interlocutor- autor es insuperable por otro contexto o herramienta.
    Me hago eco de las palabras de Eliot al decir que la escritura permite las sutilesas..
    Escribir es un entrenamiento del decir donde cada texto nunca tiene palabras definitivas.
    Como condición tentativa de la escritura, requiere de cierto vaciamiento de quién escribe, entregarse a la imprevisibilidad de lo que se escribe.
    Otro punto que considero es definir los conceptos que suelen confundirse de : información (la que brinda internet,de fácil acceso),conocimiento y otra muy diferente que es el saber.
    Saludos.
    Liliana.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...