miércoles, 25 de agosto de 2010

El acceso a la cultura como derecho y deber

El método Lectura Fácil tiene como objetivo el desarrollo de la igualdad de acceso, participación y disfrute de la lectura de las personas con discapacidad. En este sentido destaca la labor del Grupo DILES (Discurso y Lengua Española) de la Universidad Autónoma de Madrid, que dentro del programa I-D+i, se compromete a establecer nuevas herramientas y materiales que permitan que la sociedad se desarrolle bajo el principio de la inclusión total.


Jesús Verdegay para cermi.es, número de julio-agosto 2010, pág. 18.

----------------
El acceso a la cultura como derecho y deber


En un pueblo de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivió no hace mucho tiempo un hidalgo… Así comienza el primer capítulo de ‘Don Quijote de la Mancha’ en su edición de “fácil lectura”, idea que se define como un método de adaptación y redacción de textos que pretende hacer accesible diferentes documentos a personas con déficit de lectura y comprensión lectora.

Este proceso se basa en la aplicación de un conjunto de normas de ajuste lingüístico, ortotipográfico, y editorial, contenidos resumidos y realizados con un lenguaje sencillo y claro. También las ilustraciones juegan un papel relevante, refuerzan las sensaciones e inspiran y estimulan al lector. Este tipo de textos adaptados no sólo va dirigido a personas con discapacidad cognitiva, también a hombres y mujeres con baja formación cultural o problemas de tipo social, hablantes no nativos e inmigrantes recién llegados. Al tiempo que comprensibles, los textos deben de estar escritos en un idioma digno y adulto.

Este sistema de aprendizaje surge desde diferentes instituciones y movimientos preocupados por garantizar el acceso a la información, a los bienes, productos y servicios de las personas con discapacidad intelectual. Un ejemplo es el proyecto Universidad Autónoma de Madrid-Fácil Lectura, idea que nace en 1994 a iniciativa de la Fundación General de esta misma universidad. Este movimiento, que toma ideas de otros planes como plain language o easy-to-read, dentro del ámbito anglosajón, se conforma de un equipo interdisciplinar de profesionales dentro del área del lenguaje y la educación.

En la actualidad el Grupo DILES (Discurso y Lengua Española), constituido por filólogos, lingüistas y expertos en ciencias de la comunicación de la UAM y de otras universidades españolas y americanas, se plantea como reto fundamental la creación de una variante escrita de la lengua común, capaz de ser comprendida por lectores de perfiles diferentes, y en contextos comunicativos diversos.

“Queremos contribuir al desarrollo de la igualdad de acceso, participación y disfrute de la lectura de las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social, en línea con las demandas recogidas en la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y en otras normativas”, explica Alberto Anula, director de proyectos sobre facilitación de la lectura del grupo DILES de la UAM.


“Las bibliotecaspúblicas debenesforzarse porincluir a laspersonas condiscapacidad”



LEER ES UN DERECHO DE TODOS
A través de este lema se expresa el ideal de democracia y el compromiso con los derechos humanos. Como expone Anula, desde una perspectiva cultural, el hombre es un homo lector: “La cultura es el conjunto de conocimientos que hemos adquirido como especie mediante el estudio, el trabajo y la lectura”. Este experto, también profesor titular de Lengua Española en la UAM, insiste en que la creación de materiales accesibles es un deber fundamental de toda sociedad democrática, labor que se enmarca dentro del derecho a estar informado y a participar libremente en la sociedad.


En aras de garantizar estos derechos el grupo DILES ha adaptado varios textos legales y normativos. También, y con el apoyo del Ministerio de Cultura se ha creado la colección “Clásicos en fácil lectura”. ‘La Celestina’, ‘El Lazarillo de Tormes’ y ‘Don Quijote de la Mancha’ constituyen las tres primeras joyas adaptadas de las letras españolas.

“Pretendemos reconvertir progresivamente las obras clásicas de la literatura en español de España e Hispanoamérica para que las personas con dificultades de comprensión lectora tengan la oportunidad de acceder a nuestro patrimonio cultural en condiciones adecuadas a sus capacidades”, alega el profesor Anula.

En paralelo a la creación de libros accesibles, DILES ha puesto en marcha el programa Clubes de lectura accesible. El fin de este propósito es socializar la lectura, que los lectores compartan su experiencia, que se “vivan las historias”. Esta actividad pionera en San Sebastián de los Reyes (Madrid), cuenta hoy en día con más de diez Clubes de lectura accesible en la Comunidad de Madrid.

Del mismo modo se ha impulsado la Red Iberoamericana de Lectura en Español Accesible. Trabajo que incluye una iniciativa para crear en las bibliotecas de España y América secciones de libros y materiales en Fácil Lectura para personas con discapacidad, con analfabetismo funcional o con escasos hábitos de lectura.

“Las bibliotecas públicas no deben quedar al margen de los esfuerzos por incluir a todas las personas y, de manera particular, a aquellas que requieren un esfuerzo solidario”, así concluye el especialista.

Mientras, se espera que en el futuro estos estudios proporcionen un estándar para la facilitación de los textos en español, al tiempo que se desarrollan soluciones tecnológicas al alcance de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...