viernes, 26 de noviembre de 2010

Cómo conseguir que los jóvenes dejen de leer

La lectura es la principal ocupación y motivación de esta bitácora: campañas de promoción, reseñas de libros o curiosidades en torno a libros y escritores han ocupado muchos apuntes.

Y siempre considerando que la lectura, sea cual sea el medio, lugar, dispositivo o temática, es una herramienta indispensable para poder acceder y comprender cualquier conocimiento posterior, de la índole que sea.

La lectura suele relacionarse siempre con los estudios de "letras" frente a "ciencias". Craso error, del que ya hemos hablado muchas veces. No insitiremos ahora.

Pero es cierto que los estudiantes de bachillerato son los que suelen vivir de forma más dramática el problema de la lectura: es el momento del tránsito de la lectura "escolar" a la lectura como hábito; es el momento en el que las lecturas ya no solo pretenden diversión sino que sirven como pretexto para entender la historia de la literatura, de la cultura, de la filosofía, de la ciencia...

Por desgracia, en matemáticas, física, química, biología... (asignaturas de ciencias) no existen lecturas obligatorias o recomendadas: con lo excelente que resultaría leer los trabajos (o estudios sobre ellos) de los grandes científicos que en el mundo han sido.

En Literatura sí existen esas lecturas obligatorias y recomendadas.
Las principales críticas que hemos escuchado y leido acerca de las causas de la pérdida del hábito lector a estas edades tienen que ver con los libros que han tenido que leer, a menudo aburridos, obsoletos, farragosos, desactualizados... poco o mal adaptados a los nuevos alumnos y a las nuevas necesidades académicas y alejados de los nuevos recursos tecnológicos diponibles.

Cada profesor tiene en el fondo un cierto margen de maniobra para adaptar esas lecturas o afrontarlas de forma amena y original. Pero lo cierto es que las lecturas obligatorias de la asignatura de Literatura Universal, no ayudan en absoluto a conseguir los objetivos de la asignatura ni los de fomentar el hábito lector a través de productos interesantes.

Veamos lo que dice Fernando López, profesor de Secundaria y Bachillerato, en una carta dirigida al director de EL País, el día 25 de noviembre de 2010:


-----------------
Fomentar la lectura

Como profesor de Lengua y Literatura Española de Secundaria y Bachillerato, considero que uno de mis fines primordiales ha de ser el fomento de la lectura. Sin embargo, las comisiones que elaboran los exámenes de acceso a la Universidad parecen tener un objetivo muy distinto: exterminar de una vez por todas el interés de los posibles lectores. Han decidido acabar con los pequeños grupos de "lectores rebeldes" que puedan estar cursando la asignatura de Literatura Universal. Para ello, nos han distribuido a sus profesores un listado de lecturas obligatorias de claro carácter disuasorio:

1. De todas las novelas cortas del Decamerón, se nos obliga a trabajar con tres relatos en los que no hay ni un ápice del humor, del vitalismo ni, mucho menos, del erotismo que caracterizan la mayor parte del texto de Boccaccio. Gracias a estos tres títulos tristes y moralistas se logrará, sin duda, que los alumnos no deseen acercarse a esta obra nunca más.

2. En cuanto a Shakespeare, se escoge Romeo y Julieta, el único texto que nuestros chicos ya conocen, que han visto en mil versiones y que no les supondrá reto intelectual alguno.

3. Por supuesto, en la poesía romántica no se apuesta por Byron -más cercano a la sensibilidad adolescente tanto en su estética como en sus temas-, sino por Keats y Coleridge, que se hallan -básicamente- en las antípodas de nuestro alumnado (elegir la Oda a un ánfora griega de Keats supone no tener ni la más remota idea de cómo es un instituto actual).

4. No se deja ni un resquicio para lecturas que se salgan de lo canónico: ni novela negra -Hammett, Chandler-, ni ciencia ficción -Huxley, Orwell, K. Dick, Bradbury-, ni títulos del último tercio del siglo XX. En definitiva, nada que suscite la curiosidad de los alumnos.

5. Por último, tampoco existen las autoras: no hay una sola escritora en su listado.

Gracias a planteamientos como estos, cada curso tenemos más alumnos capaces de superar mecánicamente unos exámenes risibles, pero incapaces de expresarse de forma adulta y crítica. Alumnos a los que, en un ejercicio de cinismo, les recriminaremos -cómo no- su desinterés por la lectura.


----------------------

Desconozco cómo y quién elabora esta lista de lecturas.

Quisiera creer que no son sesudos funcionarios alejados de las aulas los que deciden qué lecturas y autores son más convenientes; me gustaría pensar que lo hacen profesores con experiencia docente y conocimiento de la actualidad educativa y tecnológica... pero visto el listado algo me dice...

La imagen está sacada de Algunas propuestas para aumentar lectores.

6 comentarios:

  1. No lo sé. Pero:

    http://lasideasvarias.blogspot.com/search?updated-max=2010-11-09T12%3A02%3A00-08%3A00&max-results=5

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no estoy muy DUCHO...- (TRATRTRNNNN...)

    ResponderEliminar
  3. MUY BUEN post!

    Totalmente de acuerdo.

    Tengo 32 años y cuando cursé la secundaria me gustó mucho leer: "Cazador Oculto", "Farenheit 451", libros que me metieron literalmente en la lectura y dejaron con ganas de mas ...de volver a encontrar esa sensación esa experiencia.

    Con Cazador Oculto me rei mucho

    Creo que hace falta mucho de eso en las lecturas que proponen...los libros que los chicos deben leer deben generar emociones, compromiso, curiosidad y no aburrimiento...

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Llevo años convencida de lo siguiente: aquellos que elaboran tanto los currícula de nuestra materia como las listas de lecturas obligatorias son gente a la que no les gusta leer o por lo menos no han leído lo suficiente...Así de claro.
    Y seamos sinceros: todos nos hemos topado con bastantes compañeros que llevan sin leer un libro desde que han acabado la carrera (o desde antes) y se limitan a recomendar, curso tras curso, los mismo títulos mugrientos - a menudo superpublicitados por editoriales - sin ninguna calidad literaria, por quitarse el asunto de encima.
    Es un tema que da mucho de sí.
    Y es que ya la propia etiqueta de "lecturas obligatorias" produce estremecimientos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. A veces me parece que el objetivo es precisamente ese, que dejen de leer. Porque de otra forma no tiene sentido...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...