viernes, 10 de diciembre de 2010

Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos

"Prefiero vivir antes que leer.

En verano prefiero estar metido en el mar que frente a un libro.

Prefiero conversar antes que leer diálogos, prefiero ver antes que imaginar, y si imagino es lo que yo imagino, no lo que un libro describe."


Este comentario llegó ayer a la entrada Libro viene del latín liber; Libre viene del latín: liber. Leer es ser libre. Es lectura; es cultura, que publicamos con motivo del Día del Libro.

Es la aportación anónima de un, diríamos, "disidente" de la lectura y los libros.

Y presenta un interesante punto de vista que refleja un sentir personal alternativo. Lo que el anónimo comentarista no contempla es que no es contradictorio vivir con leer; el mar con el libro; conversar con leer lo que otros conversan, aunque sea en la ficción; ver con imaginar.

Al contrario: sus experiencias vitales de sentir, imaginar, conversar... serán más ricas con el complemento de la lectura. Leer es parte de la vida.

El comentario, me temo, es la consecuencia de una defectuosa educación.
Desde aquí no podemos hacer mucho más que intentar convencer al autor del comentario de que, al contrario de lo que cree, la lectura le hará mejor.

Decía Borges: "Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído".

Y más recientemente Vargas Llosa: "Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado". "Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos".

Y si nuestro anónimo lector no nos cree, le dejo  50 razones para leer (en este caso a Vargas Llosa, aunque es extrapolable a (casi) cualquier escritor y a todo acto de lectura). Algunas de ellas:

• "A todos los grandes novelistas hay que leerlos para saciar nuestro innato deseo de escuchar historias". José Antonio Marina.

• "La alegría de encontrarse una historia bien contada, que rezuma ingenio y profundidad". Lorenzo Silva.

• "Para disfrutar y para disfrutar aprendiendo". Luis Landero.

• "Hay que leerlo porque es un escritor que jamás se separa de la realidad, pero la utiliza para trascenderla, para universalizar cuestiones que parecían concretas y limitadas, sea la educación en un colegio paramilitar o la vida bajo una dictadura determinada. Ha entendido como pocos la capacidad omnímoda de la novela para crear mundos autónomos en los que lo "real" no es la correspondencia con una realidad exterior, sino la cohesión interna y la armonización de elementos que, fuera de esa unidad narrativa, serían tal vez incompatibles". Ricardo Senabre.

• "…ha hecho bueno el aforismo clásico de deleitar aprovechando". Carlos Bousoño.

• "…es un maestro de ese modo de novelar que, en un lugar de la Mancha, derrotó a los malos libros de caballerías, por más que estos se empeñen en regresar." José María Merino.

• "Leer buenas novelas nos brinda una posibilidad inestimable: la de multiplicar nuestra alma y experimentar sentimientos e ideas que sin ellas nos estarían vedadas". Fernando Savater.

1 comentario:

  1. Dos personas de muy diferentes círculos me han soltado en el último mes un rotundo "leer está sobrevalorado" Ahondando un poco más en la conversación he podido comprobar que hay demasiada gente que asocia unívocamente libros con conocimiento, es decir, sólo conciben los libros, del tipo que sean, con los del colegio e instituto. Y claro, en unos días como los que nos han tocado, en la que casi todo el conocimiento está a dos clics de distancia.. rehuyen de los libros.

    la solución es fácil y enormemente difícil a la vez, que cojan tres libros y comprueben por ellos mismos lo equivocados que están.

    Salu2 y unas birras frescas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...