lunes, 28 de junio de 2010

Al final... ¿ruido?

Redes ¿sociales?

"Cada dia me da más pena el rumbo que ha decidido -o consentido- tomar mi generación: esos jovenes nacidos a mediados de los ochenta, los ultmos que se divirtieron a lo grande jugando al futbolín, construyendo casetas en las obras o recorriendo los caminos, armados con espadas de caña y tirachinas.


Hoy tenemos 25 años. Unos estudian, otros trabajan. La mayorñia está en el paro. Disponen de una cantidad de tiempo libre que malgastan en no hacer nada útil. Ni para los demás ni para ellos mismos.


No pretendo hablar de labores caritativas o de buena vecindad, Dios me libre, Hablo de leer un libro, organizar una excursión, visitar una exposición.


Observo cómo todos estos buenos placeres se ven eclipsados por nuevos placeres -o placebos-, esclavos de la mayor vagancia mental y espiritual. Y en el epicentro de todo, esa nueva moda de las redes ¿sociales? Una forma de vida tan superficial e inútil como artificial.


Todo se soluciona en conversaciones a modo de chat, triviales y vacías. Cualquier gran instante que tenga la desdicha de ser fotografiado adquiere mayor importancia como imagen que como sensación o recuerdo, un fugar protagonismo que lo convierte, en cuestión de unos pocos comentarios - lol, XD, jajaja-, en un juguete roto.


¿Habremos convetido nuestra vivencias en artículos de usar y tirar y nuestras propias vidas en un objeto de consumo?"


------------
El texto pertenece a una carta enviada por Juan Ovejero, de Madrid, al suplemento XLsemanal, y publicada en el suplemento correspondiente a la semana del 27 de junio al 3 de julio de 2010, bajo el título "redes ¿sociales?"

Aun no estando de acuerdo del todo con sus conclusiones, sí lo estoy con el análisis previo.
Cierto que nuevos medios traen nuevos lenguajes; nuevos canales, nuevos hábitos; las formas de comunicación se modifican y actualizan y los escenarios de la comunicación se redefinen.

El triunfo de la trivialización es un hecho, pero no solo en las redes sociales, con sus nuevos usos y costumbres, sino en los medios de comunicación tradicionales.
E internet no es ajeno a esa tendencia. Acaso el público quiere consumir trivialidad pero, como en otras ocasiones, la contradicción está sobre la mesa: ¿Consumimos trivialidad porque es lo que queremos o porque es lo que se nos da? ¿Generamos trivialidad porque "no nos da para más" o porque sublimamos nuestras frustraciones diarias en los nuevos canales de comunicación? ¿Buscamos distracción y entretenimiento para relajar tensiones y ahuyentar fantasmas o para demostrar "algo" frente a otros?

Por desgracia el ruido se impone a las nueces y la contaminación acústica es de tal calibre que solo nos queda el remedio de hacer que nuestro ruido se imponga al de los demás.

Al final... ruido.

---------
P.D. Edito. Como bien señala Alberto en el primer comentario, este post es una generalización sin ánimo de tener validez universal.

Claro que hay usos sociales bien interesantes. No es nuestra intención meter en el mismo saco esas iniciativas.

viernes, 25 de junio de 2010

"Señores jueces: ¡nunca más!" Ernesto Sábato cumple 99 años


Ernesto Sábato: Escritor, ensayista, Doctor en Fisica, investigador, poligrafo, activista desde su militancia comunista universitaria hasta las acusaciones de "miembro de la hipocresía argentina" en tiempos de la dictadura militar... quizá el último representante vivo de la gran literatura argentina, miembro destacado del boom de la literatura latinoemricana, candidato eterno al Premio Nobel de literatura... cumplió ayer 99 años.

Su peripecia vital y obra literaria son notables, pero, desde este apresurado homenaje, su aportación más notable fue su compromiso con los derechos humanos: presidió la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) "con el objetivo de investigar las graves, reiteradas y planificadas violaciones a los derechos humanos durante la llamada guerra sucia de entre 1976 y 1983, llevadas a cabo por la dictadura militar argentina".

"Esa investigación fue plasmada en el libro Nunca Más (o también llamado Informe Sabato), el cual abrió las puertas para el juicio a las Juntas de la dictadura militar."

Buscando en enlace directo al informe nunca más, me encuentro con ésto
"El sitio de web de nuncamas.org ha sido dado de baja de la internet. Nosotros aquí presentamos una copia del material allí encontrado. Por favor noten que los buscadores no funcionan."

Estremecedor. 

Siempre hemos sostenido que los autores nunca están a la altura de su obra.
En este caso, y con todos los matices que ustedes quieran, el autor y su compromiso social, sobrepasaron con creces a su obra literaria.


Moby Dick y el vertido del Golfo de México: el paralelismo con Ahab

En las semanas transcurridas desde la explosión de la plataforma, los paralelismos con Moby Dick han sido dolorosamente reveladores a medida que el vertido se convierte en un recordatorio de las limitaciones del hombre para controlar la naturaleza para satisfacer sus necesidades.

Uno de los temas de Moby Dick sigue vigente:
"la gente en tierra firme no quiere saber de las cosas feas que pasan en el mar". "Queremos comodidad, pero no saber demasiado de dónde viene o lo que la hace posible".

Pero igual que los balleneros tenían que alejarse cada vez más, las empresas petroleras están perforando cada vez a más profundidad, hasta niveles que solo son posibles gracias a la tecnología más avanzada, funcionando hasta sus límites.



------------------
"La paralaje de Ahab: tras la avidez de aceite de ballena, la de petróleo"

Un barco especialmente preparado se aventura en aguas profundas del acéano en busca de aceite de ballena, cada vez más difícil de encontrar.
La jerarquía a bordo se complica. La ambición supera en importancia a la habilidad. Las impredecibles fuerzas de la naturaleza se despiertan de repente y la muerte y la destrucción llegan con ellas. "Algunos se cayeron de bruces", explicaba un testigo ocular en referencia a la tripulación afectada. "A través de la grieta, oían manar las aguas".

Las palabras podrían haber salido fácilmente de la boca de los supervivientes de la malograda plataforma petrolífera Deepwater Horizon, matando a 11 personas y provocando el mayor vertido petrolifero de la hisotria de los EE.UU. Pero el que las pronuncia es el grandilociuente y díscolo hombre de Manhattan al que conocemos como Ishmael, cuya propia embarcación malograda, el ballenero Pequod, solo navegó por las páginas de Moby Dick.

En las semanas transcurridas desde que se produjo la explosión de la plataforma, los paralelismos entre este desastre y la catástrofe postmodernista que imaginara Melville hace más de un siglo y medio han sido en ocasiones impactantes, y dolorosamente reveladoras a medida que el vertido se convierte en un recordatorio de las limitaciones, incluso hoy en día, de la capacidad del hombre para controlar la naturaleza para satisfacer sus necesidades.

A lo largo de los años, la novela ha servido como una metáfora sorprendentemente flexible para todo tipo de cosas, desde la energía atómica hasta la guerra de Irak. Ahora, a 80 km de la costa de Luisiana, sus temas (la arrogancia, la destructividad) siguen tan vigentes como siempre.

La gigante petrolera británica BP, que arrendó la Deepwater Horizon para perforar el pozo, ha sido elegida de forma natural para el papel de Ahab; la última vez en uno de los blogs de Al Jazira escrito por Nick Spicer, que compara la misión maniaca del cazador de ballenas con los peligros de la codicia 

"no solo de un hombre como el capitán Ahab, sino también de toda la tripulación y de toda la sociedad que apoya esta búsqueda de aceite por todo el mundo".

Andrew Delbanco, autor de Melville: his world and work, comenta:
"Es inevitable establecer una analogía entre la búsqueda incansable de aceite de ballena en la época de Melville y de petróleo en la nuestra".
La historia de Melville "es sin duda, entre otras muchas cosas, un cuento con moraleja sobre el terrible coste de explorar la naturaleza para los caprichos del hombre".
"Es una historia de autodestrucción infligida al que destruye y la visión apocaliptica del final parece espeluznantemente pertinente hoy en dia".

La caza de ballenas era la industria petrolífera de su época, los siglos XVIII y XIX, cuando cientos de barcos surcaban los acéanos en busca de aceite que podía obtenerse de los mayores mamíferos del mundo. De los cuerpos de los cachalotes podían extrarse docenas de barriles.

El aceite se quemaba en millones de lámparas, servía como lubricante para máquinas y se procesaba para producir velas reconocibles por su llama clara y brillante. Además, los huesos de ballena podían usarse para armar corsés, la piel podía curarse para producir cuero, y el ámbar gris, la aromática sustancia digestiva, se podía incluir en perfumes. Los puertos de Nueva Inglaterra eran los centros energéticos de su época y se crearon fortunas con dinero obtenido del aceite de ballena.

Según Philip Hoare, autor de The whale: in search of the giants of the sea, hubo un momento en que EE.UU. llegó a exportar cuatro millones de litros al año a Europa.

Pero de modo muy similar a la industria petrolera moderna -que se inició en la década de 1850- la caza de ballenas se topó pronto con los límites de sus recursos. Los cotos de caza cercanos a norteamérica habían desaparecido a principios del XIX. Y las distancias que los barcos tenían que recorrer para seguir encontrando ballenas provocó el suceso que inspiró Moby Dick, el hundimiento del ballenero Essex, al que embistió un cachalote en el Pacífico Sur, a más de 16.000 km de su lugar de origen.

El Essex se dirigia allí para cazar en un lugar con abundancia de ballenas llamado el Coto del mar, un nombe que hace pensar en la altamente productiva región petrolífera en la que la Deepwater Horizon estaba funcionando cuando estalló. Los yacimientos submarinos de este tipo han hecho del Golfo de México la fuente de petróleo que crece más rápido de EE.UU. y supone un tercio del suministro nacional.

Pero igual que los balleneros tenían que alejarse cada vez más, las empresas petroleras están perforando cada vez a más profundidad, hasta niveles que solo son posibles gracias a la tecnología más avanzada, funcionando casi hasta sus límites. La Guardia Costera ha advertido de que esta tecnología ha avanzado más deprisa que la vigilancia del Gobierno y también de los medios para corregir fallos catastróficos.

Sin embargo, Delbanco advierte de la tendencia a creer que Moby Dick es una obra moralizante sobre el medio ambiente. Melville se preguntaba si la ballena "no debía ser erradicada por fin de las aguas, y la última ballena, como el último hombre, fumar su última pipa".

Pero da la impresión de que habría considerado que la pérdida sería mayor para la literatura que para el ecosistema. "Incluso aunque se asqueaba de su ceguera y su brutalidad, Melville aplaudía el heroísmo de los cazadores que no se detenían ante nada para conseguir lo que exigía la civilización humana".

Como es lógico, el vertido ha cambiado el debate sobre cómo debería funcionar la industria petrolera y torcido el cálculo político en el que se basaban los planes del presidente Obama de abrir nuevas e ingentes zonas a la perforación en alta mar.

Pero uno se pregunta si Melville no volverá a aparecer, ofreciendo su lúgubre sabiduría, cuando se contenga la fuga y las tareas de limpieza empiecen a desaparecer de las noticias.

Delbanco señala que uno de los grandes temas de Moby Dick es que
"la gente en tierra firme no quiere saber de las cosas feas que pasan en el mar". "Queremos comodidad, pero no saber demasiado de dónde viene o lo que la hace posible".
"El vertido de crudo en el golfo es un horror pero ¿cuántos estadounidenses están dispuestos a pagar más por su petróleo o para hacer la inversión necesaria para desarrollar energías alternativas?"
"Sospecho que es una pregunta que Melville nos haría en estos momentos".

-------
Bibliografía
• El artículo orginal en inglés es "The Ahab Parallax: "Moby Dick" and the spill", firmado por Randy Kennedy, para el New York Times, el 11 de junio de  2010.
La traducción es "cortesía" (con algunos matices) del suplemento "The New York Times" en castellano que edita en papal el diario El País los jueves. No tiene edición web.
El título en castellano es "La paralaje de Ahab: una sed insaciable" en portada, y "La paralaje de Ahab: tras la avidez de aceite de ballena, la de petróleo" en páginas interiores.
Moby Dick en castellano y online.
Moby Dick en google libros. Inglés.
Moby Dick en Wikipedia.
• Reseña sobre Moby Dick en libros.elitista.info.
La terrible historia del naufragio del Essex.
Essex (ballenero) en wikipedia.
The life and works of Herman Melville.
La brújula del Capitán Ahab. (La ciencia en la literatura)
Moby Dick. Ahab, Capitán del odio.
Persecución de la ballena. Antonio Muñoz Molina para Babelia.
• Andrew Delbanco: Melville: his world and work. (En castellano: Melville.  Barcelona: Seix Barral, 2007; 512 pp.; col. Los tres mundos; trad. de Juan Bonilla; ISBN: 978-84-322-0904-8.)
• Philip Hoare: The whale: in search of the giants of the sea,

jueves, 24 de junio de 2010

¿Y no será cártel?

...porque no recuerdo yo ningún anuncio, aviso, proclama, bando, edicto, panfleto, divisa, pasquín, octavilla, mural, tranpantojo, inscripción, luminoso, letrero, rótulo o pancarta cuyo contenido pudiese ocasionar semejante multa.











La noticia la publica El País.
------------------

Ya sé que me dirán que la RAE tiene aceptado el término cartel, en su segunda acepción, en los mismo términos que cártel.

Hemos hablado bastante en estas páginas sobre ortografía, de sus normas y de su correcto uso. Y siempre hay quien dice que las normas ortográficas son un estorbo, que no son necesarias, sobre todo las referentes a la acentuación: que por contexto siempre se puede entender el mensaje y que eso es suficiente.

Pues he aquí un ejemplo de que el contexto no siempre ayuda a esclarecer apropiadamente el sentido de un texto.

----
La referencia me la manda @calocen; y también me manda redactada la primera frase del apunte, a la que solo le he añadido un par de sinónimos más.

miércoles, 23 de junio de 2010

La historia del arte en una única imagen


































(Pincha para verla completa)

El título es un poco pretencioso pero el ejercicio es curioso.

-------------
La imagen me la manda, una vez más, Duke, y dice que la vio en http://www.nn.ru/, pero tb. la he encontrado en criterion.

martes, 22 de junio de 2010

¡Cuál gritan esos malditos!

¡Cuál gritan esos malditos!
Pero ¡mal rayo me parta
si en concluyendo la carta
no pagan caros sus gritos!


Para ser periodista deportivo, gritar es un plus.

De entrada, el término "deportivo", pocas veces hace referencia a algún deporte que no sea el fútbol. Hay algunos profesionales especializados en otras disciplinas, pero los tiempos de los programas informativos y de los específicamente deportivos se los lleva mayoritariamente el fútbol: da igual si es tediosa pretemporada o campeonato del mundo.

Dicen cubrir un acontecimiento, pero básicamente gritan; dicen promover el deporte, pero básicamente gritan; dicen transmitir la emoción del momento, pero básicamente gritan; dicen "pulsar" a las aficiones, pero solo se oyen gritos; ...

Añadamos a este paisaje los otros "gritos" que profieren:
- los diarios digitales y en papel con coberturas excesivas;
- los tertulianos politicos, incapaces de analizar nada si no es desde el prisma del resultado obtenido por su equipo;
- los minutos consumidos en televisión en mostrar irrelevantes opiniones de aficionados aborregados;
- los escritores e intelectuales que por doquier proclaman sus filias futboleras;
- …


Gritos por doquier.

Hago míos los versos del Tenorio, aunque creo que

mal rayo me partirá
al terminar estar carta, porque
los malditos gritones
caros su gritos no pagarán.


-----------------
Los versos del principio son de José Zorrilla, D. Juan Tenorio.

- El texto está sacado de la versión online de la Cervantes Virtual.
- La puntuación, de la versión disponible en googlebooks.)
- Para quien le interese, tambiñen está disponible en el Proyecto Gutemberg.
- No se pierdan la entrada de D.Juan Tenorio en wikipedia, en la zona de descripción de los personajes: "ESTOS NO SON LOS PERSONAJES DE LA OBRA DE ZORRILLA SINO DE LA DE TIRSO DE MOLINA (pronto remodelaremos dichos personajes)". Hilarante, la verdad.

lunes, 21 de junio de 2010

No es bastante saber leer; es preciso entender lo que se lee.

Niños y niñas, leed mucho siempre.

"No es bastante saber leer; es preciso, además, entender bien todo lo que se lee, hay que leer mucho y leer siempre cosas buenas.
Vuestros maestros, vuestros padres y abuelos, vuestros hermanos mayores os dirán qué libros, qué revistas, qué periódicos son los que podéis y debéis leer.

Cuando encontréis alguna palabra cuyo significado no sepáis o cuando leáis un trozo cuyo sentido no entendáis, preguntad a vuestro profesor si estáis en la escuela, o a vuestros padres si estáis en casa, aquello que ignoréis.

Si por algún motivo muy poderoso no fuérais a la escuela todo el tiempo preciso, leed en vuestra casa una hora cada día, por lo menos.
Tened muchos libros siempre y conservadlos bien, que ellos son los mejores amigos de los niños. Procurad también, no olvidar cuanto hayáis aprendido en ellos.

No leáis nunca muy deprisa porque la lectura no es una carrera de caballos en lo que dan el premio al que más corre. Poned vuestra atención en cuanto leáis, pensad en lo que habéis leído, hablad de aquéllo y no olvidéis las muchas cosa buenas que hayáis aprendido con la lectura".



--------------
Esto decía Pedro Arnal Cavero, maestro de escuela, educador y divulgador,  en 1923, en su libro "lecturas".

De su magisterio cabe destacar:
En 1911, formó parte del primer grupo de maestros españoles a quienes la Junta para Ampliación de Estudios pensionó para que conocieran el funcionamiento y la organización de las principales instituciones educativas de Francia y Bélgica. Por eso, a su vuelta, ensayó algunas de las iniciativas que tanto le impresionaron durante su visita a las escuelas de estos dos países, pronunció conferencias en las que relataba lo esencial de su viaje, y firmó decenas de artículos en la prensa sobre todo lo que podría hacerse en las escuelas de Aragón para aproximarlas a lo que ya se estaba haciendo en las de Europa.

Siempre dio suma importancia al cultivo de la inteligencia.

viernes, 18 de junio de 2010

Lo que Internet le está haciendo a nuestro cerebro

"Un cibernauta puede tener una mente más rápida y automática, pero es menos riguroso y profundo en su pensamiento".

"El uso cada vez mayor de Internet ha hecho que seamos más sofisticados con lo visual-espacial. Pero esas ganancias disminuyen la capacidad para el procesamiento profundo, reflexión e imaginación".

"Los hábitos de la gente cuando navega por Internet se mantienen cuando ya no está frente al computador".

“No se puede satanizar a la tecnología sino al uso que se le da”

-----------------
En los últimos años Nicholas Carr, un experto en literatura y lenguaje de la Universidad de Harvard, empezó a notar que sus hábitos cognitivos no eran los mismos de antes. 

Ya no podía sumergirse en una buena lectura por horas y horas sino que su concentración se interrumpía luego de dos páginas. “Perdía el hilo y quería iniciar otra actividad como ver mi correo, un blog o escribir un ‘e-mail’”. 

El principal sospechoso de su dispersión era Internet. Según él, su mente se había adaptado al mismo estilo de procesamiento de información que usa la red, compartimentada y sintetizada, y por ello ahora quería a toda hora información expedita, nueva, en partículas y no la prosa calmada y extensa que estaba acostumbrado a disfrutar.

Ese fue el punto de partida de una larga investigación que plasmó en el libro The Shallows: what Internet is doing to our brain (Los superficiales: lo que Internet le está haciendo a nuestro cerebro) lanzado este mes en Estados Unidos, en el que Carr trata de probar que estaba en lo cierto. 

Su hipótesis de que Internet está volviendo a las personas de pensamiento liviano y dispersas: el sistema de procesamiento de información en la red privilegia las interrupciones para estar pendiente de nueva información. 

El contenido se da desde varias fuentes, vídeo, texto e imágenes, y todas compiten por la atención del lector e impiden a la mente sostener el foco de atención en un solo tema. El chat y el e-mail, con sus alarmas, son otros distractores. Se calcula que un trabajador promedio chequea su buzón de correo entre 30 y 40 veces en una hora.

El problema es que para que la mente procese información en la memoria a largo plazo, que es la que produce las ideas complejas y enriquece el pensamiento, necesita de la memoria de trabajo, cuya capacidad es muy limitada. “Y solo cuando le ponemos atención a una nueva información podemos asociarla con conocimiento sistemático ya establecido en la mente”

Pero dada la estructura de Internet, esto es casi imposible de lograr en dicho medio. Cuando una persona navega en la red va de un lugar a otro, escaneando contenidos de manera rápida y superficial. Esto hace que la memoria de trabajo no logre retener mucha información y por lo tanto que el proceso de consolidación en la memoria de largo plazo no se dé. Un cibernauta puede tener una mente más rápida y automática, pero es menos riguroso y profundo en su pensamiento, según el autor.

Las investigaciones de Gary Small, experto de la Universidad de California, hacen parte del soporte científico de Carr, y muestran que la red no solo ha cambiado la manera en que el ser humano se relaciona, sino también ha modificado las conexiones en su cerebro

En un experimento con cibernautas asiduos y otros menos gomosos, mostró cómo con solo cinco días de entrenamiento en Internet, estos últimos lograban crear nuevos caminos neuronales en la mente. 
“Estamos adoptando los mismos hábitos de pensamiento: distraídos, apurados y superficiales”, dice Carr. El autor asegura que las habilidades que el cerebro adquiere para Internet le roban capacidad a otras áreas cognitivas. 

El uso cada vez mayor de Internet ha hecho que seamos más sofisticados con lo visual-espacial -dice Patricia Greenfield, de la Universidad de California-. Pero esas ganancias disminuyen la capacidad para el procesamiento profundo, reflexión e imaginación”. 

Michael Merzenich, pionero en el área de neuroplasticidad, concluyó que los hábitos de la gente cuando navega por Internet se mantienen cuando ya no está frente al computador. Por eso, aunque no estén conectados, algunos tienen más dificultad para leer un libro o un artículo largo en una revista, sienten una presión permanente por chequear el e-mail o escuchan el timbre del celular aunque no esté sonando.

Otro ejemplo es el texto con hipervínculos, que llevan a páginas donde pueden obtener más información. Cuando arrancó la fiebre de Internet se creía que un texto con este tipo de enlaces sería ideal para facilitar el aprendizaje, al dar más contexto y ampliar las perspectivas de un tema. 
Pero científicos canadienses en 2001 mostraron que cuando un texto en Internet tiene hipervínculos, la gente comprende menos que si lo lee sin estos enlaces. Otro investigador, Erping Zhu, de la Universidad de Míchigan, también encontró que a la gente le toma más tiempo leer estos textos que cuando no tiene dichas interrupciones. Zhu explica que cuando el cerebro ve estas señales debe decidir si hace un clic o no, lo cual implica apartarse por segundos del texto original.

El multitasking (hacer varias tareas de manera simultánea) es para Carr otro mito. Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford encontró que las personas que están conectadas a Internet y que aparentemente manejan chat, celular y correo de voz a la vez, en realidad son más distraídas y tienen menos control sobre su memoria de trabajo. Los neurocientíficos explican que el cerebro no puede enfocarse en dos cosas al tiempo. Lo que sucede es que hoy la gente cambia el foco de atención de un tema a otro con gran facilidad, pero a un costo muy alto pues cada vez que lo hace “el cerebro tiene que reorientarse y esto quita recursos mentales”, señala Carr. Otros estudios indican que cambiar de tareas con frecuencia lleva a pasar por alto o a mal interpretar información importante.

A pesar de todo el psicólogo Diego Castrillón considera que hay una gran cantidad de estudios que muestran lo contrario, es decir, “que Internet nos hace más inteligentes”. Uno, publicado en 2009, mostró que los videojuegos mejoran sustancialmente tareas cognitivas, desde la percepción visual hasta la atención y la memoria. 
Castrillón considera que Internet ha vuelto menos hábil a la gente en cosas cotidianas, como recordar teléfonos, pero también ha tenido efectos positivos en la especialización de las personas. “Si en una bases de datos escribo la palabra ‘depresión’ el resultado son miles de investigaciones y todas recientes”, dice. 
Esta gran oferta de información ha llevado a las subespecialidades, que exigen procesos cognitivos profundos y no superficiales, como asegura Carr.

No se puede satanizar a la tecnología sino al uso que se le da, dice Castrillón, para quien es obvio que una persona que quiere concentrarse apaga todos esos distractores. De hecho, el software exitoso que se usa hoy en colegios para mejorar el proceso de aprendizaje solo permite la navegación para temas relacionados con el foco de estudio y no para chatear con los amigos de Facebook. Y si bien es cierto que Internet ha sido la causante de muchos problemas, como el descenso del nivel de lectura de libros, ese tipo de cambios siempre sucede con grandes transformaciones sociales.

La invención de la imprenta trajo consigo una disminución de la tradición oral; la televisión, de la cultura de la radio, y ahora es Internet. Como dice Jonah Lehrer, autor de How we decide, cada tecnología viene con sus compensaciones, pero eso no significa que Internet vaya a echar a perder talentos cerebrales cruciales.

Y da el ejemplo de T.S. Eliot, quien en 1916 tenía miedo de escribir su poesía en la novedosa máquina de escribir. “La maquina sirve para la lucidez pero no sé si promueva la sutileza”, le escribió a un amigo.
Más tarde el poeta presentó su obra The Waste of Land, en la que se encuentra uno de los más importantes poemas del siglo XX, que fue parcialmente compuesto en una máquina de escribir.


-----------------
Bibliografía:

• El artículo original de donde salen estas reflexiones es ¿Internet embrutece? en Noticiaaldia.com.
Hemos suprimido algunas referencias bibliográficas y parte del texto para aligerarlo un poco y hacer el contenido más accesible, así como el añadido de hipervículos informativos. (Edit: El artículo ya no está disponible en la web citada).
Lo reproducimos aquí para contribuir a su difusión.
• Artículo de Nicholas Carr, "lo que internet le está haciendo a nuestros cerebros", que da origen al anterior apunte.
Reseña del libro en inglés.
How we decide, de Jonah Leher.

miércoles, 16 de junio de 2010

¿Realmente son pocos los inconvenientes que provoca la ausencia de tildes? Me dispongo a comprobarlo.

"Huida a Jerte es presentada como la primera novela en español sin tildes y en su nota de prensa las mentes preclaras que dirigen Wei Lai Futuro declaran que "la ausencia de tildes en la lengua española es un cambio ortográfico muy sencillo con claras ventajas y pocos inconvenientes".

La idea es facilitar el aprendizaje del español "a los jóvenes y a los extranjeros". ¿Facilitárselo? Argumentan que el latín se leía sin tildes y que tampoco ahora el inglés las usa. Queda claro que la facilidad es un valor al alza. Y que tras ella se esconde una querencia por la uniformidad.

Pero ¿realmente son pocos los inconvenientes que provoca la ausencia de tildes? Me dispongo a comprobarlo.

Abro el diccionario y busco confusiones. Me bastan las palabras que empiezan por A, B y C.

Doy con un adúltero que adultero sin tilde, igual como adulteró al dios islámico Alá quien le transformó en simple ala.

Quien aligera a una criatura alígera firma con un alias al que no te alías. La señora Ambrosia toma ambrosía para que la amen, y amén.

El diccionario era amplio, pero él lo amplió aún más como ahora lo amplío yo.

Quienes no quieran tildes que anden por el andén mientras les animas a pasar allí la noche de Ánimas.

El amante de las tildes apodó con un apodo ápodo al cojo sin pies y ahora apostata para llegar a ser apóstata.

Este artículo sólo lo leerás si articulo bien el discurso, como quien asía un mapa de Asia o quien te pide que azucares el café con azúcares o quien les pide que bailen en plena batalla de Bailén.

El editor asesino de tildes barrió el barrio hasta que alguien le pisó el callo y calló.

Habla tú ahora: bebe a la salud de su bebé y pregúntate si sin tildes cabrá la cabra.

Antes de llegar al tercer capítulo capitulo, dijo el presunto lector, y capituló.

Antes de que alguien le cascara la cáscara de lector, catalogó la novela sin tildes en el catálogo de lo nefasto y me pidió que no celebre que llegue a ser célebre (y no lo celebré).

Aunque sea cortés en las Cortes el César debe cesar, dije, y él circuló en círculo, computó el cómputo y continuó por el camino continuo, igual como ahora yo continúo por el otro.

La escritura sin tildes contrarió al contrario tal como yo le contrarío ahora.

Si Wai Lai Futuro cree en un futuro así, critico al crítico igual como él me criticó cuando le hice ver que cualquier día de estos, por su mal acento, resbalará con un cubito y se romperá el cúbito.

Por atildado".

--
P.D. Y es que las tildes sólo molestan a quienes no saben dónde ponerlas.

-----------------
Màrius Serra, en La Vanguardia, "Las adulteras sin tilde", martes 15 de junio de 2010.
Texto completo solo accesible en la edición impresa.

martes, 15 de junio de 2010

lunes, 14 de junio de 2010

Norteamérica, Centroamérica, Sudamérica

El primer error es situar a México en Centroamérica y el segundo es creer que norteamericano es sinónimo de estadounidense.

Los países del América pueden dividirse en tres grupos según su colocación en el mapa. Así, de arriba abajo habrá países norteamericanos, centroamericanos y sudamericanos.

En Norteamérica están Canada, los Estados Unidos de América y México, país este último que muchos tienden a situar en Centroamérica.

En Centroamérica se encuentran Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Y en Sudamérica o Suramérica están Colombia, Venezuela, Guayana, Surinam, Guayana Francesa, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Argentina.

Eso en cuanto a los países continentales, que no son todos los de América pues hay otros que son islas y también son americanos.  
Se conocen como Las Antillas, que a su vez se dividen en Antillas Mayores y Antillas Menores
En las Mayores están Bahamas, Cuba, Jamaica, Haití y la Republica Dominicana. (También está la isla de Puerto Rico, Estado Libre Asociado de los EE.UU.). 
En las Antillas Menores hay pequeños países de reciente independencia que pertenecen a la Commonwealth: Trinidad y Tobago, Santa Lucía, Antigua y Barbuda, Granada, San Vicente y las Granadinas, Barbados, Dominica y San Cristóbal y Nevis.
En las Antillas Menores hay otras islas que son territorios de la Comunidad Europea en ultramar y pertenecen a Holanda, Francia o Gran Bretaña.
Así, la frase «…en México, como en el resto de Centroamérica, se sufre la influencia norteamericana en muchos aspectos…» debería haberse escrito: 
«…en México, al igual que en Centroamérica, se sufre la influencia estadounidense en muchos aspectos…»

---------
Alberto Gómez Font en Cosas de la Lengua.

viernes, 11 de junio de 2010

Si leer es tan importante ¿por qué...






















Si leer es tan importante... ¿por qué nunca se ve gente leyendo en la television?

If reading books is so important, how come you never see people on television doing it"?


---
Gracias a "Duke" por su amable envío por email.

jueves, 10 de junio de 2010

"El sistema educativo actual hace que los niños aborrezcan la lectura”. Dos buenos ejemplos para evitarlo

P: ¿Cree que el sistema educativo español actual ayuda a conseguir una sociedad lectora?

R: Para nada; al contrario, perjudica totalmente. Hace que los niños aborrezcan la lectura.

Es alucinante, yo no sé quién elabora los programas de educación, pero no puedes poner a los chicos a determinadas edades según qué obras, porque lo único que consigues es que aborrezcan leer.

La lectura es un placer, es como la música y la pintura, y a todo esto no se puede obligar ni se puede hacer un examen de ello. Son placeres de la mente, y tienen que ser un acto voluntario.

Es verdad que hay que enseñar a leer, pero también tienen libros más adecuados para su edad, que pueden ir atrapándolos para que de mayores sean lectores y lean lo que les corresponde. Yo recuerdo con horror cómo en COU me obligaron a leer ‘Tiempo de silencio’. Lo leo ahora y lo disfruto, pero con 16 años qué quieres.

Cada cosa tiene su momento, y eso no está previsto en nuestro plan educativo, que lo único que consigue es que la gente se aleje de los libros.


--------------
Quien así habla es Matilde Asensi, en una entrevista publicada por el Heraldo de Soria.

No me gusta mucho el ejemplo que ha utilizado porque, en COU, el último año antes de la universidad, y en la asignatura de literatura, los alumnos ya deben tener nivel suficiente como para poder afrontar lecturas complejas y comprenderlas y analizarlas en su contexto.
Cierto es que será responsabilidad del docente conseguir transmitir esa importancia.

Pero como sus palabras van dirigidas contra el sistema educativo, voy a traerles un fantástico ejemplo de cómo unos buenos docentes pueden exprimir ese sistema defectuoso para conseguir mejorarlo y salvar sus carencias.

Me refiero a la comundad educativa de Instituto de Enseñanza Secundaria BOVALAR Castellón de la Plan y a su revista Riu Sec.
Su último número, el 15 nada menos, lo han dedicado a Miguel Hernández, como homenaje en el año de su centenario, y supone un esfuerzo colaborativo de toda la comunidad educativa, profesores y alumnos.
Pueden consultar online este número y seguir la actualidad de la revista a través del blog de la Revista Riu Sec.

Pueden seguir las actividades de este centro educativo a través del blog de uno de sus miembros; Antonio Solano y su Re(paso) de lengua.


Y ya que estamos os traigo también un excelente proyecto de Homenaje a Miguel Hernández, concebido, desarrollado y puesto en práctica desde cuatro blogs dedicados a la Lengua Castellana y Literatura: A pie de Aula, Blogge@ndo, Repaso de Lengua y Tres Tizas:

• A pie de Aula es un blog docente de Lengua y Literatura que mantiene Lourdes Domenech, profesora de Secundaria y Bachillerato, en el IES Serrallarga de Blanes (Gerona).
• Blogge@ndo es un blog colectivo de recursos para la materia de Lengua Castellana y Literatura en Secundaria. Está gestionado por Adela Fernández, asesora de Secundaria del Berritzegune de Getxo; Irene González, asesora de Secundaria del Berritzegune de Zaratamo y Marimar Pérez, asesora de Lengua Castellana del Berritzegune Central.
• Re(paso) de Lengua es un blog educativo de Lengua y Literatura cuyo responsable es Antonio Solano, profesor de Secundaria, en el IES Bovalar de Castellón de la Plana.
• Tres Tizas es un blog colectivo de profesores de Lengua y Literatura de la provincia de Bizkaia. Forman parte de él: Marcos Cadenato, Carlos Diez, Gorka Fernández, Patxo Landa y Aster Navas.

Todo el proyecto está en internet y desde la web se tiene acceso a la memoria completa del proyecto, a la propuesta didáctica para la actividad en el aula, un tutorial, y una completa antologia poética de Miguel Hernández.

Todo un ejemplo de cómo es posible conciliar lectura, educación e internet.

miércoles, 9 de junio de 2010

"Cuando oigo la palabra cultura, echo mano a la pistola"

Hace unos días hablábamos del Miedo a la educación.
Un amable comentarista, que considera que la ciencia es bella, nos dejaba en un comentario un "edificante" rebuzno, muy adecuado al tema tratado:
El binomio educación-cultura siempre ha sido un tanto subversivo. Unos atribuyen a Goebbels, otros a Millán-Astray el siguiente rebuzno: "cuando oigo la palabra cultura, echo mano a la pistola".

La cita se le atribuye a varios autores: Goebbles, Goering, Millán Astray... En todos los casos suena coherente.
El caso es que he investigado un poco y he encontrado el origen de la frase, su autor, el contexto en el que fue pronunciada y, sobre todo, la frase original.

Fue Albert Leo Schlageter un icono del nacionalismo alemán y del nazismo. Una especie de soldado-mártir que se destacó por su activa militancia contra las tropas de ocupación francesas que habían invadido la mejor zona industrial de Alemania, el Ruhr, en 1923.
Por su participación en tareas de sabotaje contra las tropas de ocupación, fue detenido, procesado y fusilado el 26 de mayo de ese mismo año.

Casi de forma inmediata, el NSDAP "comienza la construcción del mito de Schlageter como mártir nacional. Se publican uno tras otro numerosos libros hagiográficos, además de todo tipo de material propagandístico. Hitler lo nombrará en Mein Kampf (1925) y con nombre cambiado es el protagonista de la novela (éxito de ventas) de Goebbels Michael. Ein deutsches Schicksal in Tagebuchblättern (1926)". 

Una de esas manifestaciones de encumbramiento social del héroe, la llevó a cabo el autor teatral Hanns Johst, "que había adquirido notoriedad como dramaturgo expresionista y había gravitado hacia el Partido Nazi a finales de los años veinte". La figura de Hanns Johst no es muy conocida, pero fue un activo contribuyente a los objetivos propagandísticos e ideológicos del partido y futuro régimen nazis.


En esa labor de adoctrinamiento escribió una obra trágica titulada Schlageter, "que fue estrenada con pomposidad el día del cumpleaños de Hitler, el 20 de agosto de 1933, en el Staatlichen Schauspielhaus de Berlin y con la presencia personal del Führer y la jerarquía nazi. Esta obra de teatro fue representada con mucho éxito en toda Alemania por compañías del NSDAP hasta el año 1945".


Pues bien; en esa obra, uno de los personajes principales, un tal Friedrich Thiemann
"rechazaba todos los conceptos e ideas culturales e intelectuales, argumentando, en una serie de escenas en que hablaba con el estudiante Schlageter, que deberían ser sustituidas por la sangre, la raza y el sacrificio." 


Y llega a decir, abundando en su contumacia:
"Wenn ich Kultur höre ... entsichere ich meinen Browning,"
"en cuanto oigo hablar de cultura le quito el seguro a mi Browning".


Esta frase puede resumir perfectamente la actitud de los nazis hacia la cultura, y se difundió rápidamente. En seguida se atribuyó a varios nazis destacados, pero sobre todo a Hermann Göring, simplificándose en el proceso en una frase más pegadiza y muy repetida: " Yo, cuando oigo la palabra cultura, echo mano a la pistola."


Como se ve, los jerarcas nazis no consiguieron acuñar por sí solos ni una sola frase notable, pero fueron unos auténticos maestros en poner a trabajar a otros para ellos, y conseguir que lo hicieran convencidos.


Por desgracia, aunque su régimen ha sido (más o menos) adecuadamente demonizado, sus prácticas de adoctrinamiento, manipulación, propaganda y desinformación han creado escuela.


-----
Bibliografía

Albert Leo Schlageter en Foro Gran Guerra.

martes, 8 de junio de 2010

Franco el escritor

A Franco le gustaba escribir. Lo hizo siempre. Sin brillo pero aseadamente.
Desde los años veinte hasta poco antes de su muerte (aún recordamos su testamento ológrafo, del que tantas copias se hicieron en aquel ya lejano 1975.





Durante algunos años colaboró habitualmente en la prensa: escribió artículos con Luis Carrero Blanco firmados con el pseudónimo común de Juan de la Cosa y el en diario "Arriba" publicó desde 1946, al parecer con la complicidad de Ernesto Giménez Caballero, una larga serie de artículos sobre una de sus habituales obsesiones: la masonería.

Una selección de esos artículos la publicó con el pseudónimo de J. Boor en un voluminoso libro en 1952: Masonería.

Diez años antes había publicado Raza, esta vez con el pseudónimo de Jaime de Andrade, que serviría de guión a la famosa película de Ramón Sáenz de Heredia.

Pero Franco había publicado su primer libro, Marruecos. Diario de una bandera, siendo todavía comandante, en 1922.
Yo tenía la segunda edición de este libro, la de 1939 de "La Novela del Sábado". Cuando más tarde compré la edición príncipe pude comprobar lo que siempre había oído: que en aquella segunda edición Franco suprimió este párrafo terrible que sí figuraba en la primera:

"Pocos minutos después, llegan a la posición las otras unidades; el pequeño Charlot, cornetín de órdenes, trae una oreja de un moro, "lo he matado yo", dice enseñándola a los compañeros. Al pasar un barranco vio un moro escondido entre unas peñas y encarándole la carabina, le subió al comino junto a las tropas; el moro le suplicaba: ¡Paisa no matar, paisa no matar!
– ¿No matar?, ¡eh!, marchar a sentar en esta piedra, y apuntándole descarga sobre él su carabina y le corta la oreja que sube como trofeo. No es ésta la primera hazaña del joven legionario".

En manos de alguien capaz de calificar esa atrocidad de "hazaña" estuvo España durante 40 años.



-------------
El texto está sacado de La vida de los libros, de José Luis Melero, ed. Xordica, Zaragoza, 2009. Es el capítulo titulado "Diario de una bandera".

En la propia web de la editorial, se dice de este libro:

En La vida de los libros encontraremos muchos autores apenas recordados: Mariano Sebastián, que firmaba como "autor de lo peor que se ha publicado hasta el día", José Soler Casabón, el amigo de Picasso, Apollinaire y Reverdy, que sólo imprimió 34 ejemplares de su único libro de versos publicado al salir del campo de concentración de Argelès, Julio Angulo, el hombre que le colocaba a Jarnés sus novelas sicalípticas en las colecciones galantes, o José Ayala Lorda, que con sólo 17 años fue condenado a más de dos años de presidio por escribir un artículo insultante contra Alfonso XIII.
Por fin todos ellos van a leerse en el mismo cuerpo de letra que algunos de las más grandes como Clarín, Juan Ramón Jiménez o Jaime Gil de Biedma, de los que en este libro se cuentan esas historias menudas por las que casi nunca se interesan los manuales. La vida de los libros es un libro imprescindible para acercarse a la literatura más suburbial y arrabalera.

También hay una reseña del libro en el blog "entre nómadas".

Los otros papeles del General Franco.

lunes, 7 de junio de 2010

Estupidez: la inteligencia fracasada

Si existe una teoría científica de la inteligencia, debería haber otra igualmente científica de la estupidez.

Creo, incluso, que enseñarla como asignatura troncal en todos los niveles educativos produciría enormes beneficios sociales.

El primero de ellos vacunarnos contra la tontería, profilaxis de urgente necesidad, pues es un morbo del que todos podemos contagiarnos.
Por cierto, un síntoma de estupidez es haber convertido la palabra “morbo” (enfermedad) en un elogio.

Si la inteligencia es nuestra salvación, la estupidez es nuestra gran amenaza. Por ello merece ser investigada. Como el sida.

La palabra estupidez se ha convertido en un insulto, tan disperso como una perdigonada, y no tiene prestancia científica. Prefiero hablar de fracasos de la inteligencia.

La inteligencia fracasa cuando es incapaz de ajustarse a la realidad, de comprender lo que pasa o lo que nos pasa, de solucionar los problemas afectivos o sociales o políticos; cuando se equivoca sistemáticamente, eprende metas disparatadas, o se empeña en usar medios ineficaces; cuando desaprovecha las ocasiones; cuando decide amargarse la vida; cuando se despeña  por la crueldad o lo violencia.

El gran objetivo de la inteligencia es lo que llamamos felicidad y por ello todos sus fracasos tienen que ver con la desdicha. Resulta trágico comprobar que con frecuencia las circunstancias, las experiencias, limitan los recursos inteletuales de una persona, su capacidad para enfrentarse con la vida. Se da entonces un fracaso objetivo del que la víctima no es, claro está, responsable. Un niño al que se le ha inoculado el odio va a sufrir un desajuste permanente en su vida. Es una inteligencia dañada.

Muchas veces resulta difícil distinguir entre la inteligencia dañada y la fracasada, porque ambas llegan a los mismos penosos resultados.

La inteligencia puede triunfar y sería deseable que lo hiciera.












-------------------------
El texto está sacado de la introducción de La inteligencia fracasada, de José Antonio Marina, Ed. Anagrama, Madrid 2008.

José Antonio Marina intenta responder a preguntas que todos nos hacemos. ¿Por qué nos equivocamos tanto? ¿Por qué nos empeñamos en amargarnos la existencia? ¿Por qué las personas inteligentes hacen cosas tan estúpidas? ¿Por qué tropezamos cien veces en la misma piedra?

"La finalidad de este libro es ponernos a salvo de la estupidez y de esa manera ayudar a reducir la desdicha humana".

No se priven.

viernes, 4 de junio de 2010

Cultural.es ha muerto. ¡Viva La 2!

Cultural.es nació con la vocación de ser un canal temático de Televisión Española dedicado a la cultura. Pero la crisis ha abortado este proyecto específico que ha pasado a quedar englobado en la programación de La 2.
Cultura.es ha muerto. ¡Viva La 2!


-----------------
Cultural.es nació con la vocación de ser un canal temático de televisión dedicado específicamente a la cultura:

Cultural·es se convierte en una ventana para difundir la cultura española. Su finalidad pasa por estimular la creatividad de los espectadores, asegurar una visión diversa y plural, contribuir al conocimiento de una comunidad activa de creadores, sabios y científicos y, sobre todo, aportar elementos que ayuden a educar y, además, incentivar el consumo cultural.

El canal reflejará asimismo la actividad y las referencias culturales europeas. Cultural·es garantizará una cobertura plena en el territorio español y pretende tejer una red en el mundo, sin distinción de centro y periferia.

Cultural·es es el primer canal de televisión sobre cultura española en castellano y en los demás idiomas cooficiales del Estado español, que tendrán un papel muy destacado.



Sus contenidos han estado siempre accesibles a través de la web cultural.es. A día de hoy, la web está en venta, y la dirección que plantea RTVE es http://www.rtve.es/television/canal-cultural/

La intención inicial era que se consolidara como una emisión específica de la TDT a partir de 2010.

Pero la crisis ha abortado este proyecto específico que ha pasado a quedar englobado en la programación de La 2.








  
canal-cultural



Esta remodelación se enmarca dentro del proyecto de RTVE de convertir La 2 en la cadena de referencia para la cultura y el talento, que emitirá producto de atención al ciudadano y cultural, en toda su amplitud y en multitud de géneros (programas, documentales, cine...)


"Con esta medida y la utilización de contenidos de Cultural-es, la Corporación, en su política de austeridad y eficiencia, ahorrará este año en torno a 7 millones de euros en 2010, cifra que se aumentará en el próximo ejercicio."

La pérdida del canal específico Cultural-es traerá a cambio la inserción en La 2 de contenidos claramente culturales, especializados en lo que siempre debió ser. Perderá audiencia, pero, como dice Jouquín Carbonell en su "antena paranoica" de El periódico de Aragón, es indudable que "una de las facetas de la televisión pública es la de acoger los contenidos que no interesan a la televisión privada".

De momento y desde el próximo lunes 7:
Como anticipo de esta renovación, La 2 incorpora desde el próximo lunes, día 7 de junio, una franja diaria de media hora (19.30 a 20 horas), con algunos de los programas más destacados del Canal Cultura: el espacio de música "Mapa Sonoro" (lunes 7), el magacín de tendencias "Nube de tags" (martes 8), el espacio dedicado al panorama cultural "Escala 1:1" (miércoles 9 ), "Sala Gugge" (jueves 10) y "Los oficios de la cultura" (viernes 11).
Los domingos, esta programación se prolongará durante una hora y media (18 A 19.30 horas), con la emisión de espacios como "La mitad invisible".

Y a partir de septiembre, programación cultural desde las 17h
A partir de septiembre, la nueva 2 comenzará a emitir diariamente, a partir de las 5 de la tarde, una programación eminentemente cultural. La cadena ofrecerá los principales programas que ha venido emitiendo en pruebas el Canal Cultura, con gran acogida de audiencia y el reconocimiento de la crítica especializada, como el espacio de reflexión sobre los libros y la lectura "Nostromo", el espacio de música "Mapa Sonoro"; "La entrevista"..., junto a informativos culturales o "Los imprescindibles", documentales biográficos en los que se refleja la vida, obra y personalidad de un artista, seguidos de un debate.

miércoles, 2 de junio de 2010

El miedo a la educación

Las clases dominantes han tenido históricamente un terror extremo a la educación de la sociedad en su conjunto, a la instrucción masiva de la población, a la formación universal para toda la sociedad desde la infancia

Los primeros intentos de crear una estructura educativa "para todos" obtuvieron la firme oposición desde algunos estamentos.

Una de las primeras propuestas de creación de escuelas elementales en todo el país tuvo lugar en inglaterra a principios del s. XIX.
La realizó Samuel Whitbread, miembro del parlamento, reformista, que se destacó por su defensa de los derechos civiles, por la abolición de la esclavitud y por proponer un sistema nacional de educación.
La oposición a su plan vino desde la presidencia de una de las más prestitigiosas instituciones acedémicas y científicas de su tiempo.
Sir Joseph Banks, presidente de la Royal Society de Londres, y con un gran currículum como participante de expedidiones científicas, se opuso a la creación de escuelas elementales en todo el país esgrimiendo los siguientes argumentos: 

"En teoría, el proyecto de dar una educación a las clases trabajadoras es ya bastante equívoco y, en la práctica, sería perjudicial para su moral y su felicidad.

Enseñaría a las gentes del pueblo a despreciar su posición en la vida en vez de hacer de ellos buenos servidores en agricultura y en los otros empleos a los que les ha destinado su posición. 

En vez de enseñarles subordinación les haría facciosos y rebeldes, como se ha visto en algunos condados industrializados. 

Podrían entonces leer panfletos sediciosos, libros peligrosos y publicaciones contra la cristiandad. Les haría insolentes ante sus superiores; en pocos años, el resultado sería que el gobierno tendría que utilizar la fuerza contra ellos".


Argumentos similares fueron utilizados con posterioridad en otros países. Este es el caso de Italia, en tiempos de Giolitti, que fue primer ministro en diversas etapas:
“…se reunió en Caltagirone un congreso de grandes propietarios que propuso por toda reforma la abolición de la instrucción elemental para que los campesinos y los mineros no pudieran absorber ideas nuevas al leer”.

Giolitti, G. (1922). Memorie della mia vita. Milán, vol I, p. 20. Giovanni Giolitti, político liberal. Primer ministro de Italia en 1892,1903,1906,1911 y 1914-1918.




También Fernando Martini, ministro de Instrucción Pública en Italia desde 1884 a 1893, en un discurso en la Cámara de Diputados del 13 de diciembre de 1888, se mostraba preocupado y lamentaba la apertura de las escuelas secundarias para las clases inferiores: 
“Por eso urge en las clases dirigentes la obligación de esforzarse sin reposo para no ceder de ninguna manera el predominio político y económico”…

 

Y todo esto, a pesar de que el espíritu de la Ilustración ya había considerado fundamental la educación para todas las clases sociales, en este caso, referidas a la educación científica:
Estas ciencias son, contra los prejuicios, contra la pequeñez de espíritu, un remedio, si no más seguro, al menos más universal que la filosofía misma.
Son útiles en todas las proporciones y es fácil ver cómo lo serían más si estuviesen más uniformemente extendidas. Los que siguen su marcha ven aproximarse la época en que la utilidad práctica de su aplicación va a alcanzar una difusión a la que no hubieran osado sus esperanzas y en que los progresos de las ciencias físicas deben producir una dichosa revolución en las artes, y el medio más seguro de adelantar esta revolución es el de esparcir estos conocimientos en todas las clases de la sociedad y facilitarles los medios de adquirirlas.

CONDORCET (1792): Informe sobre la organización general de la Instrucción Pública, Morata, Madrid, 2001




No es hasta principios del s. XX cuando las clases dominantes de los países desarrollados requieren de un mínimo de educación para todos y un máximo de educación para las élites dirigentes. 
Pronto, la educación superior se convirtió en una necesidad extendida porque ha habido sociedades que han considerado interesante incorporar a los miembros de las clases bajas con talento a sus propias élites.

Pero a día de hoy, la educación también se ha convertido en una fuente de desigualdad social:
"Las demandas de orden económico o político electoral por las que históricamente ha luchado las clases dominadas, no han tenido su correspondiente, ni en su intensidad, ni en su alcance, respecto de la educación."
José Blanco, "La educación republicana y la desigualdad social". Argumentos, enero-abril, año/vol 20, número 53. Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco. Distrito Federeal, México, pp. 55-65


Los ejemplos citados anteriormente no hacen sino a apoyar la tesis que venimos sosteniendo desde estás páginas: que la educación suele ser tenida como un mal menor, cuando no un estorbo, y que siempre se utiliza por los dirigentes de turno como arma, no de instrucción masiva, sino de poder y de control intelectual al servicio de intereses electorales o de dominación.

No hay más que ver cómo cada gobierno que accede al poder se afana en modificar las bases del sistema educativo sin una adecuada perspectiva de futuro para darle continuidad y seguridad.

El último caso lo hemos visto en el bloqueo que el gobierno israelí mantiene desde hace años sobre la franja de Gaza: uno de los materiales prohibidos son... ¡ los libros !


De nuevo, las clases dominantes utilizando su miedo a la educación como excusa para la represión.

















Bibliografía

• José Manuel Esteve. Los retos de la escuela de hoy. Gobierno de Navarra. Pamplona. 20 de marzo de 2006
• José Palos Rodríguez. Educación y desarrollo sostenible. Universidad de Barcelona.
• GIL, Daniel (1998). "El papel de la educación ante las transformaciones científico-tecnológicas". En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina.
IV Jornadas de teorías e instituciones educativas contemporáneas. "Principios del Currículum", p. 107.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...