jueves, 3 de febrero de 2011

Einstein sobre sus cambios de nacionalidad

(Casi) Todo el mundo sabe que Einstein nació alemán, una temporada fue suizo para finalmente terminar sus días como norteamericano.

Los motivos de estos cambios de nacionalidad tienen que ver con su origen judío y la realidad politica y social que se vivía en europa en la primera mitad del siglo XX.

En cierta ocasión, un periodista le preguntó públicamente por las repercusiones que estos cambios de nacionalidad podrían haber tenido sobre su fama mundial.

Llegados a este punto conviene recordar que Einstein obtuvo el Premio Nobel de física en 1921 "por sus explicaciones sobre el efecto fotoeléctrico y sus numerosas contribuciones a la física teórica", pero no por la Teoría de la Relatividad "pues el científico a quien se encomendó la tarea de evaluarla no la entendió, y temieron correr el riesgo de que posteriormente se demostrase que fuese errónea. En esa época era aún considerada un tanto controvertida por parte de muchos científicos".

Volvamos a la pregunta del periodista. D. Albert, que era de una preclaridad intelectual admirable, reflexionó de esta manera:

"Si la teoría de la relatividad se revela justa, los alemanes dirán que soy alemán, los suizos que soy suizo y los franceses que soy un gran científico.
Si resulta falsa, los franceses dirán que soy suizo, los suizos que alemán y los alemanos que soy judío."

Lo cierto es que las disputas y recelos vecinales han desembocado en más o menos justificados prejuicios, enfrentamientos más o menos cruentos y en mejores o peores chascarrillos.

Pero como todo el mundo sabe, esos chascarrillos y prejuicios suelen tener algún fundamento social.

Lo que me recuerda aquel "poema" que me regaló un amigo hace años, pirograbado en madera:

El cielo es un lugar donde:
 
Los ingleses son los policías,
los alemanes son los ingenieros,
los españoles los cocineros,
los suizos los organizadores,
y los italianos los amantes.


El infierno es un lugar donde:

Los alemanes son los policías,
los españoles son los ingenieros,
los ingleses los cocineros,
los italianos los organizadores,
y los suizos los amantes.


Hala; ahí queda eso.

4 comentarios:

  1. ¿Os acordáis de Johann Mühlegg? Cuando ganaba las medallas era nuestro "Juanito" Mühlegg; cuando fue sancionado por dopaje, volvió a ser el "deportista alemán nacionalizado español que..."

    Distintos lugares, distintas personas, distintas épocas...pero la hipocresía siempre presente.

    Salu2 y unas birras frescas

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno. ¡Qué buenísimo! Tanto la respuesta como el poema.

    ResponderEliminar
  3. Trébede: qué cierto… ahí tienes un buen tema para el blog: los personajes malditos por los vaivenes sociales.

    J.: ese poema me lo regalaron hace, por lo menos, 25 años. Se perdió en una mudanza. Pero presidió una estanteria durante años.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Vallejo, nacido colombiano, decía "los colombianos son mejores que la mayorí­a“. En 2007 renunció a la nacionalidad colombiana y obtuvo la mejicana, y cambió el discurso: "esa mala patria de Colombia ya no es la mía".
    Según las circunstancias...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...