lunes, 21 de febrero de 2011

Se necesita traductor. "Lléveme a Station Delights"

El trabajo de traductor es muy duro. No sólo hay que estudiar con aprovechamiento un determinado idioma, sino que hay que saber usarlo en las condiciones que exige el contexto. No cualquiera que sepa un poco del idioma puede ejercer de traductor. Y no digamos ya de intérprete.

Y digo que es duro porque su papel suele ser invisible para la sociedad, cuando no considerado superfluo. Poco considerado, mal pagado, lleno de intrusismo. Y si conocen las titulaciones, certificaciones y homologaciones que necesitan obtener para ejercer su profesión, ya ni les cuento.

De un trabajo de traducción o interpretación bien hecho depende que una novela sea comprendida en todos sus matices, que un libro de instrucciones pueda explicar lo que tiene que explicar o que una campaña publicitaria transmita adecuadamente lo que quiere transmitir. No les quiero ni contar los efectos que provocaría un mal intérprete en una cumbre política internacional, o en una reunión de negocios entre dos potentes multinacionales.

Como anécdota, les diré que Andrei Gromiko, el sempiterno ministro de Asuntos Exteriores de la extinta Unión Soviética hablaba perfectamente inglés (que se sepa ningún presidente o secretario de estado de los EE.UU ha sabido nunca ruso), pero en sus entrevistas con los líderes Británicos o Estadounidenses siempre se hacía acompañar de un traductor. De este modo sabía exactamente lo que su interlocutor decía, controlaba la labor de los dos traductores y, de paso, tenía más tiempo para medir sus palabras y pensar qué decir mientras los demás perdían su tiempo en traducciones simultáneas y en comprender matices.

Si creen que lo que les digo es una exageración, vean lo que pasó en una importante capital española, hace unos años, con motivo de la inminente celebración de la Expo2008.

La Asociación Provincial del Taxi decidió, con vistas a la Expo, poner también en inglés las pegatinas obligatorias de las tarifas que aplican. Según su presidente "Cogimos un programa por internet e hicimos las traducciones…"

El resultado, que fue debidamente denunciado por la Asociación aragonesa de traductores e intérpretes, fue el siguiente:

Texto / Traducción automática / Traducción correcta

Estación Delicias / Station Delights / Delicias station

Feria de Muestras / Fair of Samples / Exhibition Center

Fiestas del Pilar / Celebration of the Pilar / Pilar festivities
(excepto festivos) / (except festive) / (except holidays)

Animal doméstico / Animal Domestic / Pets
(excepto perro guía) / (except dog it guides) / (except guide dogs)

Maletero (excepto / Suitcases (except / Boot (except
carrito de niño / cart of boy / prams and
y silla de ruedas) / and wheelchairs) / wheelchairs)

Uso obligatorio del cinturón / Obligatory belt / Seat belt must be worn

Cambio máximo obligatorio / Obligatory max change / Mandatory maximum change


En estos cinco años los traductores automáticos han mejorado, qué duda cabe, pero a día de hoy todavía no son capaces de distinguir una traducción literal de una expresión coherente y ajustada  a la sintaxis y a la semántica de cada lengua.

Son una ayuda, sin duda, pero los resultados que ofrecen no pueden ser tenidos como correctos sin supervisión de un profesional solvente.

Como supondrán, las pegatinas fueron corregidas adecuadamente, pero la anécdota pone de manifiesto un sentir bastante extendido en casi todos los sectores económicos.

Les dejo con el artículo original, que no tiene enlace web.



-------------------------------

"Por favor, lléveme a Station Delights"

La Asociación Aragonesa de Traductores denuncia los errores de interpretación al inglés en las tarifas de los taxis.

Cualquier visitante con un nivel medio de inglés sonreirá cuando suba a un taxi en Zaragoza y lea la pegatina con las tarifas que todos los vehículos llevan en la ventanilla trasera. El panel oficial de los precios y suplementos está escrito en español y traducido -mal- al inglés. El suplemento para la estación de Delicias viene como "Station Delights" (delicias, traducido literalmente). El perro guía se traduce como "dog it guides" (en una libre interpretación gramatical). Y las fiestas del Pilar son "celebration of the Pilar".

La Asociación Aragonesa de Traductores e Intérpretes denuncia los "graves errores" de traducción al inglés en el cartel de las tarifas que llevan todos los taxis de la ciudad (1.715 vehículos), con el distintivo oficial del Ayuntamiento de Zaragoza. "Algunas expresiones son divertidas, pero es una burrada y una falta de respeto a nuestro trabajo", afirma el vicepresidente de la asociación, Enrique González.

"Da muy mala imagen de la ciudad. Ésta es la primera metedura de pata en la carrera hacia la Expo. La pegatina lleva el logotipo del Ayuntamiento, lo que es más preocupante. Tienen que corregirlo ya", subraya el vicepresidente de los traductores aragoneses. La asociación se ofrece para hacer una traducción correcta y gratuita.

En lo que dura un viaje en taxi, por ejemplo a la "Station Delights" o a la "Fair of Samples" (Feria de Muestras), se pueden leer más de una docena de errores, fruto de la literalidad de algún programa informático. El cambio máximo obligatorio es "obligatory max change", el carrito de niño se traduce como "cart of boy", y excepto festivos, como "except festive".

Los taxis están obligados, según la ordenanza municipal de 1999, a llevar las tarifas en un sitio visible para el usuario (como la ventanilla o el cabecero del asiento del copiloto). En Zaragoza hay 1.715 vehículos con licencia, de los que la gran mayoría pertenecen a la Asociación Provincial del Taxi. Ésta se encarga de confeccionar cada año la pegatina con las nuevas tarifas que aprueba el Ayuntamiento y las reparte entre sus asociados (los que no son miembros, la compran). El año pasado, la asociación decidió incluir también la información en inglés.

"Fue una iniciativa nuestra de cara a la Expo. Pensamos que sería bonito poner las pegatinas en inglés. Cogimos un programa por internet e hicimos las traducciones", explica el presidente de la Asociación Provincial del Taxi, Luis Miguel de Torres.

"Mi inglés es básico y es cierto que hay algún error. Ya nos han avisado y vamos a corregirlo. Un titulado nos ha hecho otra traducción y lo cambiaremos en las nuevas pegatinas del próximo año", apunta Luis Miguel de Torres.

(…)

----------------------------
• "Por favor, lléveme a Station Delights"; Artículo publicado en Heraldo de Aragón el Domingo 25 de septiembre de 2005. Página 14, sección Aragón Hoy.

4 comentarios:

  1. Para ver lo que no es traducir, sólo falta leer las instrucciones de electrodomésticos o libros muy conocidos, que dubido a una pésima traducción no entinedes casi nada o ves construcciones sintácticas inimaginables.
    Conozco jóvenes que estudían la carrera de Traducción y es muy dura.

    ResponderEliminar
  2. Valverde: yo mismo tengo un familiar traductor e intérprete.
    Además de lo duro que es sacarse el título qye te acredita como tal, él siempre habla de la responsabilidad que tiene en su trabajo, teniendo en cuenta que ejerce en tribunales y en hospitales.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente estoy realizando un curso de traducción donde se nos insiste en que traducir no es trasladar palabras de una lengua a otra, sino precisamente traducir conceptos, significados.
    Personalmente no hay nada que me de más rabia que encontrar libros mal traducidos. La labor del traductor pasa desapercibida porque, si es buena, no se nota. Pero cuando la notamos, suele ser porque el texto nos chirría por la mala traducción.

    ResponderEliminar
  4. Yo pienso que traducción se llama cuando una persona pueda entender lo mismo tanto en un idioma como en el otro. Yo llevo muy poco tiempo en el mundo de la traducción/interpretación pero, he tenido el honor, para llamarlo así, de trabajar en un proyecto con otra traductora con muchisimos años de experiencia, y viendo algúnos textos traducidos por ella, primero me entro risa y luego rabia. ¿Porque? Pues, primero me he reído de lo que se entendía y luego me daba rabia al pensar que esa señora, sólo por su experiencia cobra el doble que yo, aunque comparando nuestros trabajos, el suyo deja mucho que desear. Un buen traductor no es el que lleva 1000 años ejerciendo como tal, sino el que tieneprecisión en su trabajo, que traslada exactamente lo que transmite un texto en su forma original al otro idioma. No es asi?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...