miércoles, 16 de marzo de 2011

El engaño de los Alquimistas

¿Podrá el vidro llorar partos de Oriente?
¿Cabrá su habilidad en los crisoles?
¿Será la Tierra adúltera a los Soles,
Por concebir de un horno siempre ardiente?

¿Destilarás en baños a Occidente?
¿Podrán lo mismo humos que arreboles?
¿Abreviarán por ti los Españoles
El precioso naufragio de su gente?

Osas contrahacer su ingenio al día;
Pretendes que le parle docta llama
Los secretos de Dios a tu osadía.

Doctrina ciega y ambiciosa fama:
El oro miente en la ceniza fría,
Y cuando le promete, le derrama.








verso 1.- Partos de Oriente: el oro, en referencia a color del sol al amanecer. Entiéndase "¿Podrá la materia artificial crear el oro natural?

verso3.- Se da por entendido que en un sentido figurado, los soles, por su brillo y su color amarillo, engendran el oro en la tierra. Si la tierra lo concibe de un horno, será adulterio, y también artificial en el sentido sexual, porque el ardor del horno no es eventual, como en los animales, sino constante por ser artificial. También se burla de la actividad incensante y obsesiva del alquimista.

verso 6.- Humos. metáfora para hornos y para presunciones,

verso 9.- Contrahacer. fabricar artificalmente.

------------------------
Siguiendo una tradición alrga y rica, Quevedo se burlaba mucho de los alquimistas, mayormente porque presumían de ser científicos, porque intentaban contrahacer la naturaleza, y porque exageraban el valor y la delicadeza de sus operaciones hasta ser ridículos.

En otro poema, A Dafne huyendo de Apolo, también les dedica gruesas palabras.

Y es que Quevedo aplicó la mordacidad y el ingenio a casi todos los aspectos de la sociedad de su tiempo, como quedó demostrado en El Buscón; contra el poder político establecido, como la epístola satírica que le dedicó al Conde-Duque de Olivares, -No he de callar…-; incluso apostó, y ganó, que era capaz de llamar "coja" a la reina María de Austria -entre el clavel y la rosa, su majestad escoja-; o el soberbio intercambio de sonetos que mantuvo con Góngora, otro de los "santones" de la época.

Resulta sorprendente la enorme actualidad de sus versos, cuatro siglos después.

-----------------------
Francisco de Quevedo; Poesía varia. Edición de James O. Crosby. Cátedra, Letras Hispánicas. Madrid 2000.

2 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante, me encanta poder aprender estas cosas que pasan inadvertidas para quien no las sabe...Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  2. Quevedo era todo un carácter y se constata que a pesar de los siglos sigue siendo actual, sino recordad "don dinero"...
    Muy mordaz y muy inconformista, hoy tendría problemas como también los tuvo en su época.
    Siempre lo he admirado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...