jueves, 3 de marzo de 2011

Esperando a los bárbaros

Los bárbaros le deben su nombre a los griegos, que se referían a ellos como "los que balbucean"; o sea, los que no hablaban griego y emitían sonidos que sonaban a bar, bar, bar. βάρβαρος les llamaban ellos; barbărus sus herederos los romanos.

Si bien el término comenzó siendo peyorativo, su acepción ha ido a peor con los siglos: primero para definir simplemente a los que era de fuera y no hablaban el idioma; luego, para referirse a aquellos que carecían de educación; posteriormente, para calificar a los invasores de los sucesivos imperios; hasta hoy, que supone el peor calificativo que aplicarse pueda a cualquier individuo, país, cultura, civilización entera.

Y es así como el término "bárbaro" ha dejado de utilizarse para definir una realidad más o menos subjetiva para usarse como "comodín" para referirse a todo lo malo que nos pueda suceder, a todos los peligros que acechan más allá de las fronteras.

El problema es que esa fijación en los peligros de fuera nos ha cegado y nos impide ver los peligros de dentro; los que nosotros mismos encarnamos para nosotros mismos y los que nos rodean: por ignorancia, fanatismo, miedo a lo desconocido, resistencia al cambio, conservadurismo rancio, cuando no conductas claramente reaccionarias.

Hoy les traigo dos ejemplos que la literatura nos ha dejado para ilustrar magistralmente que el peligro somos nosotros mismos.

Y ambos ejemplos tienen el mismo título: esperando a los bárbaros.

Uno de ellos, de J.M. Coetzee; el otro de Konstantino Kavafis.

Duelo a garrotazos. Francisco de Goya. Museo del Prado


• Esperando a los bárbaros. J.M. Coetzee, escritor sudafricano, Premio Nobel de Literatura 2003. Ed. Debolsillo. Madrid 2004. Novela escrita en 1980.
Un día el Imperio decidió que los bárbaros eran una amenaza a su integridad.

Primero llegaron al pueblo fronterizo policías, que detuvieron sobre todo a quienes no eran bárbaros pero sí diferentes. Torturaron y asesinaron.

Después llegaron los militares. Muchos. Preparados para realizar heroicas campañas militares.

El viejo magistrado del lugar trató de hacerles ver con sensatez que los bárbaros habían estado desde siempre allí y nunca habían sido un peligro, que eran nómadas y no se les podría vencer en batallas campales, que las opiniones que tenían sobre ellos eran absurdas...

Vano intento. El magistrado solo logró la prisión y el pueblo, que había aclamado a los militares cuando llegaron, su ruina.


Esperando a los bárbaros. Poema de Konstantino Kavafis, poeta griego

-¿Qué esperamos congregados en el foro?
Es a los bárbaros que hoy llegan.

-¿Por qué esta inacción en el Senado?
¿Por qué están ahí sentados sin legislar los Senadores?
Porque hoy llegarán los bárbaros.
¿Qué leyes van a hacer los senadores?
Ya legislarán, cuando lleguen, los bárbaros.

-¿Por qué nuestro emperador madrugó tanto
y en su trono, a la puerta mayor de la ciudad,
está sentado, solemne y ciñendo su corona?
Porque hoy llegarán los bárbaros.
Y el emperador espera para dar
a su jefe la acogida. Incluso preparó,
para entregárselo, un pergamino. En él
muchos títulos y dignidades hay escritos.

-¿Por qué nuestros dos cónsules y pretores salieron
hoy con rojas togas bordadas;
por qué llevan brazaletes con tantas amatistas
y anillos engastados y esmeraldas rutilantes;
por qué empuñan hoy preciosos báculos
en plata y oro magníficamente cincelados?
Porque hoy llegarán los bárbaros;
y espectáculos así deslumbran a los bárbaros.

-¿Por qué no a acuden, como siempre, los ilustres oradores
a echar sus discursos y decir sus cosas?
Porque hoy llegarán los bárbaros y
les fastidian la elocuencia y los discursos.

-¿Por qué empieza de pronto este desconcierto
y confusión? (¡Qué graves se han vuelto los rostros!)
¿Por qué calles y plazas aprisa se vacían
y todos vuelven a casa compungidos?
Porque se hizo de noche y los bárbaros no llegaron.
Algunos han venido de las fronteras
y contado que los bárbaros no existen.

¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros?
Esta gente, al fin y al cabo, era una solución. 
-------------------------
Ambos textos, uno la reseña de la contraportada de la novela, el otro, un poema completo, muestran el efecto de los bárbaros sobre nuestras sociedades y sobre nuestras mentes.

Toda la obra de Coetzee "cuestiona el régimen del apartheid sudafricano y cualquier tipo de racismo, y explora sus negativas consecuencias en el hombre y en la sociedad". 
No es escritor de fácil lectura, sobre todo por la temática que aborda, concienciada por una situación que vivió en primera persona y que, afortunadamente, hoy podemos considerar en vías de superación.

Kavafis no es un poeta excesivamente conocido fuera de grecia o de los ámbitos literarios.
Su poema "esperando a los bárbaros" permite muchas lecturas, sobre todo si tenemos en cuenta su trayectoria vital, poética y política.


Ayer era Sudáfrica; hoy son otros los lugares donde la espera de los bárbaros se convierte en una excusa.

---------------------
Coetzee en wikipedia

7 comentarios:

  1. Aprovechando la similitud del nombre te reomendaría un ensayo de Alessandro Baricco llamado "Los Bárbaros". Excelente

    ResponderEliminar
  2. El poema de Kavafis tiene una lectura irónica y un final que da que pensar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre viene bien tener a mano unos "bárbaros" como "cabeza de turco" de los males ajenos y, sobre todo, propios.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó tu reseña! Estoy leyendo el libro de Coetzee y me resulta algo difícil imaginar el lugar donde se desarrolla la historia, ya que describe el lugar como un desierto y a su vez con frió y nieve, Sabes cual es la ubicación geográfica de la novela?

    ResponderEliminar
  5. Recomiendo leer el libro de Guy Sorman Esperando a los bárbaros. Aunque fue publicado en 1992 ilustra sobre la realidad que se vive en Europa y en otros lugares del globo con los inmigrantes.

    ResponderEliminar
  6. Recomiendo leer el libro de Guy Sorman Esperando a los bárbaros. Aunque fue publicado en 1992 ilustra sobre la realidad que se vive en Europa y en otros lugares del globo con los inmigrantes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...