martes, 29 de marzo de 2011

Las revoluciones ya existían antes de facebook y twitter

"Muchos son los que mencionan el papel que han tenido las redes sociales en las revoluciones de oriente medio, hasta tal punto que se habla ya de «las revoluciones de Facebook» y de «la diplomacia Twitter».

Sin embargo, como muy bien saben los historiadores, esas corrientes libertarias eran igualmente veloces e imparables en tiempos en los que las redes sociales estaban en pañales o ni siquiera existían".


-----------------------
Así comienza el artículo de Carmen Posadas en XLSemanal, titulado El verdadero "efecto contagio".

Y continúa mencionando algunos ejemplos ilustrativos para explicar qué es "el efecto contagio", cómo no es nuevo, por qué se produce y cómo las redes sociales pueden jugar un papel decisivo en combatir la ignoracia pluralista, que consiste en que "la gente tiende a ocultar sus verdaderas preferencias porque cree que las personas de su entorno no piensan o sienten como ellos".

A esta ignorancia y sus efectos le debemos que sociedades enteras hyan aguantado situaciones de injusticia social de forma reiterada y tolerado desmanes y abusos sistemáticos de su clase dirigente.

Aunque las redes sociales todavía están lejos de ser el catalizador de ninguna revolución, sí se han mostrado como eficaces altavoces y medios de tranmisión que traspasan las fronteras de la censura.

Y como tales, han contribuido de forma no despreciable a derribar la ignortancia pluralista y a provacor el efecto contagio.

La duda, como siempre, es cómo se articula este fenómeno en una segunda fase: la de contruir una democracia consolidada.

Les dejo con el articulo completo.

--------------------------
Desde que un joven tunecino decidió quemarse a lo bonzo encendiendo la llama de la revolución en todo Oriente Medio, el mundo entero habla del «efecto contagio».
Muchos son los que, para explicarlo, mencionan el papel que han tenido las redes sociales, hasta tal punto que se habla ya de «las revoluciones de Facebook» y de «la diplomacia Twitter».

Sin embargo, como muy bien saben los historiadores, esas corrientes libertarias eran igualmente veloces e imparables en tiempos en los que las redes sociales estaban en pañales o ni siquiera existían.

Tal es el caso, por ejemplo, del «efecto dominó» ocurrido en Europa del Este tras la caída del Muro de Berlín o, para ir más atrás en la historia, la casi simultánea independencia de los países americanos, cuyos diversos bicentenarios se cumplen por estas fechas.

¿Cómo se produce entonces este tipo de movimientos sincrónicos? ¿Cómo se ponen de acuerdo personas de países distantes y diversos para, de pronto, alterar el statu quo? Según los sociólogos, la respuesta está en la «ignorancia pluralista».

Tras esta expresión se oculta un comportamiento humano tan curioso como perfectamente comprensible. Según este, la gente tiende a ocultar sus verdaderas preferencias porque cree que las personas de su entorno no piensan o sienten como ellos. He aquí un ejemplo: en 1975, el sociólogo Hubert O´Gorman observó que la ignorancia pluralista era responsable de la errada percepción que los blancos de Carolina del Sur tenían sobre la segregación. En realidad, la mayoría de ellos estaba en contra del trato discriminatorio dispensado a las personas de raza negra, pero no se atrevía a manifestarlo.

Sin embargo, en cuanto se enteraban de que eran muchos los que pensaban como ellos, se producía un cambio radical en su actitud porque, como señaló O´Gorman, el mero hecho de saber que existe una corriente de cambio ya propicia un cambio. En la Universidad de Princeton fueron un paso más allá y decidieron utilizar el fenómeno de la ignorancia pluralista para acabar con los malos hábitos respecto de la ingesta incontrolada de alcohol. Primero, descubrieron a través de encuestas anónimas que la mayoría de los estudiantes estaba en desacuerdo con las grandes borracheras de fin de semana, pero que no se atrevían a comportarse de otro modo por miedo a quedar como mojigatos. Una vez sabido esto, en lugar de prohibir el alcohol, lo que se hizo fue divulgar las cifras de las encuestas realizadas.

Para volver al ejemplo de Oriente Medio, podemos decir, por tanto, que en Túnez, en Egipto o en Libia la población estaba harta de los abusos de sus tiranos, pero no se atrevía a manifestarlo por miedo a no ser respaldada por sus pares.

Por eso, en cuanto se hizo patente que todo el mundo deseaba un cambio, tal deseo corrió como la pólvora ayudado, qué duda cabe, por las redes sociales. Pero no solo por ellas, sino también -o mejor dicho, sobre todo- porque la fruta estaba madura (por no decir «podrida») y solo necesitaba una mínima sacudida para que cayera del árbol.

La pregunta ahora es: ¿sirve la ignorancia pluralista como ayuda en la segunda fase de un cambio, esto es, para construir una democracia y una paz social? La respuesta, me temo, es solo «según» o «depende». En ocasiones, como durante la Transición española, por ejemplo, el hecho de que la gente pensara que sus pares estaban de acuerdo en dos cosas: en su pavor a volver a las dos Españas y en intentar el camino de las democracias occidentales, sirvió para consolidad la democracia y la monarquía.

Sin embargo, en los países del Este que se liberaban del yugo soviético, unos pueblos, los más evolucionados, emprendieron el camino de la democracia. Pero otros se debaten aún entre extrañas nostalgias y la siempre alargada sombra de la corrupción.

¿Qué va a ocurrir en Oriente Medio? Nadie lo sabe, pero los países occidentales harían bien no solo en ayudar política y económicamente, sino prestando atención a este curioso fenómeno de la ignorancia pluralista que está detrás de todo cambio. Sabiendo, además, que, en potenciarlo e incluso en «tunearlo», sí pueden jugar un papel decisivo las redes sociales.

----
Carmen Posadas: El verdadero "efecto contagio".

3 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, ya existieron movimientos revolucionarios y culturales desde hace siglos y no había redes sociales. A veces los medios de comunicación sobrevaloran las redes sociales, que no digo que no influyan ni sean importantes, pero lo importante es que los ciudadanos sientan lo mismo y comiencen a expresarlo y para ello lo importante ahora y siempre es la palabra y la comunicación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por mucha importancia que se les quiera dar a las redes sociales, hasta ahora, que yo sepa, no han derrocado a ningún dictador ni están en condiciones de hacerlo.
    Las revoluciones se hacen, se sufren, se padecen y se llora a los muertos en la calle.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que es probable que el fenómeno del que se habla tenga el efecto de paralizar a la gente. Pero no solo por el temor a que los demás no nos secunden, sino porque dicha ignorancia pluralista también nos lleva al convencimiento tácito de que nada se puede hacer para cambiar una situación dada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...