sábado, 14 de mayo de 2011

Señora, ando como veis vos: muy mal (le dijo un cojo a una bizca)

Lord Byron
Fue Lord Byron uno de los poetas más destacados del romanticismo y, acaso, de toda la literatura en lengua inglesa.

Seguramente su figura es más conocida que su obra, como suele suceder con los poetas.

Hace algún tiempo os hablamos de él y de su intervención directa en El volcán que provocó dos clásicos de la literatura de terror, donde también interviene otra gran escritora de la época: Mary Shelley.

Su hija Ada Lovelace fue seguramente la primera programadora, y "dedujo y previó la capacidad de las computadoras para ir más allá de los simples cálculos de números".

Pero hoy no os hablaré de su obra o peripecia vital sino de una anécdota que se cuenta de él y que viene a demostrar que la ironía y el ingenio amueblan las cabezas
Hugh Grant, en Remando al viento
brillantes, independientemente de la disciplina que cultiven.

Veamos.

Todo el mundo sabe que Lord Byron padecía una cierta cojera, como se han encargado de mostrar películas como Remando al viento, 1988, de Gonzalo Suárez, que centra su trama en los acontecimientos que dieron lugar a esos clásicos de la literatura de terror que os mencionaba antes.

Georgiana Cavendish
Georgiana Cavendish fue una persona popular de la época, más conocida por su título nobiliario y sus actividades "sociales"; la Duquesa de Devonshire. Como curiosidad les diré que a su estirpe pertenecen el presente Duque de Devonshire, Diana, Princesa de Gales y Sarah, Duquesa de York.

También ella mereció el honor de "ver" llevada su vida al cine, en la película La Duquesa, de 2008, dirigida por Saul Dibb.

Pues bien: héteme aquí que coinciden cierto día Lorb Byron y Georgiana Cavendish.

Ella, amable y cortés, como corresponde a un miembro de la nobleza, y, quizá, queriendo ser ingeniosa, divertida, irónica o vaya usted a saber qué, saludó al poeta es estos
Keyra Knightley en La Duquesa
términos:

- ¿Cómo andáis hoy, milord?

Byron, noble también él, que sería romántico pero también era locuaz, contestó:

- Señora, ando como veis vos: muy mal.

La respuesta no tendría mayor relevancia si no fuera porque la buena de Georgiana también tenía una llamativa característica física: era bizca.

-----------------------
Cuesta imaginarse ese diálogo entre Hugh Grant y Keyra Knightley, la verdad.

2 comentarios:

  1. Hablando de clásicos del terror, como llevo poco tiempo siguiendo el blog, no se si habrás escrito algo relacionado con Edgar Alan Poe, el cual fue también el padre del género policiaco- Lo digo humildemente como sugerencia por si te sirve para algún post.

    En cuanto a la anécdota, es muy buena, parecida a la de, creo que fue Quevedo y su famosa rosa y clvel con la marquesa o duquesa, no recuerdo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. De hecho, Quevedo es uno de los autores que más han salido por aquí. Y esta anécdota que cuentas es de mis favoritas:
    http://desequilibros.blogspot.com/2008/11/la-apuesta-que-quevedo-hizo-con-sus.html

    Sobre Alan Poe también hemos hablado un poco:
    http://desequilibros.blogspot.com/search/label/Edgar%20Allan%20Poe

    Y ya puestos a recomendar, este enlace es fantástico:
    http://www.narrador.es/blog/2008/07/11/radio-futura-edgar-allan-poe-y-annabel-lee/

    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...