miércoles, 16 de noviembre de 2011

Dios es la respuesta. ¿Cuál era la pregunta?

John Kenneth Galbraith fue un destacado economista estadounidense.

Su mayor preocupación "no era el análisis econométrico o teoría económica, sino analizar las consecuencias de la política económica en la sociedad y la economía política, en una forma accesible y eliminando gran parte del tecnicismo utilizado por los economistas".

Además fue diplomático, novelista, cronista periodístico y asesor político de varios presidentes norteamericanos.

Su obra más famosas es La sociedad opulenta. Ya en 1958 explicaba en ella "la riqueza de los Estados Unidos de América en bienes de consumo y su pobreza en servicios sociales, en la idea de la existencia de un consumo masivo –para Galbraith innecesario– promovido artificialmente por la publicidad y de un espectacular crecimiento con desigualdades internas e inflación".

Según Galbraith, la brecha entre la provisión de bienes de consumo y sociales llegó a ser desproporcionada, lo que sería de un efecto problemático:
“cuanto mayor sea la cantidad de bienes que adquiere la gente, tanto mayor es el volumen de envoltorios que desecha y tanto mayor es la cantidad de basura que se debe eliminar. Si no se proporcionan los servicios de saneamiento adecuados, la contrapartida de una opulencia creciente será una suciedad cada vez más intensa” 
(La Sociedad Opulenta, pp.243-244).

Algunas frases suyas merecen reflexión, por su vigencia:
• "Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular."

• "El estudio del tema del Dinero, por encima de otros campos económicos, es el tema en el cual la complejidad se utiliza para disfrazar la verdad o para evadirla, en vez de revelarla."

Pues bien. Mr. Galbraith fue profesor en la Universidad de Harvard.
En algún momento (no he encontrado la fuente original) contó la siguiente anécdota, que tuvo lugar en dicha universidad:

Apareció un pintada sobre una pared de la Universidad de Harvard. Decía:

- Dios es la respuesta.

Al día siguiente, alguien había añadido, debajo de la pintada original:

- ¿Cuál era la pregunta?


No se pierdan una de sus frases, demoledora:

"Para manipular eficazmente a la gente es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula.


----------------
Bibliografía:
• La cita se la escuché a un tertuliano radiofónico y la he vuelto a encontrar trancrita en El observatorio de Germán Yanke.
• Sus frases están sacadas de wikiquote.
John Kenneth Galbraith.
John Kenneth Galbraith en wikipedia.
• Biografía de Galbraith John Kenneth, con acceso a algunas de sus obras.

9 comentarios:

  1. La última frase me ha recordado a aquella de la Biblia, que dice que "el triunfo del diablo es hacernos creer que no existe".

    ResponderEliminar
  2. La pregunta seria: ¿A que he venido a este mundo?

    ResponderEliminar
  3. No, no, la pregunta sería: ¿Cuál es la mayor farsa de la historia de la humanidad?

    ResponderEliminar
  4. La pregunta original es: ¿Quién me lavará los calzones del sábado-noche, tras salir de cubateo?

    ResponderEliminar
  5. buen post, llevo dias, mirando por tu blog i no esta nada mal, sigue así, aunquye hecho de menos algo mas de documentacion! cuidate y gracias por tu trabajo!

    ResponderEliminar
  6. ummh...¿está de nuevo de moda Galbraith?, con lo árido que resulta leerlo...

    ResponderEliminar
  7. Muy sacástica y acertada la pintada

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...