lunes, 21 de noviembre de 2011

El résped del escritor, el cirujano sin remordimientos y el abogado sin conciencia

Se encontraba George Bernard Shaw cenando con dos amigos; a saber, un cirujano y un abogado.

Su amigo abogado quiso poner a prueba la capacidad creativa de Mr. Shaw. 
Y héteme aquí que le retó en estos términos:

- ¿A que no es Vd. capaz de inventar un chiste protagonizado por un cirujano y un abogado?

Con un résped acorde a su talento, Shaw aceptó el reto y lo solucionó de la siguiente manera:

"Un cirujano abrió a un enfermo.
No le encontró ningún órgano dañado, pero para justificar la operación, le extirpó la conciencia.
Así le pudo cobrar  sin remordimiento.

El enfermo sanó, pagó al cirujano y, ya sin conciencia, se hizo abogado y ganó mucho dinero."

Desconocemos si después de ese día se mantuvo la amistad inicial.

Si quieren conocer alguna de las aristas de quien llegó a ser Premio Nobel de Literatura, echen un vistazo a  George Bernard Shaw: El Premio Nobel que justificó y alentó la eugenesia, de donde, de paso, he sacado la imagen.

--------
La anécdota, quizá apócrifa, la cuenta Gregorio Doval en su "Anecdotario universal de cabecera". Ediciones del Prado. Madrid. 2003.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ufff! El chiste de la anecdota queda en nada al lado del articulo que enlazas.

    Eugenesia significa buen nacer y no necesariamente matar. Sin embargo como el objetivo es el limpiar de taras la reserva genetica de la especie, tanto vale propiciar la descendencia de los dotados con las mejores prendas como reducir a cero la probabilidad de reproduccion de los presuntamente afectados con taras.

    Como es natural al cultor o propagandista de esta clase de "racionalidad" sus profundisimos estudios nunca jamas suelen llevarle a la conclusion de que el mismo y quienes se le parecen deben ser apuntados en la lista negra.

    Segun parece Shaw fue adepto del marxismo y parece seguro que no comprendió nada en absoluto. No comprendio el papel que juegan la pobreza, el hambre y la explotacion en la aparicion de la taras "geneticas". Pero una vez se las considera, entonces irremisiblemente se las encuentra y ¡vaya que casualidad! esas taras las tienen tus enemigos y aquellos que no aprecias. Hitler ya tenia aversion a los judios y la eugenesia le permitio dar una justificacion a sus gustos y disgustos. El antisemitismo encontraba pues justificacion noble y "cientifica".

    El nazismo no fue un accidente, ni mero fruto de una malvada maquinacion de un sujeto y su partido, sino que los grandes hombres de aquel tiempo, preclaras sus mentes, predicaban esa misma clase de cabronadas, generando una suerte de sentido comun a tal respecto. Aldous Huxley era hijo de aquella epoca y en "Retorno a un mundo feliz" dejó unos parrafos de similar cariz aunque sin las ominosas sugerencias que destila el excurso de Shaw.

    No quepa duda que a medida la crisis vaya cobrando aspecto mas y mas torvos renaceran cabronadas por el estilo, para marcaran y fustigar a las victimas del desastre. Los propagandistas arreciaran con la martingala de que esta crisis es culpa de todos y eso es solo el principio, pues a no tardar se iran señalando a unos como mas "todos" que el resto.

    ResponderEliminar
  3. Dubitador: como leí en alguna parte, "el autor nunca está a la altura de su obra".
    Y esto es así para lo bueno y para lo malo: hay autores mediocres que son excelentes personas y auténticos cabestros que paren obras maestras.
    Shaw no fue una hermanita de la caridad, desde luego.
    Estoy básicamente de acuerdo con tu argumentación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...