martes, 29 de noviembre de 2011

Lagazuoi: La batalla de las trincheras verticales

La primera Guerra Mundial fue la guerra más cruenta de cuantas habían tenido lugar hasta la fecha. Incluso hoy en día se la puede considerar como tal; no por el número de víctimas que causó o por la capacidad de destrucción de las armas utilizadas. Sino porque en ella se dieron dos circunstancias que, unidas, provocaron un resultado letal: el uso de armas más sofisticadas y de destrucción masiva junto a unas tácticas de combate obsoletas.

Todavía en esa época se pensaba que el combate cuerpo a cuerpo era imprescindible; y las trincheras, necesarias. Así, los ejércitos todavía portaban bayonetas, sus ataques todavía se basaban en la fuerza bruta y las posiciones se conquistaban o se perdían metro a metro.

El perfeccionamiento de las armas -mayor alcance y precisión-, el uso de armas químicas -cuyos efectos no contaban con remedios eficaces- y la introducción de la aviación por primera vez en la historia de la guerra, unido a una todavía insuficiente medicina -no olvidemos que la penicilina se descubrió en 1928 y su uso no se generalizó hasta la Segunda Guerra Mundial- provocaron un número de bajas y un sufrimiento para todas ellas hasta entonces desconocido.

Solo la guerra Civil norteamericana se le puede aproximar en crueldad. Pero no fue un enfrentamiento global y su repercusión mediática, aunque no histórica, escasa. La I Guerra Mundial es conocida como la Gran Guerra y a Europa todavía le duelen las cicatrices que dejó, por no hablar de su sucesora, la II Guerra Mundial, que todos conocemos mejor.

En ese escenario de principios del siglo XX tuvo lugar una batalla que representa bien las penalidades que tenían que sufrir los contendientes y los medios que tenían a su disposición para poder hacer frente a las "necesidades" y objetivos bélicos: la batalla de Lagazuoi.

Stanley Kubrick ya hizo un magistral retrato de la Gran Guerra en Senderos de Gloria. Intentaré ilustrar nu poco el caso de Lagazuoi.

El Tirol era una región perteneciente al Imperio Astriaco. En la I Guerra Mundial, Austria entró en conflicto con Italia, entre otras razones, por el control de ese territorio.
Al fihal del conflicto, que dio como resultado la práctica desaparición de Austria como potencia europea, Italia se anexionó la parte Sur del Tirol, lo que hoy es el SudTirol, en la región del Trentino-Alto Adige, al noreste de Italia.

Todavía hoy, en esta región conviven sin demasiados sobresaltos 3 lenguas de uso diario: alemán, italiano y Ladino, la legua autóctona.
Suele decirse que es una región muy rica por la cantidad de privilegios que ha recibido del estado italiano para combatir los movimientos secesionistas. Pero lo cierto es que también se puede tomar como ejemplo de modelo de explotación turística respetuosa y, como se dice ahora, sostenible.

Es una región montañosa, los Dolomitas, con profundos valles alpinos como la Val Badía o la Val Gardena, alturas superiores a los 3000 metros y unos macizos montañosos que han sido cuna de algunos de los mejores escaladores del alpinismo moderno: Reinhold Messner es de la zona y allí dio sus primeros pasos antes de convertirse en la leyenda del himalayismo que es hoy en día.

Imaginen las condiciones en las que se pudo desarrollar una batalla por el control de aquella zona, disputada metro a metro, con escasos medios y una climatología extrema.

En estas condiciones, los soldados de ambos bandos pasaron unos meses en condiciones penosas, defendiendo un terreno inhóspito. Es aquí donde excavaron trincheras en la roca pero no solo a lo largo de ella, sino en su interior, horadando las entrañas de la montaña, como única alternativa para poder acceder a la cima sin ser masacrados desde la parte superior.

En las imágenes se pueden apreciar el paisaje en el que se desarrolló la contienda, algunos de los refugios en los que vivían y las restos de las obras de ingeniería que levantaron para el transporte de material y la defensa de las posiciones. En concreto, las que se encuentran en el Paso Falzarego.
Toda la zona está llena de restos y recorridos históricos que recuerdan aquellos días.

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...