martes, 13 de diciembre de 2011

Gorjeo de papagayo contra rebuzno de asno de Arcadi Espada

Cuenta Arcadi Espada es su columna de El Mundo cómo el gobierno se echó atrás a la hora de sacar adelante la ley Sinde en el último Consejo de Ministros.

Como sabemos, el propio gobierno ha reconocido que decidió paralizar la aprobación de esta polémica ley por el debate social que se producía en las redes sociales.

Veamos cómo define Mr. Espada este territorio, para él, como se ve, completamente desconocido:
"el gorjeo de no más de mil papagayos impidió que el Consejo de Ministros (según su propio presidente) dotara de capacidad de acción a una ley a la que el Gobierno y el Congreso habían dado su anterior asentimiento. Y no se olvide: a la prosa clueca y vociferante, al matonismo grotesco de los papagayos, es a lo que el presidente llama debate social".

Resulta curioso que un tipo que no tiene presencia alguna conocida en red social alguna (recuérdese que cerró su cuenta de twitter el mismo día que la policía intervino la SGAE) tenga tan claras las ideas sobre lo que son o no son las redes sociales, el debate que allí se genera y el nuevo medio de discusión que suponen, ajenos completamente a las columnas vetustas y hediondas desde las que pontifican sujetos como él.

Habla del calado intelectual de las sentencias que rodean a la polémica; pero omite el no menor calado intelectual de las sentencias que rodean el permanente discurso de medios como para el que colabora.

Las redes sociales son precisamente, Mr. Espada, lo opuesto a esa prensa desinformadora y sensacionalista y han aprendido de ella, seguramente, el discurso maximalista, infalible y a menudo bravucón; la diferencia es que las redes sociales son abiertas, apuestan por mantenerse ajenas a la manipulación, aunque no siempre lo consigan, mientras que la vetusta prensa apolillada continúa apostando por el púlpito y el adoctrinamiento ideológico.

Y me da igual si los medios son derechas o izquierdas; a final todos pretenden lo mismo: su autosupervivencia, su autopromoción y discurso destinado a su público cautivo.

La diferencia entre las redes sociales y "su" prensa", Mr. Espada, es que mientras ustedes se aferran a la poltrona para continuar con su pestilente discurso irreflexivo y visceral, de las redes sociales surgen las voces anónimas que tanto derecho, o más, que Vd. tienen para expresar su opinión, sus quejas y sus aspiraciones.

"Su" prensa se esfuerza día a día para que nada cambie; las redes sociales suponen un altavoz para aquellos que no tienen el privilegio de sermonear desde sus columnas de opinión.

Ese gorjeo de papagayos es el que ha conseguido que en este país, por primera vez en décadas, el discurso político y social vuelva a la calle y los representantes políticos, por primera vez en décadas, escuchen lo que la calle piensa de los problemas, aunque sea para apropiarse de ideas con las que llenar su vacíos programas electorales.

Pues bien, Mr. Espada: entiendo que le disguste esta realidad; entiendo que intente despreciarla ninguneándola y ridiculizándola. Pero sus palabras lo único que demuestran es su más absoluto desconocimiento de la realidad actual; la misma ignorancia de la que hacen gala a diario algunos de sus vecinos ideológicos, y otros de enfrente, cuando atribuyen a las redes sociales una especie de maléficas intenciones inspiradas por un neo-contubernio.
Ignorar la realidad le aleja de ella.

Pueden seguir poniéndose la máscara socarrona y avinagrada para pisotear todo lo que no sea de su agrado o todo lo que no suponga comulgar con sus estentóreos discursos; pueden seguir descalificando las opiniones ajenas simplemente porque no las entienden ni respetan.
Pero, al final, la realidad les superará. De hecho, ya les ha superado, y sus columnas y exabruptos no son ya más que una patética pataleta de reptil extinto.

Por sujetos como usted mucha gente ha dejado de comprar periódicos, escuchar emisoras de radio y ver cadenas de televisión; también es verdad que por sujetos como usted, esos mismos medios se ha llenado de mentes captas que le jalean y aplauden.
Precisamente son las redes sociales las que están ahí para combatir esa obsoleta estrategia de comunicación que tan buenos resultados les ha dado en el pasado.

Moléstese en conocerlas, conozca sus peculiaridades, aprenda su lenguaje específico y participe en ellas; verá que lo único que tiene hacia ellas son prejuicios. También recibirá el aplauso de voceros y los insultos de fatuos.
A menos, claro, que no le interese ver cuestionados sus rebuznos.

Vd., que alardea de independencia y de no someterse a los dictados impuestos por el servilismo… ¿por qué le niega esos mismos atributos a quienes no le ponen alfombras rojas a su paso?

Aquí tiene mi gorjeo de papagayo frente a su rebuzno de asno.

A día de hoy, la imagen que mejor le retrata es el grabado de Goya que ilustra este Gorjeo.

3 comentarios:

  1. Artadi dice que se llama ???
    tomo noto del plumillas

    ResponderEliminar
  2. Uno sólo pero bien sonoro ¡bravo!

    Cuantas verdades. Por mucho que a paleolíticos infestos les moleste, el 2.0 de la democracia y la escucha social, a la que por suerte cada vez que le puede hacer menos oídos sordos, pasa por abrirse a las redes sociales, que hacen de esta sociedad algo más participativo y una herramienta perfecta para articular programas sociales y solidaridad.

    Habrá un tiempo en que a todas estas momias no las mantenga "vivas" ni el embalsamado, llega la época de las nuevas voces...

    ResponderEliminar
  3. Anakasis: es un auténtico "fenómeno".

    Aarón: tienes razón, pero por desgracia, sigue habiendo muchos medios y muchos "gurús" del periodismo que niegan y desprecian esas voces; y tienen muchos seguidores dispuestos a no plantearse nada más allá de lo que les dicen sus "apóstoles" mediáticos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...