viernes, 28 de enero de 2011

Normas para el uso de la coma

La coma es el signo de puntuación de uso más arbitrario y en él se encuentran muchas diferencias entre los escritores más escrupulosos y los más despreocupados.

Generalmente se piensa que la coma se corresponde con una pausa en la entonación.

Esto no es así exactamente: sí es cierto que en muchas ocasiones la coma coincide con una pausa en la pronunciación, pero no siempre. Hay casos en que es obligatoria la coma en los textos escritos aunque no hacemos pausa en la entonación, y viceversa.

Realmente, la función de la coma es la de una aclaración sintáctica.

cultura en la presa gratuita. Fiesta de puntos


Veamos los casos en los que hay que poner coma:

• En las enumeraciones, para unir elementos de una misma serie.
La coma, al igual que la coordinación copulativa equivale al signo + de la suma; por tanto, une elementos sintácticamente equivalentes: palabras, sintagmas, proposiciones subordinadas, oraciones simples:
Paseé a lo largo de la calle Alcalá, por la plaza de la Independencia y  por el parque del Retiro; Nos dijeron que ya se había retirado la policía, que habían detenido a los implicados y que habían recuperado todo lo robado.

Tal como aparece en los ejemplos anteriores, entre los últimos dos elementos de una enumeración se sustituye la coma por la conjunción y.

Cuando los elementos enumerados son sujetos, no se pone coma detrás del último, pues no se puede separar el sujeto de su verbo con comas: Luis, mis compañeros de trabajo, María y Julia cantaron en la fiesta.


• También se coloca coma en el lugar de un elemento que se suprime, bien porque se sobreentiende en un contexto dado, bien porque ya ha aparecido antes: A unos les gusta una cosa; a otros, otra.

Está dentro de este caso la coma que se coloca detrás de también u otro adverbio, cuando hay una oración sobreentendida: Los pendientes que le regalé se los pone por Navidad. También, cuando va a una fiesta.


• Para separar complementos del nombre en aposición explicativa. No es lo mismo decir Los empleados, descontentos, reivindicaron una subida salarial que Los empleados descontentos reivindicaron una subida salarial.


• Van entre comas las proposiciones de relativo explicativas para distinguir estas oraciones de las especificativas.

- Explicativo significa que un elemento lingüístico (adjetivo, sintagma nominal, proposición adjetiva de relativo...) se refiere a otro en toda su extensión. No sirven para distinguir o delimitar un elemento de otro, sino para expresar cómo ve la realidad el autor, por eso se dice que las estructuras explicativas son subjetivas.

- Se opone a especificativo, que es todo elemento que delimita o particulariza la extensión de otro, es decir, sirve para distinguir un elemento de los de su misma especie, por eso se dice que las estructuras especificativas son objetivas.

Cuando la proposición de relativo es explicativa debe ir entre comas:  
Juan, que es muy buen compañero, me ayudó a poner en orden el archivo.

En este caso la oración únicamente puede ser explicativa, y la proposición de relativo sirve para expresar o explicar la visión del mundo de la persona que escribe, por eso se dice, que las estructuras explicativas son subjetivas.

En otros casos, puede cambiar el significado dependiendo de cómo puntuemos la oración.
No es lo mismo Los amigos, que quisieron estar presentes, acudieron al acto que Los amigos que quisieron estar presentes acudieron al acto.


Cuando se intercala cualquier tipo de inciso, aparte de los ya mencionados, debe ponerse coma delante y detrás de una oración intercalada en otra y para delimitar cualquier expresión intercalada, aunque los académicos permiten su supresión para no sembrar de comas un escrito, cuando la ausencia de estas no producen oscuridad sintáctica:

No solo le aconsejó, sino que[,] hasta en ocasiones[,] le ayudó con dinero.

Sin embargo, cuidado con esa supresión en el caso de por ejemplo, puesto que el ejemplo puede incluir términos no pretendidos por el autor. No es lo mismo Emparentar, por ejemplo por casamiento, con cierta clase de personas que Emparentar, por ejemplo, por casamiento, con cierta clase de personas.


• Se separan por coma muchos adverbios, locuciones adverbiales y locuciones conjuntivas que actúan de inciso, del tipo: además, así, realmente, en tan caso, aun así, esto es, a saber, es decir, en conclusión, en resumen, en cambio, no obstante, sin embargo...


• Para separar los vocativos del resto de elementos de la oración:
Las cosas, amigo mío, no funcionan; Tú, cállate; Dame ese libro, Luis.

Al inicio de las cartas, y también en el estilo jurídico-administrativo, el vocativo va separado del resto por dos puntos y párrafo aparte. No debe confundirse el vocativo con el sujeto de la oración, que puede coincidir o no con la persona de sujeto de la frase.


• Se debe poner coma después de una proposición subordinada adverbial cuando ésta antecede a la oración principal: Aunque me lo cuentes, no lo creo; Si estudias, aprobarás; Cuando llegues a Madrid, me llamas por teléfono.

Si la proposición subordinada adverbial se coloca en su orden, es decir, en el predicado, no va separada por coma de la principal. Únicamente se separa con coma las proposiciones pseudocausales introducidas por porque; dichas proposiciones son, en realidad, consecutivas no causales.

La oración Ha llovido, porque está mojado el suelo equivale a la construcción consecutiva Ha llovido de manera que está mojado el suelo. Esto es debido a que los hablantes han omitido una parte del discurso que se da por sobreentendida: [Me doy cuenta de que] ha llovido porque está mojado el suelo.

Para indicar esa omisión y para diferenciar estas oraciones de las verdaderamente causales, se coloca la coma. En el resto de construcciones causales no aparece coma, así: Está mojado el suelo porque ha llovido.


• Pueden separarse por coma los complementos circunstanciales y otros complementos del verbo que se antepongan a él. Sin embargo, en muchos casos no es necesaria la coma: Esta mañana[,] me he levantado a las ocho; Durante muchos días[,] la lluvia cayó incesantemente; Con esta pluma[,] escribió toda su obra.


Se coloca coma entre los elementos de una enumeración y antes de la palabra etcétera.
Para algunos puristas esta palabra es de voz latina que significa y además; por tanto, se trataría de una expresión que no debería ir precedida por coma cuando concluyera un párrafo enumerativo.
Sin embargo, la memoria etimológica se ha perdido en esta palabra, como en tantas otras, y, al igual que con el resto, no se tiene en cuenta la función o el significado latino para su puntuación en la lengua actual.


No es incorrecto poner coma delante de las conjunciones y y o que ponen fin a una enumeración, cuando el elemento final al que ellas preceden rompe la uniformidad con los demás:
Estuvieron todo el día peleándose, llorando, estorbando y desordenándolo todo, y por la tarde les dio la fiebre.

O cuando enlazan elementos en los cuales ya existen esas conjunciones: Pueden venir él o su hermano, o mandar a alguien en su lugar.


• Se coloca coma para separar las proposiciones o sintagmas unidos por conjunciones distributivas:
Pedro cambia continuamente de humor: ya se muestra eufórico, ya se deprime por cualquier cosa; Bien cuentes la verdad, bien mientas, no te van a creer.


• Se puede poner coma delante de conjunciones adversativas: Estoy cansado, pero seguiré hasta el final.


• Se pone coma entre la repetición de la misma palabra, cuando la segunda introduce una explicación: Para contártelo tenía muchas razones, razones en las que había meditado durante mucho tiempo.
 


• En general, debe ponerse coma en todos los casos en que es preciso hacer notar que una oración o un complemento no se relacionan con la palabra que les precede inmediatamente sino con otra más lejana o con toda la oración.

No es lo mismo Obligar a alguien a hablar con habilidad que Obligar a alguien a hablar, con habilidad.


• Se pone coma delante de como cuando esta palabra no expresa igualdad, sino que introduce un ejemplo: Me gustan los pueblos con historia como Alba de Tormes, pero Me gustan los pueblos con historia, como Alba de Tormes, Milán y Granada.



Y ahora, los casos en los que NO hay que poner coma:

No se pone coma antes o después de la conjunción que, a no ser que haya, antes o después, un inciso: Nos dijeron, por tanto, que, al llegar el verano, tendríamos horario intensivo.


No se pone coma después de la conjunción pero cuando va delante de una oración interrogativa: Pero ¿qué dices?


No se pone coma delante del paréntesis, el corchete o la raya de inciso, pero sí puede ir detrás.


No llevan coma de separación los elementos unidos por la conjunción disyuntiva o.
Sí se puede poner coma para separar los elementos unidos por la conjunción o en una oración interrogativa compuesta:
Iré de vacaciones a Galicia o viajaré a Italia: no lo tengo decidido; ¿Quieres ponerte a trabajar, o vas a estar mirando todo el tiempo?

-------------------------
El texto, ligeramente adaptado, ha salido de unos apuntes sobre corrección de estilo, del módulo correspondiente, de un Curso de Postgrado en Edición que realicé en el año 2001.

El tutor de aquel módulo era Sebastián Bonilla Álvarez, profesor de la Universidad Pompeu Fabra. Desconozco si el texto es de su autoría pero lo menciono a él porque era el responsable del área.
He buscado la referencia del texto en internet y no la he encontrado.


La viñeta apareció en 20minutos en su edidión en papel en diciembre de 2008

miércoles, 26 de enero de 2011

La importancia de diferenciar una "be" de una "efe"

Borges tuvo que ir al dentista en Barcelona.

El estomatólogo, conocedor con anterioridad de tal acontecimiento -por la reserva de hora, suponemos-, se acercó a una librería a comprar un libro del escritor para que se lo firmara.

Hasta aquí nada de particular, habida cuenta del prestigio y reconocimiento mundial del polígrafo autor argentino.

Pero héteme aquí que el bienintencionado dentista no compró un libro de Borges; compró uno de Forges.

Cómo se desarrolló la escena… no lo sabemos, pero no es difícil de imaginar.

Y no es que la obra de Antonio Fraguas no merezca un autógrafo. Pero no me negarán que, a veces, la realidad supera la ficción.



----------------

Acompañaba al escritor argentino Carlos Cañeque, autor, entre otras obras, del libro Conversaciones con Borges, y al que suponemos transmisor de la anécdota.

Y el sucedido lo cuenta Luis Fernández Zaurín en De cuando Vargas Llosa noqueó a Gabo y otras 299 anécdotas literarias. Ed. Styria. Barcelona 2009

La ilustración de Borges está sacada de apuntes apócrifos.
Y la de Forges, es una caricatura de Ángel Idígoras para diario Sur.

martes, 25 de enero de 2011

Aunque se pronuncian (casi) igual…

Muchos necesitamos saber y/o recordar que: 

Hay es del verbo haber;
Ahí es un lugar;
Ay es una exclamación; y 
ahy no existe. 

Ahí hay un hombre que dice ¡ay!


Haya es del verbo haber; o un árbol, como prefieras;
Halla es encontrar;
Allá es un lugar;
aya es una niñera; y
haiga no existe; o no existía, porque el RAE dice que es un Automóvil muy grande y ostentoso.

El aya se halla allá, debajo de la haya.

(Edito: me deja una amiga, Coral Soler, un comentario en facebook que no me resisto a incluir: 
"Que gracia que la rae recoja la palabra "haiga". Segun mi padre cuando llegaba un nuevo rico en posguerra a comprase un coche decía "Deme el mas grande que haiga" por eso a los coches grandes y ostentosos se les llamaba así".)

(Vuelvo  a editar: otro amigo en twitter, @jalccs, reivindica el "Haiga": Que no haiga nada más en el diccionario no es excusa)


Botar es para la basura, o para estrenar un barco, o para jugar al balón; y 
Votar es su derecho de elegir. 

Vamos a votar si botar el barco o botarlo.


Iba es del verbo ir;
Iva es un impuesto; e 
Hiba no existe.


Valla es un cercado, o un cartel grande;
Vaya es del verbo ir; o una burla; o es una expresión de disgusto, de exclamación o de ironía; y
Baya es un fruto. O un tipo de color de una yegua.

¡Vaya valla repleta de bayas!


Tuvo es del verbo tener; y
Tubo es el objeto por el que se me meten las cosas cuando las hay en gran cantidad.


Uno es 1, entre otras cosas; y
Huno era Atila, y también era uno.


¿Una gravación continua es la subida constante de los precios o por el contrario se trata de una grabación porque hay una cámara registrando lo que sucede?

gravacion

¿Algún caso más?



Es lo tienen las palabras homófonas.

------------------
Esta reinvindicación la colgó malena en su muro de facebook. 
Únicamente la hemos ampliado un poco y añadido alguna acepción nueva.

viernes, 21 de enero de 2011

El lector tiene un grado de creación de pensamiento crítico que lo defiende y lo protege

PIT: – Retocar un libro es un acto de cinismo. Me parece partir del supuesto de que el lector es idiota; y de que no es capaz de leer en el contexto.

TG: – que no digo yo que no lo sea… pero darlo por hecho…

PIT: – Más bien los que lo son son los que no leen. El lector tiene un grado de creación de pensamiento crítico que lo defiende y lo protege.


Esta conversación la mantuvieron Paco Ignacio Taibo II y Toni Garrigo en el programa de RNE "asuntos propios".

El motivo de la entrevista era la presentación del libro de Paco Ignacio Taibo II "El retorno de los tigres de la Malasia". Un ajuste de cuentas con la infancia y con las novelas de aventuras que supusieron las priemeras lecturas "adultas" de muchos jóvenes, entre los que me incluyo.

"Taibo nos cuenta que quería revitalizar la obra de Emilio Salgari, añadirle sexo y darle una versión política, porque las aventuras de Sandokán se desarrollan en el gran debate sobre el mundo colonial".


"Años de investigación y documentación exhaustiva están detrás de esta obra esta obra que Taibo ha querido que sea del siglo XXI, pero en la que hubiera un eco de aquellas aventuras de los libros del XIX".


Y la conversación se produce al comentar la adaptación "políticamente correcta" que se ha hecho de la obra de Mark Twain, en la que términos como "negrata" han desaparacido, alterando la voluntad del autor y el contexto de la obra, so pretexto de no ofender o de proteger al lector.

Supongo que ahora se entiende mejor.

--------------
Bibliografía:

• Paco Ignacio Taibo II; El retorno de los Tigres de Malasia. Planeta México. 2010.
Web oficiosa de Paco Ignacio Taibo II.
Paco Ignacio Taibo II en wikipedia.
Diez Negritos. Blog literario en el que participa Paco Ignacio Taibo II.
Asuntos propios. RNE1. Acceso al podcast de Asuntos Propios.
Emilio Salgari. Obras disponibles en red para su lectura. (Sigue los enlaces de la parte inferior).
Las aventuras de Tom Sawyer; lectura en red.
El Príncipe y el mendigo; lectura en red.

Escucha tú mismo la entrevista.

jueves, 20 de enero de 2011

¡El tabaco lo va a matar!

- ¡El tabaco lo va a matar!

- Y a usted lo va a matar D. Marcial Lalanda.

--------------

Era Agustín de Foxá una de esas figuras de otro tiempo: escritor, poeta, periodista, diplomático... que comenzó su andadura antes de la Guerra Civil, reconocido y acompañado por gran parte de la intelectualidad de la época, y que terminó abrazando el golpe franquista y alineándose de pleno con las ideas falangistas y con el régimen.

Su obra más famosa, aunque tenga poco que ver con la literatura, es la letra de una patriótica composición que comenzaba:

"Cara al sol con la camisa nueva..."

¿Les suena, verdad?

Experto taurino y fumador empedernido, cuentan que en una recepción oficial, uno de los invitados,  viéndole permanentemente agarrado a su puro y tosiendo reiteredamente, le espetó:

- D. Agustín: ¡el tabaco lo va a matar!

El Sr. de Foxá, que conocía que el sujeto era un conocido -e ignorante- "cornudo", le devolvió el exabrupto con una incisiva y certera estocada:

- Y a Vd. lo va a matar D. Marcial Lalanda.


----------------
Bibliografía:

Marcial eres el más grande.
Marcial Lalanda en wikipedia.
Agustín de Foxá, proscrito por la progresía.
Agustín de Foxá, sin clichés. 
La foto está sacada de Los seis toreros más veteranos del Coliseo Balear.

Las historias no están hechas de papel




"Stories are not made of paper" para E-book Newton Compton Publishing


------------------
Agencia: Lowe Pirella, Rome, Italy
Diciembre de 2010

miércoles, 19 de enero de 2011

El más joven Premio Nobel de Literatura

A diferencia de las otras modalidades, el Nobel de Literatura no se otorga por un descubrimiento o investigación concretas, con mayor o menor repercusión, sino por toda una trayectoria creativa.

Por eso los agraciados suelen ser gente de cierta edad, cuando no avanzada.
El autor más joven en recibir este galardón fue Rudyard Kipling, que contaba 42 años cuando recibió el premio en 1907. Eran otros tiempos, me dirán, y otros los criterios de la Academia sueca. También fue el primer escritor inglés en recibir el premio.

En el otro extremo está Doris Lessing, que lo ganó con 87.

Ayer se cumplieron 75 años de la muerte de Rudyard Kipling.
Y su obra, seguramente, está pasada por el tamiz de la adaptación que hizo Disney de su Libro de las tierras vírgenes, más conocido por El libro de la Selva.

Es en todo, es un hijo de su tiempo. Nació en Bombay. Inició su andadura poética en la poesía y acabó sus días como "el escritor del imperio".
Su literatura refleja la época y el estatus a la que pertenecía y conocemos la vida de las colonias gracias a sus relatos, aunque sean interesados.

No haremos aquí una reseña de su trayectoria. Es fácil de encontrar con una sencilla búsqueda en internet. Así que les invito a leer sus obras, aunque sea como reflejo de una sociedad.

Un detalle de su obra que seguramente no es muy conocido.

En las primeras ediciones de sus obras aparecía impresa una suavástica. Esto le valió la acusación de simpatizar con el nazismo. Por desgracia, ese motivo hindú con significado de buena suerte y bienestar, y del que existe una amplia documentación artística y figurativa antes del nazismo, fue funestamente pervertido y manipulado por la  indecencia humana.

Pero la suavástica de Kipling tiene los brazos doblados en sentido contrahorario, no como la esvástica nazi, que lo hace en sentido horario.

El tiro por la culata

"La piratería empujó a Cervantes a escribir la segunda parte de 'El Quijote'" *


A estas alturas todo el mundo conoce al pérfido Avellaneda. A este "pirata" le debemos que Cervantes terminara una de las -si no la más- obras maestras de la literatura universal.

Entonces...

¿la piratería sirvió de acicate para que Cervantes se animara a completar una obra que, casi con seguridad, no habría terminado?
(Cervantes murió solo un año después de publivar la segunda parte de su Quijote)

¿Si no hubiera sido por el pirata, hoy don Quijote estaría "demediado" y sería una obra inacabada?

¿Sirvió el pirata de estímulo creativo para el manco de Lepanto?


Pues, señora González-Sinde, Ministra de Cultura... Vd. dirá lo que debo pensar de la piratería: ¿que estimula al creador, que le obliga a explorar nuevos terrenos y nuevas fórmulas, que le incita al acto creativo y le lleva a superarse?

Bienvenida sea, entonces ¿no cree?

Y, por cierto, acudir a un texto de 1604 (ese primer párrafo del artículo que recoge el trámite legal de toda publicación de hace más de 400 años) para justificar un modelo en cuestión y superado claramente por la realidad técnica y social, solo indica que sus mentalidades (la del autor del texto y la suya de Vd.) parecen contemporáneas y son del todo equivalentes.

Y es que ya se sabe que el prurito intelectual es una poderosa tentación. Pero no basta con citar, como se ve.

Sr. Sinde: ha conseguido Vd. que muchos olmos parezcan perales. Y empujado a muchos perales a comportarse como olmos.

Tenga Vd. amplitud de miras. Vd. y quienes se sienten defendidos por este vetusto e inadaptado discurso.

Y si mi argumento es falaz, interesado y, seguramente, extraído de contexto, no lo es menos el suyo.

Y tú más; y nosotros más; y vosotros más; y todos más. Y así seguimos.

------------------
* El adversario es otro. A. González-Sinde, Ministra de Cultura.

martes, 18 de enero de 2011

¿De qué mal morirá? (contra la pseudomedicina)

Los motivos artísticos y literarios acerca de los médicos y sus "habilidades" son abundantes. Y muchos de ellos no dejan en buen lugar a la profesión.

Calificados como matasanos, existe toda una tradición cultural respecto a que, en realidad, no saben nada de nada y es mejor no acudir a ellos.

Uno de los casos más sangrantes se encuentra en los grabados de Goya, en concreto el número 40, publicado en 1799, titulado por el propio autor "¿De qué mal morirá?" y que arremete contra los médicos "bestias e ignorantes".



Según los manuscritos existentes, éste tiene la siguiente explicación "oficial": 

"No hay que preguntar de qué mal ha muerto el enfermo que hace caso de médicos bestias e ignorantes". Biblioteca Nacional

"El médico es excelente, meditabundo, reflexivo, pausado, serio.¿Qué más hay que pedir?". Museo del Prado.

Aunque el manuscrito del Museo del Prado se considera autógrafo del propio Goya, también se considera que, en realidad, pretende con ese texto "más bien despistar y buscar un significado moralizante que encubra significados más arriesgados para el autor".

No sé si mis amigos médicos leerán este apunte. Nada más lejos de mi intención que ofender o poner en duda sus conocimientos, investigaciones y dedicación diarias.

Se trata más bien de poner una pica en el flandes de las pseudociencas.

---------------
Bibliografía:
Goya ¡qué valor!
El grabado. Introducción.
Museo del grabado en Fuendetodos.
Francisco de goya.net.
Goya en la Wikipedia.

viernes, 14 de enero de 2011

Polémicas literarias: Cervantes vs. Lope de Vega

Abundantes son las polémicas literarias. Y me gustan, porque permiten a los contendientes desarrollar el ingenio (o el résped) y a veces dan como resultado páginas memorables, rebosantes de ironía y maldad, tras las que se esconden cabezas bien amuebladas.

Ya hemos hablado aquí de algunas: Quevedo vs. Góngora, y su intercambio de sonetos alusivos; o la Charles Dickens vs. Hans Christian Andersen y su amistad finalizada; Salvador de Madariaga vs. Ortega y Gasset o "cómo ser tonto en cinco idiomas"; José de Echegaray vs. Valle Inclán y "el viejo idiota"; o Jacinto Benavente vs. el Lyceum Club Femenino y su "a mí no me gusta hablar a tontas ya a locas"; o la de José María Valverde frente al sistema franquista; o la de Muñoz Seca frente a la jerarquía eclesiástica...

Incluso podríamos incluir la agarrada de Unamuno vs. Millán Astray y aquel espeluznante "muera la inteligencia, viva la muerte"; o la de Cela vs. Xirinacs y la diferencia entre el gerundio y el participio. Aunque estas últimas no se puedan considerar literarias.

Una buena muestra de estas incruentas disputas las podéis "disfrutar" en polémicas entre escritores: la puñalada como arte.



Hoy nos ocuparemos de otros dos clásicos cuya enemistad fue también bastante sonora. Nos referimos a Cervantes y a Lope de Vega.

La polémica entre ambos es bastante conocida. Sus escritos están plagados de dardos envenenados y referencias mutuas más o menos explícitas. Lope por Cervantes muestra una mezcla de admiración y desprecio; Cervantes, en cambio, nunca ocultó su opinión sobre Lope.

Veamos unos edficiantes ejemplos:

• Carta dirgida por Lope de Vega a un médico de Toledo el 14 de junio de 1604:

"De poetas no digo: buen siglo es éste. Muchos están en ciernes para el año que viene; pero ninguno hay tan malo como Cervantes ni tan necio que alabe a don Quijote".

Este párrafo, además, muestra la curiosidad de que fue escrito seis meses antes de la primera edición impresa del Quijote. ¿Falsa o prueba de una difusión manuscrita del Quijote antes de su impresión?


• Insultante soneto enviado por Lope de Vega a Cervantes, hacia 1605.

Yo no sé de los, de li ni le
ni sé si eres, Cervantes, co- ni cu-,
sólo digo que eres Lope Apolo, y tú
frisón de su carroza y puerco en pie.

Para que no escribieras orden fue
del cielo que mancases en Corfú;
hablaste buey, pero dijiste mu,
¡oh mala quijotada que te dé!

¡Honra a Lope, potrilla, o guay de ti!
que es sol, y si se enoja lloverá;
y este tu Don Quijote baladí

de culo en culo por el mundo va,
vendiendo especias y azafrán romí,
y al final en muladares parará.


• Alusión de Cervantes al soneto anterior. 1614. Adjunta al parnaso.

"– Estando yo en Valladolid, llevaron una carta a mi casa para mí, con un real de porte*;

recibiola y pagó elporte una sobrina mía, que nunca ella la pagara; pero diome por disculpa que muchas veces me había oído decir que en tres cosas era bien gastado el dinero: en dar limosna, en pagar al buen médico y en el porte de las cartas, ora sean de amigos o de enemigos; que las de los amigos avisan, y de las de los enemigos se puede tomar algún indicio de sus pensamientos.

Diéronmela, y venía en ella un soneto malo, desmayado, sin garbo ni agudeza alguna, diciendo mal de Don Quijote; y de lo que me pesó fue del real, y propuse desde entonces de no tomar carta con porte."

* Lo que ahora conocemos como "A portes debidos" o "contra reembolso".


De todo se aprende de los clásicos.





--------------
Bibliografía:
Cervantes y Lope de Vega: postrimerías de un duelo literario y una hipótesis. (pdf). Helena Percas de Ponseti. Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America, 23.1 (2003): 63-115.
Cuatrocientos años de Don Quijote por el mundo. Edición de Gonzalo Armero. TF Editores y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. Madrid 2005.
Vida y obra de Cervantes.
• Cervantes. Adjunta al Parnaso.
Avellaneda, el autor del otro Quijote. (pdf). Antonio Sánchez Portero: La identidad de Avellaneda, el autor del otro Quijote.


• La viñeta de Cervantes está sacada de Cervantes y Shakespeare; dos vidas paralelas.
• La viñeta de Lope es de Enrique Gracia.

miércoles, 12 de enero de 2011

La muerte de la cultura de ascensor

Los reproductores mp3, dipositivos móviles, ipods, tablets, smartphones y gadgets varios están echando por tierra uno de los momentos (al menos hasta ahora) más delirantes de la vida social actual: la cultura de ascensor.

Quien más quien menos, (incluida la gente mayor a la que se suponía ajena a estos “placeres”, excepto los señores que los domingos por la tarde iban escuchando el fútbol del brazo de sus "santas"), se pone sus auriculares y con su música, podcast o sontonía preferida se aisla del ruido circundante para quedar absorto en sus propias cuitas o simplemente para dejar la mente en blanco, alejado de indeseables estímulos externos.

Y no es para menos, si tenenos en cuenta los horrísonos hilos musicales que adornan algunos elevadores de determinados lugares públicos, hasta el punto de que han dado nombre un nuevo género musical: la música de ascensor, con toda la carga despectiva que atesora el término.

¡Ay! esos silencios incómodos, con las miradas en el espejo o en el suelo; esos esfuerzos por evitar el roce; esas colonias empalagosas y esos alientos malenjuagados…

Y qué podemos añadir de las conversaciones de ascensor, un “género literarario” no menos notable: esas divagaciones sobre el tiempo, sobre el sueño, sobre el cole de los niños, sobre el día de la semana que es y las implicaciones laborales que ello supone; esos insulsos intercambios de palabras que no dicen nada, que cumplen la función fática del lenguaje, sin mensaje pero con emisor, canal y receptor; ese horror vacui que impide mantener un respetuoso silencio cuando las palabras no lo van a embellecer…

Escuchen una del otro día.

Ascensor de hospital público. 13 plantas. Yo voy a la 9, así que me espera un largo periplo, habida cuenta de la lentitud de la marcha y las constantes paradas.

Dos señoras, mayores, peinadas con plis, van a visitar a alguien que está ingresado en la planta 11.

Arranca el ascendor desde la planta baja.

Unos segundos y…

- Señora 1: ya está en el uno.
- Señora 2: ahora pasará al dos.

Efectivamente. Parada incluida.

- Señora 1: bueno. Ya estamos en el 3.
- Señora 2: ahora pasará al 4.

¡Qué clarividencia!. De nuevo aciertan.

- Señora 1: …el 5…
- Señora 2: …el 6…

Esta vez sí, silencio.

- Señora 1: pues ya va por el 7…
- Señora 2: y ahora pasará al 8.

- Y yo me bajo en el 9. Buenos días.

Hay veces en que echo de menos los auriculares, sobre todo en los demás, aunque el burdo sonido metálico que despiden resulte molesto.

Al menos uno no tiene que oir según qué cosas.

Por una vez no me importa la desaparación de un cierto tipo de cultura: la de ascensor.

Pero si siempre has deseado escuchar "música de ascensor" mientras esperas a que el ordenador termine alguna tarea, puedes instalar Instant Elevator Music. Hasta ahora, el intento más serio de mantener viva para la posteridad la musica de ascensor.



Lo mismo dentro de unos años la gente lleva este tipo de música en sus reproductores. Aunque me consta que algunos ya la llevan.

martes, 11 de enero de 2011

Leer es resistir


----------------
Campaña para Feltrinelli Books

Reading means resisting

Créditos de la campaña:
Agencia de publicidad: Tita, Milan, Italy
Directores creativos: Giuseppe Mazza, Emanuele Basso
Director de arte: Annalisa Martinucci
Copy: Andrea Masciullo
Illustrador: Camilla Falsini
Productor: Sonia Rocchi
Published: January 2011

-------------------
vía @jserranom

Tu firma es más poderosa de lo que crees




Campaña de Amnistía Internaciona

Me lo manda Xtna, aunque ya lleva algún tiempo circulando.

martes, 4 de enero de 2011

Ante la ley. Relato de Kafka

"Hay un guardián ante la Ley. A ese guardián llega un hombre de la campaña que pide ser admitido a la Ley. El guardián le responde que ese día no puede permitirle la entrada. 

Franz Kafka
El hombre reflexiona y pregunta si luego podrá entrar. 'Es posible', dice el guardián, 'pero no ahora'. Como la puerta de la Ley sigue abierta y el guardián está a un lado, el hombre se agacha para espiar. El guardián se ríe, y le dice: 'Fíjate bien: soy muy fuerte. Y soy el más subalterno de los guardianes. Adentro no hay una sala que no esté custodiada por su guardián, cada uno más fuerte que el anterior. Ya el tercero tiene un aspecto que yo mismo no puedo soportar'. 

El hombre no ha previsto esas trabas. Piensa que la Ley debe ser accesible en todo momento a todos los hombres, pero al fijarse en el guardián con su capa de piel, su gran nariz aguda y su larga y deshilachada barba de tártaro, resuelve que más vale esperar. El guardián le da un banco y lo deja sentarse junto a la puerta. Ahí, pasa los días y los años. Intenta muchas veces ser admitido y fatiga al guardián con sus peticiones. El guardián entabla con él diálogos limitados y lo interroga acerca de su hogar y de otros asuntos, pero de una manera impersonal, como de señor poderoso, y siempre acaba repitiendo que no puede pasar todavía. 

El hombre, que se había equipado de muchas cosas para su viaje, se va despojando de todas ellas para sobornar al guardián. Éste no las rehusa, pero declara: 'Acepto para que no te figures que has omitido algún empeño.' En los muchos años el hombre no le quita los ojos de encima al guardián. Se olvida de los otros y piensa que éste es la única traba que lo separa de la Ley. En los primeros años maldice a gritos su destino perverso; con la vejez, la maldición decae en rezongo. 

El hombre se vuelve infantil, y como en su vigilia de años ha llegado a reconocer las pulgas en la capa de piel, acaba por pedirles que lo socorran y que intercedan con el guardián. Al cabo se le nublan los ojos y no sabe si éstos lo engañan o si se ha obscurecido el mundo. Apenas si percibe en la sombra una claridad que fluye inmortalmente de la puerta de la Ley. 

Ya no le queda mucho que vivir. En su agonía los recuerdos forman una sola pregunta, que no ha propuesto aún al guardián. Como no puede incorporarse, tiene que llamarlo por señas. El guardián se agacha profundamente, pues la disparidad de las estaturas ha aumentado muchísimo. '¿Qué pretendes ahora?', dice el guardián; 'eres insaciable', 'Todos se esfuerzan por la Ley', dice el hombre. '¿Será posible que en los años que espero nadie ha querido entrar sino yo?' 

El guardián entiende que el hombre se está acabando, y tiene que gritarle para que le oiga: 'Nadie ha querido entrar por aquí, porque a tí solo estaba destinada esta puerta. Ahora voy a cerrarla'."


------------------
Versión de Jorge Luis Borges, 27 de mayo de 1938 en "El Hogar"

lunes, 3 de enero de 2011

Ortografía de la lengua española en pdf

El 17 de diciembre de 2010 se presentó la nueva edición de la Ortografía de la lengua española.

Hasta ese día, la versión anterior, de 1999, que supuso "el primer texto formalmente orientado en la línea de una política lingüística común adoptada por todas las Academias" estaba disponible en pdf para su descarga desde la propia web de la RAE, en la sección de obras académicas.

Con la presentación, edición y puesta a la venta de la nueva ortografía, ese documento, que era la versión en pdf de la edición en papel "© Real Academia Española, 1999 ISBN 84–239–9250–0", desapareció.

Lógico, si pensamos que algunos de los preceptos en él contenidos han quedado desactualizados, cuando no derogados o penalizados, y se han introducido nuevos contenidos, en ese afán por "limiar, fijar y dar esplendor" que preside todas las actividades de la Real Academia de la Lengua.

Lógico si pensamos también que se trata de vender la nueva edición, con todas las implicaciones que eso supone.

Como quiera que el contenido fundamental de las normas ortográficas sigue siendo el mismo, y teniendo en cuenta el desconocimiento generalizado, por desgracia, que todavía existe en este terreno, nos ha parecido pertinente "recuperar" ese "viejo" pdf de la ortografía de 1999.

Así que, si os interesa, os "presto" la Ortografía de la lengua española, en su versión de 1999, para contribuir, en la medida de lo posible, a la mejora del uso del idioma.


A ver si comenzamos el año con buen pie.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...