miércoles, 7 de marzo de 2012

La desconocida relación entre Dostoievski y Edvard Munch

Edvard Munch y Fiodor Dostoievski fueron contemporáneos aunque no coetáneos. El escritor falleció cuando el pintor todavía no había cumplido los 20.

Poco o nada se conocía de la estrecha relación entre ambos. Hasta ahora.

Recientemente se ha realizado un descubrimiento que demuestra cómo la obra de escritor ruso ha contribuido enormemente a la divulgación de la del pintor noruego.

Vean si no, este estupendo uso para las Mejores novelas de las literatura universal, (entre otros) tomo 17, dedicado al siglo XIX, en concreto a novelistas rusos, principalmente a Dostoievski:

.

.

.

Si no les gusta leer, a lo mejor sí les gusta hacer puzzles. Si es así, los clásicos les ayudarán a mantener sana su espalda.

Y si eso ayuda a disfrutar del arte… tanto mejor.

Hace unos días dábamos algunas razones de por qué leer a los clásicos. Eran motivos de tipo, digamos, cultural. El de hoy es más de tipo práctico. Y es que los clásicos pueden ser muy útiles.

Recuerden que haber leído a Dostoievski le puede proporcionar alojamiento en un momento dado:

8 comentarios:

  1. Yo venía a decir algo sobre la relación entre Munch y Strindberg, de la que se habla en "Inferno", obra de este último, pero creo que tendré que investigar acerca del uso de los lienzos de Munch y los de Gauguin (que también sale en Inferno) como estampados para toallas de playa, por mantener la línea que has emprendido.

    Muy divertido :-)

    ResponderEliminar
  2. juas!!!!

    Mi madre, 80 años la mujer, buena lectora y aficionada a los puzzles, es la responsable XD

    ResponderEliminar
  3. Pues que viva la madre que te parió :-)

    Y dale un abrazo de parte de un desconocido.

    ResponderEliminar
  4. Perdona, quería decírtelo por mensaje privado en Twitter, pero no he logrado. Sobra una V en la mayoría de los "Dostoievskis". Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Anónimo. La próxima vez no te prives de hacerlo por el timeline público. Aunque sea para escarnio y escarmiento de un bloguero apresurado.

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy bueno! Justamente el otro día tenía yo en Salamanca, en una librería-anticuaria preciosa llamada "El buscón" una conversación al respecto.

    Buscaba yo "el extranjero" de Camus cuando un invitado de el dueño de la tienda que estaba por ahí sentado me increpó "estos jóvenes, tanto leer, tanto leer, no tendrán otra cosa que hacer" a lo que le respondí que tenía un espejo un poco bajo y los libros de las anticuarias son más baratos. Me respondió que el extranjero le parecía un poco fino para el caso y que me llevara mejor alguno de la colección rusa. Al final le contesté que es mejor apañarse con los flacos pues puedes regular la altura de manera más escalonada. A lo que todo, después de miradas serias y caras compuestas, rompimos a reir.

    Fue muy interesante.

    Siempre me han gustado las casualidades, quiero decir, que se te ocurra escribir sobre ello días después de una experiencia así, me hacen pensar que el mundo es maravilloso.

    Y bueno, un besazo a tu madre que al menos tiene buen gusto para "elevar" su afición ;)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Aarón.

    Cuando vi aquella mesa con el puzzle, levantada por aquellos vetustos tomos de literatura del XIX (que casi nadie leyó en casa, la verdad, excepto mi madre) casi me caigo de la risa.

    Al menos aquella enciclopedia sirvió para algo. La espalda de mi madre lo agredece, desde luego, aunque la mujer no quería que le hiciera fotos… cosas del pudor, supongo.

    Le daré recuerdos de tu parte y de parte de Germán y seguro que consigo vencer su resistencia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, muy bueno muchachos!
    Saludos, yo también me llamo Germán

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...