lunes, 16 de julio de 2012

Etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes

"La utilización del etcétera por parte de los profesionales de la palabra se me antoja pijotero, suena a giro evasivo y a pretexto de escapatoria". 


-------------

Etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes. Jardiel Poncela.

Etcétera:
(Del lat. et cetĕra, y lo demás).
1. expr(esión). U(sada). para sustituir el resto de una exposición o enumeración que se sobreentiende o que no interesa expresar. Se emplea generalmente en la abreviatura etc. U. t. c. s. m. (Usado también como sustantivo masculino).


La frase de Jardiel Poncela es real como la vida misma, habida cuenta de la cantidad de veces que se usa la palabra etcétera como muletilla, como vía de escape para no decir lo que hay que decir, para ocultar ignorancia, para esconder que se habla sin saber, como fórmula de eludir el uso de argumentos…

Coincido con El Arcipreste en que:
 "la utilización del etcétera por parte de los profesionales de la palabra se me antoja pijotero, a giro evasivo y a pretexto de escapatoria".

Es cierto que, a veces, se usa en el sentido que recoge el RAE, porque se sobreentiende la enumeración que se elide y así se evita un discurso prolijo o innecesariamente extenso, pero no es lo habitual.

Según el libro de estilo de ABC, "su uso debe restringirse a casos estrictamente necesarios", y "es indispensable que el lector (u oyente) pueda completar la serie por sí mismo, de modo que no introduzca ambigüedad; ya sea porque los componentes de la serie son inequívocos (como los días de la semana) o porque ya han sido mencionados antes".

 El uso y abuso de la expresión etcétera suele acarrear no pocas incorrecciones, como las que señalan en etimologias.dechile.net:

• Una de ellas consiste en anteponerle la conjunción castellana y, de tal modo que encontramos escrito como final de una frase "....y etcétera", "... y etc.", sin que quienes así lo usan se percaten que tal conjunción ya está presente en la propia expresión latina, por lo que no sólo resulta innecesaria, sino inconveniente, como si dijéramos "... y y" otras cosas. Únicamente resulta admisible la presencia de tal conjunción en la locución "y un largo etcétera", por la sustantivación que se hace en tal caso de esta expresión latina.

• Aún es más habitual la deformación de la abreviatura, que multitud de veces aparece escrita *ect., algo que cualquier docente puede constatar en los escritos de sus alumnos. Seguramente la pronunciación, al reducir la secuencia consonántica -tc- extraña al castellano, hace creer al usuario que la palabra plena es *ecétera, y que por ello debe abreviarse *ect.

• No resulta incorrecta, pero desde luego ha de evitarse su abuso, la duplicación de la expresión para enfatizar o recalcar las muchas cosas que uno se deja en el tintero: etc., etc., recurso muy propio del habla y útil, con moderación, en lo escrito.

• Es poco frecuente la concordancia en femenino, aunque el Diccionario académico recoge su uso como sustantivo de género ambiguo (las, los etcéteras), dando por buenas ambas posibilidades.


Así, como resumen en el apunte de Nisaba citado en la bibliografía, las reglas de uso del etcétera pueden enumerarse de la siguiente manera:

  1. Debe utilizarse solo cuando sea indispensable, preferiblemente fuera del discurso principal (paréntesis, enumeraciones, listados...).
  2. El lector debe tener las herramientas para poder decodificar la serie que deja abierta.
  3. En el discurso principal, puede reemplazarse por otras fórmulas para introducir la presencia de ejemplos.
  4. Puede reemplazarse por puntos suspensivos.
  5. Siempre va precedido por coma.
  6. Si es el último componente de una enumeración que forma parte de un sujeto, también va seguido por coma.
  7. Se utiliza casi siempre en su forma abreviada: «etc.».
  8. Se escribe siempre en letra redonda.
  9. Si aparece a final de oración, se utiliza la palabra en su forma completa, en lugar de su abreviaturas

Con poco esfuerzo comprobarán hasta qué punto los discursos están plagados de etcéteras: políticos, periodistas, blogueros, etc…

Decidan ustedes si se trata de descanso de sabios o excusa de ignorantes.

-----
Ésta fue la frase del día del programa del Sábado 14 de julio de 2012 de No es un día cualquiera.

-----
Bibliografía:
Etcétera: uso, abuso y ortotipografía.
Sobre la utilización de etcétera.
Sobre el uso de etcétera en "La Celestina".

7 comentarios:

  1. La frasecilla "y un largo etcétera" me parece horrorosa y debería prohibirse. Todos los etcéteras son igual de largos: cuatro sílabas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El largo etcétera" es lo peor, sin duda, en boca de un orador…

      Eliminar
  2. También hay otra forma de usar el "etcétera" que no se ha comentado en el artículo y tiene que ver con la intención de demostrar algo mediante la manipulación al lector. Me explico. Supongamos que que estoy debatiendo con un grupo de gente a los que quiero acusar de individuos violentos. Supongamos que algunas de estas personas contra las que estoy debatiendo han dicho "Deberíamos ahorcar a todos los políticos " y "Estoy harto del pacifismo, necesitamos una guerra" Ahora, si yo quisiera dejar mal al grupo entero mediante un ad hominem, el uso del etcétera me lo pondría muy fácil, ya que podría decir «Ustedes, en su afán de destrucción y sin sentido han llegado a decir "Estoy harto del pacifismo, necesitamos una guerra", "Deberíamos ahorcar a todos los políticos ", etc., con lo que queda demostrado que su movimiento es claramente violento» dando a entender que son solo dos ejemplos de muchos cuando en realidad son solo dos frases puntuales. Disculpen si no se me ocurrió un ejemplo mejor, pero de todos modos creo que se entiende. Esa argucia la he visto utilizar en varias ocasiones, por eso quería mencionarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refería con "fórmula de eludir el uso de argumentos"

      Eliminar
  3. En el habla culta de Hispanoamérica no se reduce la secuencia -tc- en etcétera, se dice [etsétera]. (La reducción de los llamados grupos cultos —cc, ct, pt, x— es general y está muy extendida en España también entre los hablantes cultos, penetrando hasta en el lenguaje de los medios, sin embargo en Hispanoamérica siempre se pronuncian sin reducción, salvo en el habla vulgar de algunas regiones).

    Me pareció interesante el artículo y me gusta que los españoles pretendan ser precisos al hablar y redactar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre aportas un nivel en tus comentarios que para mí quisiera.

      Un placer tenerte por aquí, una vez más.

      Eliminar
  4. Muchas gracias por su elogiosa referencia a mi abuelo. Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...