jueves, 26 de julio de 2012

Historia de los JJ.OO. a través de las Portadas del New Yorker

A lo largo de sus ochenta y siete años de existencia, The New Yorker ha dedicado muchas portadas a los Juegos Olímpicos. 

Estas imágenes son una muestra de algunas de ellas. No aportan mucho sobre los Juegos Olímpicos en sí, pero son un retrato de las ciudades en las que se celebraron, de la corriente artística vigente o de la realidad social del momento.


La situación estaba bastante tranquila en la escena mundial en 1932, cuando los Juegos se celebraron en Los Ángeles. Ese año, la portada, como corresponde, no era tanto nacionalista, como internacionalista.  




El fantasma de la máquina de propaganda nazi de Adolf Hitler, proyectó una negra sombra sobre los Juegos de 1936, en Berlín. En este retrato no muy sutil, corredores corpulentos y rubios se ven superados por un hombre que encarna los estereotipos judíos de la época.  




Los Juegos de 1956, en Melbourne, fueron los primeros en celebrarse fuera de Europa y América del Norte. También fueron los primeros en celebrarse en el continente de los canguros.  
Llama la atención la fecha de la portada: en noviembre es primavera en Australia, pero otoño para la mayoría de los países participantes.  
La fecha de celebración de los juegos hacia finales de año se ha repetido varias veces desde entonces, incluso por las ciudades de acogida en el hemisferio norte.  
Por Robert Day.




La portada de los Juegos de 1960, en Roma, recibió un tratamiento basado en la antigüedad clásica, aunque parece más griego que romano. 




Esta cubierta de 1964, realizada en el estilo de los grabados japoneses, deja poco espacio para la duda sobre la ciudad anfitriona: Tokio.  





Esta cubierta de 1968, una vez más rindió homenaje a la historia de la ciudad anfitriona. Esta imagen, de la Ciudad de México, se asemeja a una piedra del calendario azteca.  




Atenas era el escenario lógico para acoger los Juegos de 1996. Después de todo, se cumplía un siglo desde que los primeros Juegos Olímpicos modernos fueron organizados por la capital griega.  
Atlanta sorprendió a muchos cuando fue elegido.  




Atenas consiguió organizar sus segundos Juegos en 2004. Este dibujo, inspirado en la cerámica de la antigua griega, también describe un tema más moderno; los miles de horas de cobertura televisiva en los Juegos Olímpicos.  


--- 
Apostillas
• ¿Apostamos por el tema del doodle de google de mañana, día de la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Londres 2012? 

Edito: ganamos la apuesta, aunque era fácil:




• Se han fijado en la evolución del precio de la revista a lo largo de las décadas? 

• Conforme nos acercamos a nuestros días, la información sobre los ilustradores es más extensa y pormenorizada, con webs propias y entradas en wikipedia.

-----------
• Fuente en inglés: Olimpic Covers.
De aquí hemos sacado las imágenes y los pies de foto.
Sigue, siquieres, al New Yorker en Facebook, y a su blog de deportes en twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...