viernes, 6 de julio de 2012

Veamos si tientes talento matemático

El matemático español Francisco Sales sacó a un alumno a la pizarra y le pidió que explicara qué haría para freír un huevo, suponiendo que tenía el aceite, el huevo y las cerillas encima del mármol y la sartén en el armario.

El alumno, no sin asombro, procedió a responder:

- Cogería las cerillas, encendería el fuego, sacaría la sartén del armario, echaría el aceite en la sartén, pondría la sartén en el fuego, esperaría a que se calentara, rompería luego el huevo, lo echaría a la sartén…

El profesor iba asintiendo a cada paso.

Cuando el alumno terminó, le propuso un nuevo reto:

- Dígame ahora qué haría si tuviera la sartén ya en el mármol.

De nuevo el alumno retoma la explicación:

- Cogería las cerillas, encendería el fuego, echaría aceite en la sartén, la pondría al fuego…

Al terminar, el profesor Sales le dijo, o sabemos si irónico:

- No tiene usted talento matemático; un matemático hubiera contestado: metería la sartén en el armario y aplicaría el método anterior.

No sé si mis amigos matemáticos querrán confirmar o desmentir esta deducción.

-------------
Lo cuenta Gregorio Doval en su Anecdotario universal de cabecera. Ediciones del Prado. Madrid 2003.

Según leo en Razónalo, "Francesc d’Assís Sales y Vallès (Terrassa 1914 - Barcelona 2005) fue un matemático catalán. Era hermano del escritor y editor Joan Sales y Vallès. Se doctoró en la Universidad de Barcelona en 1946. Recibió dos veces el premio Torres Quevedo del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) por sus estudios en el campo de la probabilidad, aunque más tarde dirigió sus estudios hacia la lógica algebraica y el análisis de las estructuras algebraicas de los sistemas lógicos. Obtuvo la Cátedra de estadística matemática y cálculo de probabilidades, que ocupó desde 1958 en la Universidad de Granada y a partir de 1961 en la de Barcelona. En el año 1972 fue elegido académico numerario de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, y ingresó en 1976.

4 comentarios:

  1. No lo entiendo. Lo que tiene delante el niño en la foto son números y raices cuadradas, no sé como se puede freir así un huevo.

    ResponderEliminar
  2. Es un viejo cuento de los cursos de matemáticas, no sé si venga de Sales.
    En física nos lo enseñan para que aprendamos a "llevar los problemas a un problema de solución ya conocida"

    ResponderEliminar
  3. Es un viejo chiste que circula entre los matemáticos y que creo que nos retrata. Gracias, porque no sabía su procedencia.

    En realidad, yo lo recordaba más que "utilizar el método anterior" como "aplicaría el primer supuesto", es decir, ya nos podemos remitir a lo que hemos hecho antes y dejarlo ahí ya que el problema para nosotros ya está resuelto. No necesitamos llegar a freír el huevo para resolver el problema de cómo freírlo con la sartén en el armario, porque lo hemos reducido a otro ya resuelto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Aparte de chiste, que es gracioso y nos parodia, la cosa tiene su miga, porque el método es bueno, no para hacer algo sino para saber que se puede hacer y cómo, asunto útil y habitual, pues no siempre se necesita un resultado inmediato.
    Por cierto, sin acordarme de la historia he pensado, se mete al armario y vale :(
    Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...