jueves, 23 de agosto de 2012

"Podéis quemar mis libros mas no el espíritu que contienen". 20 años de la quema de la Biblioteca de Sarajevo

Varios siglos después de la quema de la Biblioteca de Alejandría, la barbarie y la estupidez humanas reprodujeron fielmente el suceso, esta vez en Sarajevo, la noche del 25 al 26 de agosto de 1992.

------------
Decía Carl Sagan en 1980, en el último capítulo de su serie Cosmos, que "no debemos permitir que esto vuelva a ocurrir", en referencia a la quema de la Biblioteca de Alejandría.

Doce años después, la barbarie y la estupidez humanas reprodujeron fielmente el suceso, esta vez en Sarajevo, la noche del 25 al 26 de agosto de 1992.

Todavía recuerdo cómo me impactó la crónica de Arturo Pérez Reverte para RTVE, con casco, chaleco y las llamas de la Biblioteca a su espalda.
(No he conseguido encontrar ni la imagen ni el vídeo. Si alguien me la facilita para incluirla en este apunte se lo agrecederé)

La imagen más famosa de la biblioteca en ruinas tras el incendio fue la que tomó Gervasio Sánchez, y que comentó Juan Goytisolo para El País:


La imagen tomada por Gervasio Sánchez capta perfectamente el cuadro de horror y desolación del lugar. El domingo 26 de agosto de 1992, los ultranacionalistas serbios arrojaron sobre el Instituto de Estudios Orientales – la célebre biblioteca de Sarajevo – un diluvio de cohetes incendiarios que redujeron en pocas horas a cenizas su rico patrimonio cultural.
Fue un memoricidio más en la lista de los que jalonan en la historia inhumana de la humanidad. Puesto que toda huella otomana debía de ser borrada del territorio de la gran Serbia soñada de Milosevic , Karadzic y Mladic… La biblioteca, memoria colectiva del pueblo musulmán bosnio, estaba condenada a perecer en las llamas de la vengadora purificación.

Cuando la fotografió Gervasio Sánchez, conservaba solo en las cuatro fachadas neomoriscas… El armazón metálico de la cúpula de vidrio por la que cayeron los cohetes parecía una gigantesca telaraña por la que se filtraba la luz, los soportales del patio interior mostraba apenas su fina labor de yesería, el espacio central era un montón ingente de escombros, cascotes, vigas, papeles chamuscados.
Pero, como dijo un poeta a sus inquisidores, “podéis quemar mis libros mas no el espíritu que contienen".


El reportero gráfico Paco Custodio explica el momento en el que grabó algunas de las imágenes más impactantes de ese momento:
Un señor mayor, se le escapa una lágrima, y recrimina a los Servios: ¡Vándalos! ¡No respetáis ni esto!
Los bomberos iba allí y les disparaban…



Para entender la que allí pasó os dejo un reportaje de Arturo Pérez Reverte, para RTVE:




En estos días se cumplen 20 años de la quema de la Biblioteca de Sarajevo.

Testigos de la destrucción, recuerdan el acontecimiento, volviendo al lugar:



La reconstrucción de la biblioteca que llevó a cabo la comunidad internacional años más tarde no es más que un parche que impide ver la magnitud de la estupidez humana.

Es mucha la bibliografía disponible sobre el tema. Y más ahora que se cumplen 20 años del suceso. No les entretendré más.

Sería valiente que Google le dedicara su Doodle al acontecimiento.

5 comentarios:

  1. Una triste barbaridad que muchos países permitieron, mirando hacia otro lado.

    ResponderEliminar
  2. http://www.wordreference.com/definicion/m%C3%A1s

    ResponderEliminar
  3. Radovan Karadzic tenía pasión por la poesía desde su juventud. Frecuentó los círculos literarios de Sarajevo y publicó 4 obras de una prosa dudosa. Lo llamaban el “poeta loco”. Sin embargo la élite literaria bosnia nunca lo aceptó como un igual. El orgulloso Karadzic no lo olvidó nunca. Seguramente por eso la biblioteca de Sarajevo fue uno de los primeros blancos de las tropas serbias.

    “ Vayamos a la ciudad a matar a la chusma” escribió en uno de sus textos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...