martes, 18 de septiembre de 2012

"Los estudiantes no saben escribir"

"Los estudiantes no saben escribir, como desgraciadamente he podido comprobar con todo detalle en los exámenes (de selectividad) realizados en historia, e indirectamente en los de lengua e inglés.

Y cuando esto se dice no se hace sólo alusión a la gran cantidad de faltas de ortografía en forma de acentos, be-uve, hache, mayúsculas, sino a cosas peores".

----------------------

Cada vez que surge el debate sobre el uso del lenguaje de forma correcta hay que oír o leer comentarios de este jaez:

-  k kansinos diciendo a los demas como tengo q escribir o hablar..
- ¡Dejar de dad por culo con tanta pedantería!
- Las lenguas están vivas y la riqueza está en el cambio, en el dinamismo del lenguaje y en la creación gramatical. Basta ya de corsés, hombre!
- Dejad a la lengua evolucionar tranquila, que el pueblo hable lo que quiera que es como siempre ha sido
-  Esto no le importa a nadie. La lengua está viva, evoluciona. Por eso marear al personal con cómo se tiene q decir qué no sirve para nada. Si eso hubiera importado en algún momento, todavía estaríamos hablando latín.
- Reglas ortográficas pq sí no tienen sentido, solo sirven para confundir a la gente.
- es la ortografía la que tiene que evolucionar a lo que la gente tiende y no al revés, de cualquier manera, la evolución de un lenguage es inevitable por muchas normas que quieras poner.



Estos son solo algunos ejemplos, más o menos afortunados, sacados de aquí; hace unos pocos días.
Si se los compara con los vertidos aquí, texto de hace casi tres años, y que trata exactamente el mismo tema, veremos que la diferencia de nivel es notoria.

No quiero decir que la red social en la que se vierten las opiniones haya perdido calidad; simplemente que, en un lapso de tiempo muy pequeño, el tipo de usuarios que "hacen ruido" ha variado sustancialmente. Pero este juicio de valor lo dejo a su soberana opinón.

El problema de ese tipo de comentarios expuestos al inicio no es que se traten de opiniones, más o menos defendibles, que ataquen la ortodoxia e inflexibilidad de las normas ortográficas, sino que son la manifestación palpable de un fenómeno muy extendido; y es que los jóvenes no saben escribir.

No saben escribir o no quieren, que de todo hay. Y los motivos son seguramente más complejos de analizar de lo que pueda parecer a simple vista: falta de recursos -familiares y escolares-, fracaso escolar, bajo nivel cultural -familiar y social-, contagio de los modos de escribir propios de los SMS, "mesenyers" o "guasaps" de turno, baja o nula consideración de la cultura como valor educativo y social…
Lo cierto es que están dispuestos a defender ese dudoso derecho hasta límites que sobrepasan el humor para llegar al terreno de lo absurdo y preocupante.

Ya hemos abordado desde este blog en numerosas ocasiones estos asuntos relacionados con la ortografía, el uso del lenguaje y algunas delicias de la lengua, tanto delicionas como horrísonas.

Pero hoy les traigo la opinión de Guillermo Pérez Sarrión, profesor, respecto a la Selectividad y la escritura.
En un artículo publicado por El Periódico de Aragón, el viernes 14 de septiembre de 2012, aborda
"los graves defectos de un sistema que permite que inicien estudios universitarios gran cantidad de estudiantes que simplemente no están preparados, con consecuencias devastadoras: hunden la enseñanza universitaria".

Critica el sistema educativo actual y la propia prueba de selectividad como modo de acceso a la universidad, a la que califica como "No es un examen de entrada en la universidad: no selecciona, sólo ordena por notas para elegir carrera".

Y para finalizar se dirige directamente al Ministro de Cultura y a la Presidenta de Aragón en estos térninos:
"para nosotros no saber escribir es un problema mucho más importante, a largo plazo, que el diferencial de la prima de la deuda. Y ustedes ¿qué hacen para resolverlo? 
 
Lean el artículo completo y luego me cuentan.
(Los destacados, excepto los nombres de autores y de políticos, son míos)

---------------------

"La crisis del euro avanza, la vida sigue. Son nuevamente días de selectividad, la de septiembre: un proceso administrativo crucial para la universidad y para la sociedad toda, al que, con la que está cayendo, nadie parece dar importancia.

Es momento de denunciar los graves defectos de un sistema que permite que inicien estudios universitarios gran cantidad de estudiantes que simplemente no están preparados, con consecuencias devastadoras: hunden la enseñanza universitaria.

Señalaré tan sólo un hecho patético, quizás el primero y más evidente: los estudiantes no saben escribir, como desgraciadamente he podido comprobar con todo detalle en los exámenes realizados en historia, e indirectamente en los de lengua e inglés. Y cuando esto se dice no se hace sólo alusión a la gran cantidad de faltas de ortografía en forma de acentos, be-uve, hache, mayúsculas, sino a cosas peores.

Escribir bien consiste en redactar frases que tienen sujeto, verbo y predicado; en usar los tiempos verbales: pretérito imperfecto, indefinido, presente, formas perifrásticas, correctamente y no caer en el defecto de usar el potencial para todo; en resumir, desglosar, relacionar, concluir; en hacer que el lector sepa en cada caso quién es el sujeto y el objeto, de qué se está escribiendo y de qué no; en que el texto tenga un comienzo, un desarrollo y un final. En que se usen términos que expresan ideas abstractas cuando es necesario, que los párrafos tengan conectores y muestren el desarrollo de algún argumento o de alguna idea. 

Pues bien, encontrar alguno de estos elementos en la masa de exámenes de selectividad es como encontrar una perla preciosa en el mar.
La consecuencia es el suspenso. Pero el problema es que el que suspende... también entra en la universidad.

Desde mi punto de vista el problema está en la enseñanza de la lengua en la escuela primaria y el bachillerato; y no sólo en ella, porque a hablar y escribir se aprende también en las otras materias, pero sí de modo principal.

Los estudiantes que se examinan no han leído literatura: Dickens, Chejov, Pérez Galdós, Shakespeare, Stendhal, nada, y el examen de lengua es una locura: aprenden a descomponer en términos lingüísticos frases, oraciones, pero ... no saben realmente qué quieren decir, ni en qué contexto deben leerse, ni cómo deben interpretarse.

Los sicólogos cognitivos tienen bien establecido el proceso del desarrollo lectoescritor y algo muy importante: que la lectura y la escritura condicionan el pensamiento mismo, la capacidad de razonar.
Si en la escuela y el instituto no se leen textos complejos no hay nada que hacer.

Por eso personalmente no me extraña el desprecio que hay por el pensamiento, que los debates políticos nunca sean sobre ideas, como es normal en las democracias desarrolladas sino sobre los autores; que los textos administrativos estén mal escritos y no expresen lo que pretenden; que los estudiantes, consecuentemente, con frecuencia se pierdan cuando han de moverse entre ideas o comprender textos.

Un ejemplo: cuando en algo tan sencillo como una pregunta de examen al estudiante se le pide, pongamos por caso, esto: "Explique el origen de la expulsión de los moriscos" y el estudiante explica la expulsión de los moriscos, no contesta porque no la ha entendido. Se le pedía que escribiera sobre el origen del proceso, no sobre el proceso. La consecuencia es clara: bolígrafo rojo.

Pero lo peor de todo es que, como el estudiante no lee bien, no se fija bien en el texto (en este caso una simple pregunta) y se cree que la ha entendido, ¡no entiende por qué se le suspende!
 
Con la selectividad, tal como está montada hoy, todos los estudiantes que cometen errores así, pasan.
No es un examen de entrada en la universidad: no selecciona (aprueban el 98,0%), sólo ordena por notas para elegir carrera, que es algo distinto.

Los efectos son devastadores: los estudiantes con menos puntuación entran en segundas opciones, como las carreras de letras y magisterio, y hunden a los estudiantes vocacionales, que los hay: personalmente llevo años constatando, en las asignaturas de Historia, que imparto, un fracaso escolar de más del 50%. Un despilfarro de recursos en plena crisis.

Filosofía, historia, sociología, literatura, necesitan estudiantes que escriban y lean bien; ¡y Magisterio, donde deberían ir sólo los mejores y se gradúan los futuros profesores!

En cuanto a los estudiantes con puntuación más alta eligen los grados más demandados, pero como también tienen los mismos problemas de escritura, los profesionales acaban teniendo las mismas carencias indicadas.

Si no mejoramos la capacidad de escribir y leer de los estudiantes no sólo no mejoraremos nuestro sistema educativo sino que además no tendremos una cultura política desarrollada, basada en valores (porque los valores son ideas que hay que entender y usar).

Por eso sólo hay una forma de mejorar la selectividad: suprimirla. Y empezar de cero. Es un fraude para los propios estudiantes, para los profesores que con la mejor voluntad les preparan para el examen, y para la sociedad que paga un esfuerzo tan inútil y baldío. Señor Wert, señora Rudi, para nosotros no saber escribir es un problema mucho más importante, a largo plazo, que el diferencial de la prima de la deuda. Y ustedes ¿qué hacen para resolverlo?

-----------------------

Ustedes dirán.

Yo no sé qué más añadir.

Pincha para ver la imagen en grande
La ilustración está sacada del artículo "Es fácil dejar de escribir si sabes cómo", de la bitácora de Marc R. Soto.

53 comentarios:

  1. El problema es grave, porque no sólo es una cuestión de escritura, sino de pensamiento. Detrás de una pobre expresión, tanto escrita como oral, está un pobre pensamiento.

    ResponderEliminar
  2. Resulta cargante este hábito de repetir una mentira infinidad de veces para que se convierta en verdad irrefutable. Soy profesor de Lengua y Literatura, y estoy cansado de oír siempre esta monserga de que los jóvenes no saben escribir, es falso, absolutamente falso, y más cuando se argumenta con pruebas pueriles y con verdades a medias como las de este artículo. He corregido exámenes de selectividad y no he encontrado errores ortográficos de bulto de manera mayoritaria, tampoco esa falta de coherencia de la que se habla continuamente. Son tópicos que, de tan manidos, se creen por sistema y se repiten una y otra vez con toda desvergüenza. En este mismo artículo cabría encontrar varias faltas de ortografía, gravísimas para quien está denunciando precisamente la incorrección en el uso de la lengua. Se acusa a los jóvenes de algo que nadie, ni siquiera los profesores, ha hecho nunca (conozco a muy pocos que hayan leído a los autores que se proponen en el artículo). Se utilizan siempre los mismos argumentos que tienen más que ver con la incapacidad de comprender que se trata de muchachos de 18 años, más que otra cosa, y de ser consecuentes con el nivel que tratamos. La mayoría de los alumnos sabe distinguir cuándo está escribiendo un "sms" y cuándo escribe en un examen. Es más, he tenido la suerte de dar clase a personas mayores (a las que estos mismos articulistas les suponen cualidades culturales admirables) y los resultados, tanto ortográficos como sintácticos, son lamentables. Otra cosa, antes de juzgar con esa prepotencia, se debería hacer examen de conciencia y revisar las normas ortográficas de 2010 (un ejemplo, "solo" ya no debe llevar tilde) y gramaticales (decir que hay que construir las oraciones con "sujeto, verbo y predicado", es tan infantil como incorrecto). Cualquier lingüista no muy avezado le instaría a que se actualizara un poco en cuanto a terminología, no solo eso, tampoco hay ningún rigor en su crítica sobre la escritura de los "estudiantes", así, groso modo, como usted los llama. Esa alusión a los (y me repito) manidos "valores" y a la "cultura política" delatan los lugares comunes a que acude el artículo sin ningún sonrojo y sin ningún criterio riguroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pásate por un foro cualquiera y nos cuentas. Además, una cosa son los estudiantes de bachillerato y otra cosa son los jóvenes que no han acabado la ESO o el bachiller...

      Eliminar
    2. creo que hay una enorme diferencia entre un foro y un examen de selectividad como para que los compares. Aunque te doy la razón en cuanto a que al menos se debería revisar lo que uno escribe

      Eliminar
    3. El estudiante crítico18 de septiembre de 2012, 20:19

      Siento mucho tener que contestarle algo así después de leer un artículo que resume perfectamente uno de los mayores problemas de nuestro sistema educativo, la prueba de acceso a la universidad, y otro mayor pero que se da en el grueso de nuestra sociedad, el mal uso del lenguaje que llega, en algunos casos, al más completo absurdo.

      Soy un estudiante de 1º de Bachillerato del mal llamado sistema "educativo" español, pues es más bien un sistema cuyo único fin es el de acabar con las capacidades creativas y razonadoras del individuo y cuya pretensión es la de educar mediante la memorización de datos. El sistema no funciona y aunque podría explicarle porque le remitiré a las evaluaciones externas y los datos internos de fracaso y abandono escolar, además del paro juvenil, consecuencia directa de la muerte de la creatividad del individuo, para poder ir al grano.

      Tengo la certeza de que es por gente como usted, profesores que no son capaces de aceptar una crítica y convierten sus clases en un monólogo ininterrumpido que muy probablemente termine con varios bostezos, tenemos un sistema fallido. Por gente como usted que se jacta de que ni siquiera los profesores de Literatura han leído a los clásicos, cuando hay alumnos de verdad interesados como el aquí presente que si lo han hecho, mostrando de forma encubierta su desprecio por ellos en un discurso en el que al no saber como rebatir el argumento en contra esgrime fallos que únicamente tienen fundamento siguiendo unas leyes gramáticas y ortográficas creadas por una Academia en decadencia cuyo único objetivo es el de conseguir que sus tesis lingüísticas se estudien en el currículo obligatorio encontrándonos con aberraciones como el análisis morfosintáctico. Y cuando no sabe que más hacer nos muestra su verdadero rostro "echándole mierda", perdonenme la expresión, a una argumentación brillante a la manera de nuestra inconfundible clase política, haciendo creer a los lectores que nos encontramos ante un simple "rojo" que no tiene la menor idea de lo que dice.

      Es cierto, sin embargo, lo que dice acerca de que el mal uso del lenguaje esta generalizado, pero al contrario de lo que usted cree esto favorece al articulista y, a los que como el, creemos que la capacidad de redacción del estudiante medio es mediocre, y lo ha sido durante mucho tiempo arrastrándose después a ámbitos inconcebibles dónde, por poner un ejemplo, nos encontramos con que los últimos exámenes de los Premios Extraordinarios de la Comunidad de Madrid tenían faltas de ortografía.

      Como estudiante y víctima del sistema que considero consecuencia de una clase política lamentable a lo largo de los últimos años, al menos los 16 transcurridos desde que un servidor abriera los ojos por primera vez, y de la mediocridad reinante en este país.

      Y para terminar le dejo una pregunta, ¿cree de verdad que un joven de 18 años, que según la ley es mayor de edad, responsable de sus actos y capaz de todos los actos dentro del ámbito legal no tiene la obligación de usar con corrección su lengua? Reflexione, por favor. Y si es capaz de responderme con una crítica mejor sostenida que la anterior estaré encantado de escucharle. Porque como dijo Voltaire, "Je ne suis pas d'accord avec ce que vous dites, mais je me battrai jusqu'à la mort pour que vous ayez le droit de le dire. "

      Eliminar
    4. Lamento disentir tanto con la entrada original como con su comentario.

      Resulta que hará no muchos meses estuve viendo unos reportajes de mediados de los años 80 del programa Informe Semanal en los que se entrevistaba a personas analfabetas. Bien es cierto que en este programa siempre se ha mentido mucho (conozco algún caso de primera mano), pero estas personas probablemente sí fueran analfabetas. Me sorprendió el léxico tan rico que tenían, mayor que el de jóvenes formados durante la última década que te preguntan (si tienen curiosidad, que esa es otra) por el significado de esa palabra de más de tres sílabas, como puede ser "estacionar" o "paralelo" (casos reales vividos este verano).

      La entrada original tiene un error gravísimo como es unir en los párrafos 8 y 9 una frase propia con una cita entrecomillada. O se cita, o se cuenta. Este problema no es particular de los jóvenes, sino que cada vez es más frecuente que se teatralice una conversación en lugar de sintetizarla. Esto es un error inmenso donde no cabe la evolución como posible excusa ya que la evolución tiende a la economía en el habla. Sin embargo, esta misma economía no incluye el lenguaje propio de los SMS, jeroglífico en si mismo, ya que en un foro no se encuentra gravemente limitado el número de caracteres máximo por mensaje. Por cierto, con la última frase recuerdo otro fallo típico a todos los niveles como es no distinguir entre caracteres y carácteres. Cuando me encuentro a alguna persona con ese problema se que estoy frente a un ignorante. Lo mismo se aplica a consciencia y conciencia o inconsciente y subconsciente.

      Por otro lado la frase: "No es un examen de entrada en la universidad: no selecciona, sólo ordena por notas para elegir carrera" está verdaderamente mal puntuada. En lugar de dos puntos y una coma se debería usar una coma y un punto y coma. La acentuación de sólo, sin embargo, es correcta según el Diccionario Panhispánico de Dudas para indicar que es un adverbio porque si no podría surgir una ambigüedad, tomarla como adjetivo e indicar que el examen solo, con el sentido de "por si mismo", ordena por notas para elegir carrera.

      En cualquier caso, todos tenemos nuestra bestia negra en materia ortográfica. Yo tengo auténticos problemas para recordar el correcto uso de las tildes diacríticas y evolucioné hacia no utilizarlas en caso de duda. Encontré que de media cometía menos fallos haciéndolo de esta forma.

      Eliminar
    5. Según el Diccionario panhispánico de dudas, al formar el plural de carácter el acento pasa de la a a la e en cualquiera de sus significados (‘conjunto de rasgos característicos’ o ‘signo de la escritura’): caracteres.

      Eliminar
    6. No deja de sorprenderme el odio que se le tiene al análisis morfosintáctico. Sirve para comprender la lengua, para poder construir expresiones que no se saben de memoria de forma correcta. Los ingleses con los que convivo no han hecho un análisis sintáctico en su vida, y tienen serios problemas cuando hablan en su propio idioma... porque sólo hablan de memoria.

      Eliminar
    7. Al que dice por ahí cosa son los jóvenes de barchiller y otra muy distinta los que no han acabado la eso, le diré que no tiene ni puta idea hablando mal, claro y pronto.
      Yo no he acabado la ESO,desgraciadamente, y ver expresarse a compañeros y amigos que SI han acabado la ESO y están incluso en la universidad, DA ASCO PENA.

      Como bien han dicho por arriba "Detrás de una pobre expresión, se esconde un pobre pensamiento."

      Eliminar
    8. Recientemente he llegado al final de mi etapa educativa (acabo de terminar Ingeniero en Informática de Gestión) y estoy totalmente con Pepe Hortelano.

      Desde que era una enana tuve problemas para apreder a leer y escribir, mala caligrafía, faltas de ortografía y problemas de comprensión. En mis 24 años nunca le encontré norte a las reglas ortográficas, no conseguía memorizarlas ni aplicarlas.

      Llegado el momento me enganché a la lectura, y fue la solución a todos mis problemas. Actualmente me han felicitado por la calidad de los documentos técnicos que redacto con bastante frecuencia y sin embargo no sé por qué búho lleva tilde en la u, se que así es la forma correcta de escribirlo, simplemente. También utilizaba abreviaturas con el móvil y escribo muchos emoticonos cuando chateo. Esto no quiere decir que no sepa escribir un mail formal, un manual de usuario, una memoria de un proyecto o una crítica personal.

      Hablemos ahora de otro analfabetismo, ¿por qué los de letras no tienen que estudiar matemáticas? A mí me da vergüenza que los comerciales cojan una calculadora para hacer un descuento, ya no hablemos preguntarle qué es una integral.

      Pero siguiendo en la línea del analfabetismo, ahora tenemos un analfabetismo tecnológico muy grave. Hay reglas, quizás no escritas, como que escribir todo en mayúsculas es sinónimo de gritar, que muchas personas de cierta edad no conocen. Quizás sea el momento de dejar de recitar sonetos y empezar a enseñar cómo se escribe un mail formal, empezando por los mayores.

      Eliminar
    9. MJose: te alabo el gusto de haberte enganchado a la lectura y que eso te haya servido para adquirir conocimientos y cultura en general.
      Solo puedo añadir que estoy de acuerdo en lo que dices de la carencia de formación en matemáticas y el rechazo visceral que le tienen "los de letras".
      Desde este blog hemos tratado a menudo ese tema; y tan lamentable nos parece la carencia que apreciamos en la expresión escrita como en matemáticas y ciencias en general.

      Aquí te dejo lo que opinaba hace algún tiempo http://desequilibros.blogspot.com.es/2009/02/que-clase-de-inculto-eres-de-ciencias-o.html

      Eliminar
  3. Creo que el artículo tiene parte de razón, pero también que Pepe Hortelano acierta en moderar y matizar la situación. Por experiencia sí creo que hay demasiadas personas que no saben escribir suficientemente bien. Lo que no sé decir es si son más de las que había hace 10, 20 o 30 años, y me explico: las nuevas tecnologías han permitido que una gran cantidad de personas que vivía de espaldas a la cultura escrita (no escribía habitualmente y casi no leía) hayan empezado a expresarse de forma escrita. Y escriben como hablan; no es que hablen mal, pero no pasan del lenguaje hablado al escrito de manera correcta (entendida como canónica). Eso me genera una duda: ¿Hay más analfabetos funcionales, o los que hay son los de siempre pero se pueden expresar?

    Lo que sí tengo claro es que muchas personas no "saben pensar", y en eso no hay que preguntarse si hay más o menos que antes: hay las de siempre, porque el sistema educativo nunca ha enseñado a pensar, al menos en los niveles básicos y medios. Se embuten conocimientos, en ocasiones muy bien embutidos, pero no se enseña a pensar lo suficiente. Pero tampoco está claro que deba ser el sistema educativo quien enseñe a pensar ¿deberían hacerlo las familias? Puede.

    Estoy de acuerdo con Pepe Hortelano en que los jóvenes saben discriminar cuándo es un SMS, cuándo están en el Messenger o cuándo están escribiendo un comentario en Internet. También creo que a chavales de 18 años se les debe entender como tales, y no se les puede confundir con los universitarios de los años 60 o 70.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, scriptaverba, por este párrafo: "Estoy de acuerdo con Pepe Hortelano en que los jóvenes saben discriminar cuándo es un SMS, cuándo están en el Messenger o cuándo están escribiendo un comentario en Internet. También creo que a chavales de 18 años se les debe entender como tales, y no se les puede confundir con los universitarios de los años 60 o 70."

    Has dado en el clavo. Aquí se critica a los jóvenes en general comparándolos con una élite intelectual como eran los universitarios de los 60 y 70. Habría que ver cómo escribían los que NO fueron a la universidad. Os aseguro que bastante peor que los estudiantes de ahora, por la simple razón de que muchos ni siquiera disfrutaron de una educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. scriptaverba: de acuerdo con tus dos primeros párrafos.

      Sin embargo, y también en respuesta al anónimo que te cita, tengo que decir que no tengo nada claro que "los jóvenes saben discriminar cuándo es un SMS, cuándo están en el Messenger o cuándo están escribiendo un comentario en Internet".

      O, al menos, lo disimulan muy bien; quizá por provocar o establecer un código propio o algún tipo de sentimiento de pertenencia… esto no lo puedo juzgar porque no tengo datos.

      Pero en el caso que menciona el artículo citado, se habla de examinandos de selectividad, que tienen que demostrar una madurez y no solo conocimientos. Ahí es donde creo que está el verdadero problema.

      Eliminar
  5. Claro que los jóvenes saben distinguir entre escribir un comentario de opinión en Internet o un examen, tienen competencia de qué registro toca utilizar, pero no tienen la competencia necesaria para comunicarse con éxito en algunos de estos registros. Como profesional de la lengua no estoy nada de acuerdo con lo que dice Pepe; no hay más que hacer una búsqueda rápida para encontrar opiniones de lingüistas que, algunos a regañadientes, se están pasando a confirmar lo que ya hace mucho es evidente: no sabemos escribir. Recibo escritos de personas licenciadas pocos años después que yo en carreras de letras puras y me quedo con la boca abierta con las construcciones que me encuentro. No me refiero solamente al tema de faltas de ortografía o incluso comas (o, mejor dicho, sobre todo comas), sino a la presentación de lo que se cuenta y cómo se cuenta, el léxico utilizado, la incoherencia de tiempos verbales, frases rotas, en fin, de todo un poco. Cualquier profesor universitario de una disciplina cuya evaluación tenga una parte escrita (sea en un examen individual o en un conjunto de trabajos presentado a lo largo del curso académico) podría despotricar durante horas acerca del declive en la escritura en los alumnos actuales.
    Recomiendo este artículo de El País de hace unos años, con declaraciones de profesores y lingüistas que claramente opinan en la línea de lo comentado en la entrada de este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el artículo. Me parece que voy a ir haciendo una recopilación...

      Quería aprovechar que has hablado sobre carreras "de letras puras", para hacer notar una obviedad, pero una obviedad que se tiende a olvidar.

      El hablar y escribir bien debería ser un objetivo común a todas las personas, porque es algo independiente de la carrera profesional que cada uno quiera desarrollar. Y muchas veces no ocurre así. ¿O acaso nadie a oído esa disculpa de "es que soy de ciencias"?

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo, del mismo modo que me parece una vergüenza sacar la calculadora para dividir 25 euros entre 5 en una cafetería o no saber qué es la fotosíntesis "porque soy de letras". Si he mencionado "letras puras" es porque a mí me llama particularmente la atención que personas para las que la lengua además del mero vehículo también será el objeto de su trabajo tengan tantos problemas para expresarse. Yo estuve en una facultad técnica antes de estudiar una carrera de letras y, paradójicamente, mis compañeros ingenieros escribían mejor (en general) que mis compañeros traductores. La diferencia: los ingenieros procedían en su mayoría de EGB y los traductores, algo más jóvenes, de la ESO. Esto es anecdótico porque no es más que mi caso personal, pero creo que se podría encontrar una tendencia entre personas que hayan empezado la universidad antes o después de, digamos, la entrada del euro (2002).
      Por último, ya que estamos, aprovecho para dejar estos enlaces para todos los que de vez en cuando nos preguntamos si sabemos escribir o si necesitamos un repasito de EGB. Soy la primera en incluirme.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Increíble Mortiziia: has hecho uso del tan olvidado signo de dos puntos y te has quejado de lo que yo llamo "el infierno de las comas", el cual me martiriza porque proviene de querer indicar pausas orales mediante signos ortográficos (lo cual no es correcto ya que la cadencia verbal no se define únicamente mediante los signos de puntuación). Casi lloro de alegría al ver a alguien hacerlo bien porque es realmente infrecuente. Podemos añadir a estos ejemplos de pobreza en la escritura el incorrecto uso de comas delante de las conjunciones "y" y "o". De nuevo, se utilizan para provocar una cadencia en la lectura oral, pero esta cadencia ya viene definida por la propia conjunción. Hay varios ejemplos en los comentarios.

      Eliminar
  6. De todas formas ya ven ustedes lo que consiguió la élite intelectual de los años 60 y 70. Sabrían leer muy bien,pero el país lo han llevado a la ruína.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con todos los que habéis escrito, incluídos el "blogger" y el articulista de El Periódico de Aragón. Al fin y al cabo todos habéis venido a decir más o menos lo mismo. Con matices, con la vena más o menos hinchada, pero lo mismo.

    Y yo casi lloro porque a veces parece que ya nadie se da cuenta de que el saber leer y escribir correctamente, incluyendo la ortografía, por supuesto, es de una importancia capital puesto que determina la calidad de la comunicación. Y somos animales sociales.

    Cuántas veces habré conversado con mi pareja sobre lo triste y preocupante que es que haya gente que estudia Magisterio porque no pudo hacer otra cosa. Y cuántas veces habremos comentado que los jóvenes no saben escribir.

    Señor Hortelano, abre los ojos porque esto es una realidad: ¡no saben escribir!. Por supuesto que hay muchos que sí, pero no creo que el nivel medio sea ni mucho menos aceptable. Y pienso que los profesores, pongamos de Bachillerato, para no ser demasiado exigente, deberíais ser intransigentes con las faltas de ortografía y con la gramática y la capacidad de expresión deficientes.

    Yo no soy una persona particularmente inteligente. No tengo ninguna carrera universitaria, de hecho repetí COU (tengo 29 años) la friolera de tres veces, y sin embargo me siento más libre y capaz en infinidad de aspectos que gente que con 15 años no sabe poner ni una sola tilde, o con 25...

    Sin duda la base del problema, como apunta scriptaverba, está en las familias. Los padres han alcanzado tal nivel de autodesprecio, o tantas ganas de no ejercer de padres, o vete a saber qué, que todo lo que hacen es delegar sus obligaciones naturales en otros. "La educación para la escuela, y punto". Si no hubiese la alergia generalizada que hay hacia los libros, habría más niños pequeños, y digo pequeños, de 6 o 7 años, que leyeran. Y leer, leer libros, en cualquiera de sus formatos, pero libros, es una de las herramientas básicas para nuestra evolución personal.

    Un saludo y gracias por compartir ese sentimiento.

    ResponderEliminar
  8. "Oir" no tiene un pequeño acento entre la "o" y la "r"?
    ;)
    Es lo bueno de las faltas de ortografía, al final son muy democráticas y hasta los puritanos de la lengua acaban cayendo en ellas.
    Muy de acuerdo con Pepe Hortelano.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Touché. Siempre hay alguien que te pone en tu sitio.

      Por cierto ya lo he corregido siguiendo tus instrucciones:

      o´r

      ;-)

      Eliminar
  9. La verdad que hay normas absurdas precisamente derivadas de las evolución del idioma, por ejemplo la diferencia entre v y b, g y j, cuando tienen el mismo sonido o la h muda (aunque no sea muda e muchas regiores de españa). Hasta grandes escritores vieron la poca utilidad de ciertas normas. Aquí de dejo un pdf sobre la particular ortografía que utilizaba por ejemplo Juan Ramón Jimenez

    http://centros.educacion.navarra.es/iesocintruenigo/joomla/images/stories/imagenesieso/R%20A%20F%20A/actividadesytextos/laortografiadejrjdos.pdf

    ResponderEliminar
  10. Me hace gracia como se tiende a generalizar algunas cosas.

    ResponderEliminar
  11. El problema no es grave, el problema esta en todo el país si suspendes y no hay consecuencias de que sirve el examen.
    Muchas de las cosas de esta vida tienen la importancia que les damos pero sin consecuencias para muchos, esas mismas cosas tan importantes para unos son irrelevantes para otros, en este país han dejado de tener importancia muchas cosas por ausencia de consecuencias.
    Si robas y no te meten en la cárcel que te impide ser un ladrón y encima pavonearte de ello, no solo es la escritura es de lo mas nimio a lo inmensamente grande, eso si todos somos muy correctos permisivos, tolerantes, éticos y políticamente correctos.
    Se espera mucho de una generación que no ha tenido consecuencias en sus actos, ya que siguen los ejemplos de sus mayores que opinan que si no hay consecuencias puedes hacer lo que te de la gana.

    Pero solo es una opinión seguro que si las leyes se aplicaran para todos, los exámenes suspendieran al que no sabe y los ladrones en vez de recibir ovaciones fueran a la cárcel , seguramente encontraríamos otra forma de esquivar la realidad , pero la realidad es obstinada y solo recogemos lo sembrado.

    Jack

    ResponderEliminar
  12. Pero si los sacas de España aprenden a escribir y hasta dominan una lengua extranjera, así que el problema no deben de ser los estudiantes.

    ResponderEliminar
  13. El verdadero crimen es confundir normas gramaticales con cultura

    ResponderEliminar
  14. Creo que a alguno le haría falta darse una vuelta por otras universidades europeas para darse cuenta que no sólo es un problema "nacional". Como no he reflexionado concienzudamente sobre el tema no quiero aventurar hipótesis pero el hecho es que tras años como profesor de lenguas (inglés y castellano) en R.U. Francia y España las diferencias entre los pocos que no saben escribir correctamente no parecen ser abismales.
    Como dice Pepe Hortelano igual es un poco exagerado decir que los jóvenes no saben escribir.
    Salud

    ResponderEliminar
  15. No creo que fuere por falta de recursos. Es por carencia de necesidad. No hay necesidad de escribir bien porque todavía no tienen esa necesidad pactada. Si hubieran rechazado todos los exámenes escritos paupérrimamente, entonces los jóvenes estarían ahora empollando el mata-burros y otros libros de forma ecuánime.

    Yo hasta que una vez, en el trabajo me llamaron la atención no volví a re-aprender todo de nuevo. Sé que no debería haber sido así, pero lo fue, y fue vergonzante tener que ser llamado la atención por mala ortografía, por carencia de composición, en fin, por no hacerme entender bien. La verdad que escribir bien mejora todo de uno.

    ResponderEliminar
  16. He estado a punto de escribir un parrafo de texto enorme, pero desisto, no voy a convencer a nadie, ni siquiera me leera nadie.

    Dejo patente mi deascuerdo con el autor, como Ingeniero, e hijo de Pedagogo y nieto de Maestro.

    Mi conclusion es clara, la planificacion educativa de España es del siglo plasado, y ya basta de llorar echando la culpa a los demas, que tendran su parte de la misma (no lo niego). Pero es hora de espabilar, no vale ya lo de "que poco interes", "no saben escribir", etc ...

    Los Gobiernos lo hacen mal, pero la imensa mayoria del profesorado, parece que corre a ponerse a su altura.

    y a un escritor, periodista, y presidente del gobierno:

    <>

    -Manuel Azaña

    ResponderEliminar
  17. Para eso nació el Tribunal de La Haiga

    ResponderEliminar
  18. Si los españoles hablaramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar.

    Manuel Azaña

    ResponderEliminar
  19. Usted también podría mejorar usando la raya (—) y las comillas españolas («») en sus textos.

    ResponderEliminar
  20. "Estos son solo algunos ejemplos, más o menos afortunados, sacados de aquí; hace unos pocos días.
    Si se los compara con los vertidos aquí, texto de hace casi tres años, y que trata exactamente el mismo tema, veremos que la diferencia de nivel es notoria."

    Ese salto de línea debería haberse evitado, usando simplemente el punto y seguido. Además, repetición muy seguida e innecesaria del vocablo "aquí", causando cacofonía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maelstrom: a ver: el salto de línea es un forma de enfatizar el texto. Considéralo una licencia. Pero la cacofonía… caramba… que son los enlaces a otros textos… La única función del "aquí", como seguro que sabes, es indicar dónde hay que pinchar.

      Eliminar
  21. Vengo de leer la entrada de Menéame (soy el que puse lo de "pwneado me hayo").

    Pues bien, mi opinión es bien sencilla, y es que la evolución de las lenguas debe ser en positivo, no en negativo. Si simplificamos la lengua conseguiremos aumentar su ambigüedad y será más difícil comunicarse. En el caso de esta noticia, mezclar infinitivo y imperativo hace que en algunos casos las frases sean más confusas, y lo peor es que no se ahorran letras, sino que más bien se gastan.

    Es como si los coches evolucionasen y dejasen de tener ruedas, ventanillas, carrocería, asientos, motor, volante... al final tendríamos un objeto con menos utilidad que un rebobinador de DVDs.

    Yo entiendo que la letra J acabe asumiendo el papel que la G nunca debía haber tenido (el sonido J), pero no que las palabras se mezclen y quede un conglomerado que a penas transmita significados útiles. {sad}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues yo pienso lo mismo que tú (anónimo que "pwneado te hayas") y de paso quiero agradecer a todos los comentaristas su participación porque han conseguido que los lea a todos bien atenta.

      Eliminar
  22. No es un examen de entrada en la universidad: no selecciona (aprueban el 98,0%), sólo ordena por notas para elegir carrera, que es algo distinto.

    Creo que basarse en el porcentaje de aprobados para valorar una prueba puede tener un problema, y es que se pueda acabar creando a la larga una "burbuja de nivel". Es cierto que si el porcentaje de aprobados es muy bajo es muy posible que haya un nivel excesivo en el examen o una docencia que necesita mejorar (por ejemplo, es difícil que haya un 60% de alumnos holgazanes).

    Lo que quiero decir es que si nos planteamos que la selectividad seleccione al 80% mejor de los alumnos (es un ejemplo), habría alumnos que podrían tener un buen nivel, pero al no estar en ese 80% mejor no puedan acceder a la universidad. Lo que hay que plantear son unos criterios objetivos y sólo replantearlos si hay pocos aprobados. En cambio si los aprobados son muchos (o todos), no se debería cambiar nada, porque podría ser que todos los alumnos estudien mucho.

    Y es que si se pone un límite así podría darse el caso de que se cree una burbuja y que la gente se empeñe en estudiar todo al milímetro para perder pocas milésimas y así quedar en ese 80. Eso no es bueno, porque estudiar "demasiado" es poco productivo. Digamos que es mejor sacar un 8 en 4 asignaturas que un 9.8 en una.

    ResponderEliminar
  23. Siempre he sido un poco tiquisimiquis con lo de la ortografia, aunque la verdad el resto de la leccion de lengua espa;ola (como la gramatica) siempre me ha sido un poco dificil. Tanto a la hora de unir temas como a la de defender mis ideas.
    No me llegue a presentar a selectividad, ni pienso intentar ir a la universidad, y n se si es culpa de la educacion que he recibido o de que en realidad soy una vaga.

    Solo decirte que me encanta tu blog y que vas a Mis Favoritos.

    (Escrito desde un teclado ingles)

    ResponderEliminar
  24. Aunque el panorama actual invite al pesimismo, me gustaría matizar algunos hechos.

    Pertenezco a las primeras promociones LOGSE y llevo toda la vida escuchando quejas de la disminución de lo exigido a los alumnos. Si se comparan los libros de texto de un curso de la EGB con sus equivalentes de la LOGSE se puede comprobar cómo éstas tienen fundamento, pero aún así no se ha hecho nada al respecto.

    Y sin embargo, no creo que el problema sea sólo la LOGSE. De un lado, cualquier persona mayor de 65 años de las que conozco, incluyendo entre éstas a analfabetos, tiene un dominio de la lengua, la naturaleza y las habilidades necesarias para la supervivencia básica de las que carecemos todos los que hemos nacido en las últimas décadas, por mucho que hayamos alcanzado niveles académicos altos. Por ello, es fácil llegar a plantearse si el problema es del sistema educativo o es un problema social. Dicho de otro modo, mientras que hace varias décadas la cultura era una cualidad a resaltar en una persona, en la actualidad se tiende a mostrar que las personas que carecen de nociones básicas, entre las que se incluye la expresión oral fluida y efectiva, son personas que alcanzan el éxito (quien tenga dudas al respecto, que encienda el televisor) y obtienen el reconocimiento social. De este modo, quienes de manera autónoma o por vías académicas han tratado de incrementar sus conocimientos son invisibles, e incluso pudiera parecer que menos válidos, con lo que no se fomentan estas actitudes entre la población general.
    Por otro lado, quiero romper una lanza a favor de los de mi generación. Ya que, si bien es cierto que quienes conseguían superar la EGB parecían tener un nivel cultural más alto, también es cierto que una gran mayoría de la población no finalizaba la educación básica o lo hacía sólo en el tramo de obligatoried, con lo que los que alcanzaban los niveles educativos superiores eran una minoría preparada frente a la población total. En la actualidad es raro que la escolarización no supere los 12 años y por lo general, muchos de los que continúan estudiando en niveles superiores lo hacen por motivos diversos, que van desde las cifras de paro juvenil a hacerlo por obligación paterna, sin que haya vocación real, con lo que se ha conseguido una gran cantidad de población que ha alcanzado los niveles educativos superiores sin que por ello se hayan formado adecuadamente, siendo ésta una situación opuesta a la anteriormente descrita. Y en cuanto a los que sólo finalizan la enseñanza básica, lamento decirles que el resultado es similar en la actualidad y en el pasado. De hecho, no me es difícil citar ejemplos en los que personas que finalizaron la EGB continúan cometiendo errores garrafales tanto en gramática como en redacción, tales como escribir la palabra "bos", en el sentido de ustedes, en una nota que recibí hace poco, el inquietante "apendis" que le extirparon a un familiar o el extraño cartel de "Prohivido aparcar".
    Por último me queda citar un detalle: generalizar no ayuda a que nos hagamos una idea de la magnitud de un problema e impide que podamos ver los matices que enriquecen la realidad. O dicho de otro modo, decir que los estudiantes no sabemos escribir en general y sin matizar, es ignorar que en la actualidad también existen grandes lectores y escritores entre los jóvenes. Del mismo modo considerar que los jóvenes somos incapaces de distinguir el lenguaje SMS del lenguaje escrito fluido también falta a la verdad, pues aunque no seamos los mejores en redacción sí que sabemos hacer distinción e intentamos estar a la altura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice la EGB. También llevo toda la vida oyendo que la LOGSE es un desastre y bla, bla, bla.

      Pero fíjate las contradicciones: los que hicimos la EGB y se supone que estamos mejor formados, somos los que ahora tenemos hijos que no lo están. Así que parte de la responsabilidad es nuestram sin duda.
      Y por otro lado… cómo se explica que a la generación de la LOGSE, con todo lo maltratada que ha sido, se le denomine interasadamente "la generación mejor formada de nuestra historia"? ¿En qué quedamos?

      Eliminar
  25. En el artículo se nota que el autor también tiene carencias gramaticales y de puntuación.
    No se entienden bien las frases.
    Por ejemplo:
    "En cuanto a los estudiantes con puntuación más alta eligen los grados más demandados, pero como también tienen los mismos problemas de escritura, los profesionales acaban teniendo las mismas carencias indicadas."

    1º "En cuanto" y "eligen" no tienen correlación.
    2º "pero como" carece de ilación con la idea.
    3º "los profesionales" ¿a qué se refiere con profesionales?; está sin explicar.

    Creo que tiene razón y su escrito forma parte de las pruebas de que es así.

    ResponderEliminar
  26. Yo lo siento pero no estoy de acuerdo en algunos puntos, particularmente en este:

    Cito: "Un ejemplo: cuando en algo tan sencillo como una pregunta de examen al estudiante se le pide, pongamos por caso, esto: "Explique el origen de la expulsión de los moriscos" y el estudiante explica la expulsión de los moriscos, no contesta porque no la ha entendido. Se le pedía que escribiera sobre el origen del proceso, no sobre el proceso. La consecuencia es clara: bolígrafo rojo."

    El problema no es que no entienda la pregunta el problema es que en el libro de texto no se explican los orígenes, al menos no con esas palabras, y al chico nunca jamas en la vida de su carrera estudiantil se le ha pedido que razone. SIEMPRE se le ha pedido que aprenda de memoria y recite lo que es la verdad absoluta que está escrita en el libro.

    Esto es un hecho comprobado, cuando le planteas una pregunta a un alumno, este busca el apartado que más semejanzas tiene del libro de texto y lo recita a ser posible lo más exactamente posible. Y eso es así por que el sistema educativo así se lo ha exigido, por que si en el pasado cambio una coma o punto de lugar o añadía algo de su libre pensamiento, le indicaban que eso no era correcto y restaba puntos.

    Eso es culpa del sistema educativo que no premia el raciocinio sino la recitación.

    ResponderEliminar
  27. Me gustaría añadir algo al tema de el lenguaje.

    El lenguaje español tiene un error de bulto, enorme, que es le origen de los problemas a los que se refiere, y es que nunca ha sido diseñado como un sistema de comunicaciones sino que ha crecido de forma espontánea y caótica. En un momento dado alguien trató de poner orden, pero lo hizo sin saber lo que es un lenguaje y lo que es un código (o no lo tuvo en cuenta) y como resultado tenemos DOS lenguajes (el hablado y le escrito) que se transforman el uno en el otro mediante una codificación.

    Lo cual solo es posible gracias a que ambos son relativamente semejantes pero que por narices es imposible de sostener.

    A que me refiero, para entenderlo hay que saber "qué" es un lenguaje y "qué" es una codificación.

    Un lenguaje es un sistema de comunicación, y la característica que ahora mismo más nos interesa del mismo es que tiene capacidad de interpretación.

    Un códificación es el proceso de transformar un contenido en un código. Un código no tiene capacidad de interpretación, un código debe permitir la decodificacón del contenido codificado de forma univoca.

    la clave aquí está en que tenemos dos lenguajes (con reglas de interpretación diferentes) que pretendemos poder codificar siguiendo unas reglas estrictas del uno al otro. Lo cual es estúpido por que no se pueden trasladar las reglas de codificación.

    Un ejemplo:

    - (supongamos lenguaje hablado) "El güevo es vlanco".

    Es un contenido perfectamente válida en el lenguaje hablado, se puede interpretar correctamente sin ningún tipo de problema.

    Sin embargo la codificamos, la pasamos al lenguaje escrito y com tiene reglas de interpretación diferentes, de repente en el lenguaje escrito ya no es válida.

    Hasta hace unos años, no habría sido válida por dos razones, por que la palabra "güevo" no existía y por que blanco se escribe con b.

    ¿Entonces que hacemos? nos inventamos reglas de codificación nuevas por las que "güevo" pasa a ser válido, y dadle tiempo al tiempo y veréis que se admitirá "vlanco".

    Esto es absurdo y viene dado por el hecho de que (conclusión 1): No se puede tener dos lenguajes con reglas de codificación del uno al otro, esto es un absurdo.

    La solución a esto es tener 1 lenguaje que se codifique al otro. ¿cual? esto es discutible aunque yo apostaría por dejar el lenguaje hablado como lenguaje y el lenguaje escrito como su versión codificada.

    Esto implica que el lenguaje escrito NO puede interpretar, por lo tanto cualquier frase escrita es correcta (al menos en lo que al lenguaje escrito se refiere).

    Ejemplo: sdlkjfhlrfga sería un código correcto, al igual que lo sería "mi coche vlanco es vonito".

    Posteriormente esas frases se decodifican y es tarea del lenguaje hablado determinar si esas frases son correctas o no (tienen interpretación), en el primer caso, diríamos que no, y en el segundo diríamos que si.

    estoy seguro de que esta propuesta os parece una aberración, pero siento deciros que es que los lenguajes españoles tal y como están pensados son una aberración en teoría de comunicación, la forma de hacer las cosas es esta.

    por otro lado basta pensar un tiempo sobre las dos opciones para darse cuenta de que este método (un lenguaje y una codificación) es muchísimo más rico y potente que los lenguajes actuales. Con este método puedes hacer todo lo que se puede hacer con los lenguajes tal y como los tenemos y además te dejas la puerta abierta a infinitas nuevas opciones (Aunque al principio parezca raro).

    ResponderEliminar
  28. Tengo 44 años. Cuando era niño, un "viejo" o una "vieja" eran prácticamente sinónimos de "analfabetos". A pesar de la generalización esto era así; debido a causas históricas y sociales aquellas generaciones no habían tenido acceso a las herramientas culturales más elementales. Hoy en día esto ha cambiado de arriba a abajo, y un "viejo", alguien en la sesentena, tambien en general, es alguien mucho más y mejor formado que un joven. No es solo una percepción sino que para mí es algo que constato una y otra vez.
    Al final, la capacidad para una correcta escritura no es otra cosa que la capacidad para una correcta ordenación del pensamiento con el objetivo de transmitirlo con eficacia. El problema no es solo, como podría parecer, que la eficacia para transmitir correctamente las ideas (en definitiva la capacidad de comunicación)se mantenga, aunque ahora lo haga en un marco distinto. Para mí, el problema es de nivel cultural bajo, y el origen de este nivel cultural bajo hay que buscarlo en las generaciones anteriores a las actuales, que son las que las estan formando ahora. Leer en este foro a un profesor de literatura defender (y parecerle bien y normal) que "nadie", ni alumnos ni profesores, hayan leído nunca a Chejov, Pérez Galdós o Dickens, lo dice todo.
    Hace un tiempo vi como en un concurso televisivo "cultural" le preguntaban a una profesora de instituto (en teoría una licenciada) la capital de Albania. Contestó que no la conocía y se justificó diciendo que ella "era de ciencias", y no parecía estar apurada por el triste espectáculo. Tal cual.
    Ni esa profesora de instituto ni el anteriormente mencionado profesor de literatura están capacitados para formar a nadie, desde el momento en que en algun momento de su vida aparcaron su propia formación e hicieron de sus carencias paradigmas de normalidad, incluso defendibles airadamente en foros como este o en televisiones. Lo de airear la ignorancia sin sonrojo sí es un lugar común.
    Si mañana la colectividad considerase más útil la comunicación mediante gruñidos habría que aceptarlo, porque al final de lo que se trata es de poder comunicar pensamientos y ponerlos en comun. Quizá algun día la cosa cambie y tenga que ser así. Pero la realidad es la contraria. Hoy por hoy, el no ser capaz de comunicarse, la falta de cultura, el no saber la capital de Albania o no haber leído a Chejov, aisla y discrimina, y nos encontramos con que una élite (normalmente, también económica)accede a esos niveles mientras una enorme masa , educada por incultos que hacen de su incultura una bandera, chapotea en el fango de la mediocridad que marcará su vida.
    Los viejos de mi niñez no pudieron adquirir un nivel cultural medio. Los jóvenes de hoy, tampoco. Porque tanto antes como hoy un sistema, alguien, decidió, ha decidido, que esto sea así: ricos cultos, pobres incultos.
    Entre ambos hubo una pequeña y breve excepción que el tiempo ya se ha tragado. Gente que ahora solo sirve para escandalizarse por lo que ve sin que sirva para nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no me ha entendido bien o que no me he explicado con claridad. Yo nunca he dicho (ni he querido decir) que me parezca bien y normal que no se lea a Dickens, a Galdós o a Chéjov, y, por supuesto, nunca defendería tal afirmación. Era un simple contrargumento , un recurso para responder al articulista: no se puede acusar solo a los estudiantes de esta falta de cultura literaria. Por otra parte, yo sí he leído a estos autores y a muchísimos más, y esto no me da patente de corso de buen profesor, hay cualidades mucho más escondidas para conectar con los alumnos ( a veces insondables). No hago de la incultura una bandera, simplemente refuto una opinión a tenor de lo que yo conozco, nada más, así como tampoco intento pontificar.

      Eliminar
  29. Gracias a todos por vuestras aportaciones. Intentaré responder individualmente en la medida de los posible

    ResponderEliminar
  30. El planteamiento es correcto. La solución, totalmente equivocada.

    ResponderEliminar
  31. Lo importante es estudiar una carrera con futuro. No lo que a ti te gustaría estudiar. Dado que no hay filtro habrá que hacerlo de otra manera, mediante una selección económica de la educación.

    Conclusión mucho dinero y poca motivación.

    ResponderEliminar
  32. Yo creo que la situación, sin embargo, es mucho mejor en España que en algunos países de Hispanoamérica. Cuando un profesor mexicano de primaria escribe *sullo por suyo en Twitter, ¿qué esperamos de sus alumnos? Y este fue solo un caso de varios similares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Mexicano:

      aprovecho tu comentario para contar una anécdota que viví en primera persona.

      Un amigo de Guatemala. Su mujer, alemana. Vienen a vivir a España y ella se saca el título oficial de Español en la Escuale Oficial de Idiomas, es decir, el máximo reconocimiento oficial que acredita el conocimiento del español.

      Él le ayudaba en temas se vocabulario y semántica. Ella era muy buena estudiante y, a psar de su marcado acento alemán, habla un castellano correctisimo.

      El problema vino con la palabra "Ascensor". (y otras similares)

      Mi amigo de Guatemala pronuncia "Assensor"; y ella así aprendió a decirlo. Cuando le explicamos que en realidad el grupo consonántico era "sc", en sequida ella fue capaz de pronunciarlo bien, pero él era incapaz de apreciar la diferencia y no podía pronunciarlo a la española.

      Supongo que este tipo de variantes de pronunciación son un problema entre los hablantes latinoamericamos.

      Ahora bien; él sabía escribirlo correctamente.

      Eliminar
    2. Recuerdo esa anécdota, creo que en otro tema o por otro medio la has contado.

      Lo que he observado es que en México, por ejemplo, siempre reducen las consonantes dobles en la pronunciación, así que ellos dirían "asensor" (creo que usan más el término "elevador", por influencia del inglés, me imagino), y también cuando tengan valor distinguidor; por ejemplo las formas "ayúdenos" (usted) y "ayúdennos" (ustedes) suenan idénticas, por lo que a veces se confunden también en escritura (*ayúdenos ustedes), así como "innovador" suena también [inovadór].

      No sé si esa reducción sea un fenómeno generalizado en Hispanoamérica, aunque no creo, porque en Argentina siempre pronuncian dichas formas "correctamente", como lo hacen en España.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...